Público
Público

J. J. Abrams lanza al espacio su Star Trek 2.0

El creador de Lost presenta el 11º filme de la saga, que se remonta a sus orígenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gigantesco cuaderno de notas en el que escribe y que vigila con disimulo se vendería por una fortuna en Internet. En él, J. J. Abrams (Nueva York, 1966) guarda todos sus secretos, desde extraños dibujos garabateados con urgencia y que parecen representar líneas temporales, hasta borrones de tinta que describen a unos personajes que, algún día, protagonizarán una nueva serie o película de éxito.

Abrams, creador de las series Lost, Fringe y Alias, y director de Mission: Impossible III, visitó ayer Madrid para presentar Star Trek: El futuro comienza, la undécima película de la saga, creada originalmente para televisión en 1966 por Gene Roddenberry. En ella, ha rejuvenecido a la tripulación del USS Enterprise para descubrir su pasado: 'A mí, de niño, nunca me enganchó la saga, yo era más de la Guerra de las Galaxias, a la que no faltan referencias en esta película. Esta versión parte de cero, es magnífica para todos aquellos que no han visto nunca la saga y también un homenaje a los fans tradicionales de la serie', explicó Abrams, director y productor, en Madrid.

La nueva entrega de Star Trek, que se estrenará el 8 de mayo, recupera el concepto de precuela, es decir, una producción editada después de la obra original pero cuya acción cronológica se sitúa en el pasado. Nos muestra, por ejemplo, la feroz competencia entre los futuros capitán Kirk (Chris Pine) y teniente Spock (Zachary Quinto), durante su juventud.

'En la serie original los personajes ya están hechos. Yo quería explicar quiénes son, por qué son y cómo se convirtieron en los hombres que fueron', aseguró Abrams. Una apuesta arriesgada, pues corría el riesgo de defraudar a los fans más intransigentes del universo trekie. 'Quería ser respetuoso con ellos, y creo que esta versión tiene suficientes elementos para identificarla con la obra original', dijo.

A la hora de rodar, Abrams convenció al original Spock (Leonard Nimoy) para que participara en la película. Nimoy aseguró que nunca volvería a rodar una nueva secuela, pero tras leer el guión, cambió de opinión. 'Si nos decía que no, estábamos jodidos', ironizó el director.

Con un presupuesto de 150 millones de dólares, Abrams también ha recreado el siglo XXII en que se ambienta la saga con escenarios opulentos y efectos especiales espectaculares, con una Enterprise en construcción pero modernizada, que deja en evidencia los decorados de la serie original.

'Ahora puedo apreciar todo este universo', concluyó Abrams, llamado a avivar el fenómeno trekie. El estreno de la película será mundial y, de lograr el éxito, 'podría tener una continuación', reconoció el director neoyorquino.