Publicado: 10.02.2014 23:15 |Actualizado: 10.02.2014 23:15

Javier Bardem: "Estoy muy orgulloso de pertenecer a un oficio donde la gente defiende su industria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Javier Bardem se siente "muy orgulloso" de pertenecer a una Academia de Cine y a un oficio "donde la gente defiende su industria", ha asegurado hoy el actor, un día después de la gala de los Premios Goya, marcada por la ausencia del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. "Ayer se dijo todo, también ha respondido el ministro y me parece estupendo; la cosa está más que hablada, lo importante es que haya un debate y una conciencia de donde está cada uno", señaló el actor antes de participar en la presentación de su documental sobre el Sahara en un acto de la Academia de Cine.

El protagonista de No es país para viejos o Mar adentro adoptó ayer, durante la gala de los Goya (ver especial), una postura reivindicativa y crítica, al calificar de "chulería" la ausencia de Wert, al que llamó "ministro de anticultura".

Hoy, prefirió centrarse en la parte estrictamente cinematográfica: "ante todo se celebró eso, gente con talento que hace grandes películas, como la triunfadora de David Trueba (Vivir es fácil con los ojos cerrados) que es una hermosísima película", subrayó. El documental Hijos de las Nubes, que hoy se estrena en abierto en Paramount Channel y que ganó el año pasado el goya al mejor documental, sigue siendo casi como un hijo para el actor dos años después de su estreno.

Junto con su director, Álvaro Longoria, lo ha paseado por medio mundo, lo ha llevado a la ONU o al Parlamento Europeo y la semana que viene lo estrenarán, por fin, en cines de Francia, un país clave en el conflicto y un momento importante para ambos, ya que tienen previsto reunirse con parlamentarios franceses y con la ministra de Justicia de ese país, Michelle Alliot-Marie.

"París es una plaza importante y ha costado conseguirla. Ha habido un boicot absoluto, siempre que se ha propuesto ha habido muchas manos negras que lo han tirado abajo porque tienen derecho veto en ONU", ha asegurado. "Pero por fin hemos conseguido una puerta de entrada y ahí estaremos con el martillo".

Bardem expresa, ante todo, un sentido de la responsabilidad con el problema del Sahara Occidental. "Si te has responsabilizado con un tema, con una historia con un peso dramático, que implica a muchos jugadores, tienes que estar a la altura", dijo, satisfecho de haber podido plantear sus preguntas de ciudadano concienciado en las más altas esferas diplomáticas. "Esa gente que toma decisiones se siente por un lado muy frustrada, y avergonzada en algunos casos de no poder hacer más, y también indefensa porque hay un techo que no pueden superar", ha asegurado.

De su viaje al Sahara en 2008, cuando empezó toda su implicación en este conflicto, asegura tener muchas imágenes grabadas en la cabeza. "Se me quedó grabada la llegada al campamento, el largo recorrido en esos 4x4 por esas carreteras imposibles, y llegar al desierto, a la mitad de la nada, el desierto más cruel que hay, de piedra, nada de romanticismo, y ahí en medio unas casas de adobe y unos señores muy contentos celebrando nuestra llegada por lo que significaba: un poco de atención", recuerda. "El mundo está lleno de cosas que denunciar, cada vez más", admite. "Pero la experiencia directa con las cosas a uno le cambia el chip, y aquella experiencia fue impactante.