Público
Público

La Fórmula 1 ya corre en alta definición

El nuevo F1 2010' apuesta por el hiperrealismo y la conducción a la carta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lanzamiento de F1 2010, coincidiendo con la parte decisiva del campeonato, llega un poco tarde aunque, como suele decirse en estos casos, la espera ha merecido la pena. La gran cantidad de nuevos aficionados a la Fórmula 1 que en los últimos años se ha generado en España a partir de los éxitos de Fernando Alonso se han pasado años sin la posibilidad de emular a su ídolo en las consolas de última generación. El resultado final es muy satisfactorio y espectacular: es hiperrealismo a la carta y en alta definición.

De entrada, F1 2010 cuenta con todas las licencias oficiales del campeonato, lo que le permite contar con todas las escuderías, sus pilotos y todos los circuitos. Los escenarios de cada carrera se han recreado hasta un nivel enfermizo, con unos detalles reconocibles para los más puristas.

Teniendo en cuenta que los simuladores de fórmula 1 suelen ser célebres por la dureza de su conducción y lo exigente de su propuesta, es de agradecer que la característica principal de F1 2010 sea que permite al usuario elegir el nivel de realismo/sufrimiento al que quiera someterse. Los menos diestros podrán reducir las penalizaciones por conducción peligrosa y aumentar las ayudas hasta convertirlo en un arcade, mientras que los más osados optarán por complicar la cosa hasta lo soportable.

En cualquier caso, la conducción sigue siempre un comportamiento realista, así que es fundamental tener en cuenta el tipo de coches de que se trata en cada ocasión. Cuesta adelantar a los buenos pilotos y se puede perder media carrocería intentando adelantar a los más macarras.

Los creadores de F1 2010 han sabido explotar la HD. La conducción bajo la lluvia o el calor de los motores en la parrilla de salida eran impensables hace unos años, así como detalles como los golpes de luz que reciben el usuario a la salida de los túneles. También cumple con los modos de juego. El modo Trayectoria permite al usuario crearse un piloto y progresar, primero compitiendo con su compañero, después toca ser fichado por las escuderías. El modo online alarga el juego, pero las carreras en la red son una lotería: lo mismo están plagadas de conductores serios que te sentirás en medio de una competición poligonera de coches de choque.