Publicado: 14.05.2014 13:34 |Actualizado: 14.05.2014 13:34

Los historiadores dudan que la carabela de Colón descubierta sea la del Descubrimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los historiadores expertos en los viajes de Colón a América ponen en cuarentena el supuesto hallazgo de la nao del Descubrimiento, porque lo rebate el propio relato del Almirante: la Santa María fue desguazada en 1492 y sus tablas se utilizaron para construir el fuerte Navidad. El supuesto hallazgo la carabela que encabezó el viaje del Descubrimiento en aguas cercanas a Haití ha sorprendido a algunos de los principales expertos españoles en Colón reunidos en Gran Canaria, donde hoy comienza un seminario de dos días dedicados a las "Certezas y falsedades" que circulan sobre el navegante.

El académico de la Real Academia de la Historia, Carlos Martínez Shaw, director de una reconocida biografía del Almirante, y su esposa, la profesora de Historia Moderna de la UNED Marina Alfonso Mola, que ha dedicado parte de su investigaciones al marino genovés, coinciden, con rotundidad: "Pueden que sea una Santa María, puede que sea la de Colón, pero no es la nao del Descubrimiento".

"Santa Marías hay muchas. De hecho, Colón llevó otra Santa María en el cuarto viaje y, surcando los mares, Santa Marías ha habido cientos. Pero justamente de la Santa María del primer viaje hay testimonio documental de que encalló, se desmontó y con los restos se hizo la empalizada del fuerte", asegura Marina Alfonso Mola. Esta profesora de la UNED defiende, sin ver la pruebas que puedan aportar quienes han anunciado el hallazgo, que "según la documentación fiable de la época, sin manipulación ninguna, no puede ser la Santa María", la nao propiedad del navegante santoñés Juan de la Cosa desde la que Cristóbal Colón dirigió su primera expedición.

"Lo narra el propio Cristóbal Colón en el relato del primer viaje: Se sufrió un naufragio en el que la nao Santa María de Juan de la Cosa salió tan mal parada, que no se pudo reparar. Así que se desguazó para hacer tablas y, con ellas, se construyó un fuerte de madera, el fuerte Navidad, lo suficientemente amplio que albergaba a 39 personas", apostilla Martínez Shaw, que fue el asesor histórico de la película rodada por Ridley Scott con motivo del V Centenario. El fuerte estaba emplazado en el norte de La Española, la isla que hoy alberga a Haití y la República Dominicana, pero de él no se conservó nada. "Cuando Colón volvió en 1493, en el segundo viaje, lo primero que constató fue que había sido destruido y todos sus defensores, muertos. Ese fue el primer choque de que la visión idílica que él tenía de esas tierras no era tan idílica", relata.

¿Puede que sea la otra Santa María y también de Colón? "Puede", admite este catedrático, que recuerda que la Santa María que el Almirante llevó en su cuarto viaje (1502) también naufragó; de hecho, aquel fue un viaje tan desdichado, que Colón perdió una tras otra sus cuatro naves hasta quedarse varado en Centroamérica. "En ese viaje, Colón no llevaba nada especial, llevaba hombres para explorar y todo los abastecimientos que lleva un barco de estos: agua, víveres, aparejos para reparar, leña y poco más", apunta Martínez Shaw, que precisa, de nuevo, que esos acontecimientos también están relatados por escritos por una fuente de la época: Hernando Colón, el propio hijo del Descubridor.

Este historiador sugiere consultar a otro experto en la navegación de la época del Descubrimiento, en este caso no presente en el seminario de Gran Canaria: José Luis Casado Soto, exdirector del Museo Marítimo del Cantábrico, autor del libro Barcos utilizados por Colón para descubrir y volver (2006), el estudio, a su juicio, más documentado sobre las naves del Almirante. "Para mí esa noticia, tal como está, hay que ponerla entre paréntesis, entre comillas y metida en celofán hasta que veamos pruebas", subraya el historiador cántabro.

Casado Soto advierte de que el supuesto hallazgo ha sido realizado por buscadores privados estadounidenses que pueden estar interesados en obtener publicidad para financiar una investigación en el supuesto pecio, por lo que no le da fiabilidad alguna hasta que presenten "testigos fósiles inequívocos"; es decir, cerámicas, armas, elementos de vestido u otros objetos del ajuar del barco. Por ello, este historiador coincide con Martínez Shaw y Alfonso Mola en que no puede ser la Santa María. Además, aporta más datos: la Santa María de Juan de la Cosa encalló en aguas someras, donde era fácil recuperar sus restos y en una zona que con el paso de los siglos ha sufrido múltiples rellenos. "Hoy seguramente es tierra".

Casado Soto subraya que Colón no tenía ningún motivo para mentir sobre lo que le pasó a su nao capitana, aunque sí recela de una parte de su versión, la que culpa del naufragio a un error del maestre, Juan de la Cosa, precisamente el propietario del barco. A su juicio, el Almirante quizás se cobró ahí su particular revancha contra la persona de confianza de Isabel la Católica en ese viaje, el hombre enviado por la Corona para controlarlo en su aventura en busca una nueva ruta a Las Indias navegando hacia poniente y que acabó dibujando el primer mapa del Nuevo Mundo.