Publicado: 21.05.2015 18:35 |Actualizado: 21.05.2015 18:47

Un jeque de Qatar paga 161,3 millones por un Picasso, el más caro jamas subastado

La hermana del emir llegó a pagar 128 millones de euros en 2013 por 'Tres estudios de Lucian Freud' de Francis Bacon, que ostentaba el anterior puesto de cuadro más caro en ventas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un guarda de seguridad custodiando el cuadro de Pablo Picasso "Les femmes d'Alger". EFE/JASON SZENES

Un guarda de seguridad custodiando el cuadro de Pablo Picasso "Les femmes d'Alger". EFE/JASON SZENES

NUEVA YORK.- Un jeque de Qatar paga 161,3 millones de euros por Les femmes d'Alger, el cuadro de Pablo Picasso que se convirtió el pasado 11 de mayo en el más caro jamás subastado. El comprador de la obra ha sido identificado por el periódico neoyorquino New York Post como el emir Hamad bin Yasem bin Yaber Al Zani, que fue primer ministro de Catar entre 2007 y 2013.

La pintura se vendió durante una subasta de la casa Christie's en Nueva York en la que el comprador anónimo a través del teléfono estuvo representado por el director del departamento de arte contemporáneo, Brett Gorvy, agrega el rotativo.



"Lo más probable es que el cuadro nunca se llegue a exponer en público en Catar porque aparece una mujer desnuda, aunque se trate de una obra cubista", según las fuentes consultadas por el Post que no identifica.

Les femmes d'Alger (Version 'O') superó el anterior récord que ostentaba Tres estudios de Lucian Freud, de Francis Bacon, por el que la jequesa Mayasa bin Hamad al Zani, hermana del emir de Catar, llegó a pagar 128 millones de euros en 2013.

La Casa Real de Catar, un rico emirato petrolero del Golfo con cada vez mayor presencia en el mercado del arte, también adquirió en 2012 otro de los cuadros más caro jamás vendidos, "Los jugadores de cartas", de Paul Cézanne, por 250 millones de dólares (224,8 millones de euros).

Fuera del circuito de ventas en subastas, el cuadro más caro jamás vendido sigue siendo Nafea Faa Ipoipo, de Paul Gauguin, que se adquirió en venta privada a un coleccionista de Catar por unos 300 millones de dólares (269,8 millones de euros).