Público
Público

"Hollywood sí que es panfletario"

Ken Loach presenta ‘Route Irish’ en el I Festival de cine político de Ronda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tan combativo como siempre, sin modificar ni un ápice sus ideas y hablando más de política y de cómo salir de la crisis económica que de cine y de hacer películas. Así se presentó ayer el director británico Ken Loach en el I Festival internacional de cine político de Ronda, donde se le ha homenajeado por toda su carrera.

Aunque algo apenado porque su país, al igual que España, también se haya quedado con las ganas de organizar el Mundial de 2018 -'Ni mandando al próximo rey a Zurich lo hemos logrado', suelta entre risas-, el cineasta se mostró encantado de acudir a la hermosa localidad malagueña, a pesar de que el temporal de frío y nieve a punto estuvo de impedir su viaje.

Route Irish, la última película de Loach, fue presentada en el pasado Festival de Cannes, pero aún no tiene fecha de estreno confirmada en España. El filme gira alrededor de la tristeza de un hombre de Liverpool tras perder en la guerra de Irak a su mejor amigo, que se había desplazado hasta allí para trabajar en la seguridad privada a cambio de un elevado sueldo de 10.000 libras mensuales libres de impuestos: 'Lo que se ha hecho en Irak es un acto ilegal y monstruoso. La privatización de la guerra está muy relacionada con lo que está pasando en Europa, donde se están privatizando todos nuestros servicios', explicó el cineasta en la rueda de prensa ofrecida ayer por la tarde poco antes de la proyección de Route Irish.

Loach, que lleva toda su carrera sin alejarse de los problemas de la clase obrera, ha sido acusado en muchas ocasiones de panfletario. Por supuesto, él no está de acuerdo y se defiende: 'En mi opinión, son más panfletarias las películas de Hollywood que presentan a EEUU como guardianes de la libertad. En mi cine, cada vez hay más contradicciones, mis personajes ahora son más complejos'. Reconoce no hacer caso a las críticas que recibe en su propio país, ya que está convencido: 'Los críticos creen haber visto las películas antes de que las hayamos hecho'.

El filme es la historia de un hombre que pierde en Irak a su mejor amigo

Con más de 40 años de carrera y decenas de películas a sus espaldas, Loach desmiente que su cine no sea comercial: 'Cuando un filme está protagonizado por personajes de la clase obrera, se tacha de cine político. Si salen ricos, se dice que es entretenimiento'. Por eso, ante la situación de crisis económica que vive el mundo, el cineasta tiene muy clara la solución: 'Lo siento si suena muy antiguo, pero la forma de parar la crisis es una revolución social'.

Tenía ganas de hablar de política. Era, pues, inevitable que se despachara a gusto sobre el portal de internet Wikileaks, que el realizador de La cuadrilla considera 'algo maravilloso'. 'Esos documentos destapan secretos no sujetos a un control democrático, como asesinatos cometidos por mercenarios en Afganistán. Considero que destapar un crimen es una obligación moral absoluta', afirma. Sobre lo que debe pasar a continuación, Loach lo tiene claro: 'Es el momento de exigir explicaciones, de que los periodistas de investigación aprovechen la información y hagan más preguntas. Wikileaks muestra que tenemos a mentirosos y criminales en nuestros gobiernos'.

En su implacable repaso a la actualidad, Loach también tiene palabras para Obama: 'Aunque lo haga de una forma más sofisticada que Bush y su color sea diferente, su misión en realidad es la misma: representar al capital de EEUU y defender sus intereses'.

Quien le resulta, en cambio, más respetable es Eric Cantona, el ex futbolista al que dirigió en Buscando a Eric, su penúltima película, y que recientemente ha instado a tres millones de personas a sacar su dinero de los bancos a partir del próximo 7 de diciembre con el fin de colapsar el sistema: 'Todo lo que dice Cantona hay que tomárselo en serio, porque los ángeles están de su lado. Supongo que esto forma parte de un programa político más amplio, que aún no he tenido la oportunidad de discutir con él'.