Público
Público

La película de zombis más taquillera de la historia

Mañana se estrena Bienvenidos a Zombieland, la comedia de muertos vivientes que arrasó en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Puede que La noche de los muertos vivientes (George Romero 1968) sea una crítica a la Guerra de Vietnam y el racismo en EE UU. Y que Amanecer de los muertos (Zach Snyder 2004) realice una reflexión sobre los destrozos del capitalismo. Pero a Ruben Fleischer, director de Bienvenidos a Zombieland, la película de zombis más exitosa de la historia (100 millones de dólares de recaudación la avalan), le trae sin cuidado: 'Me da igual el significado político que hayan tenido las películas de zombis. Yo sólo quiero entretener al personal con una comedia'.

Tal vez en eso resida el encanto del filme, que se estrena mañana. Cuando Roland Emmerich nos lanza a las retinas la catastrofista 2012, cuando Cormac McCarthy gana el Pulitzer con la apocalíptica La carretera, cuando el mundo se moviliza contra el cambio climático, Fleischer y sus secuaces deciden reírse del fin del mundo. 'La risa debe ser liberadora. Pasamos por momentos muy duros y debemos ayudar a la gente a superarlos. Esa es la misión básica del cine'.

'Esta historia es puro John Hughes, como La chica de rosa'

También por eso, cuando uno pregunta por sus filmes favoritos a este debutante que ha rodado una historia sobre el Apocalipsis, en casi ninguna de sus listas figura el género de terror: 'El fondo de esta película es 100% John Hughes [director de El club de los cinco, recientemente fallecido]. Un chico que no triunfa con las chicas se enamora de la mujer equivocada. Es como La chica de rosa pero con zombis'.

La historia en sí de Bienvenidos a Zombieland no da mucho juego: gente que no tiene nada que ver entre sí se une para llevar a una niña pequeña a un parque de atracciones. Sin embargo, sorprende su factura formal, con un uso de lo más curioso de la infografía, que se superpone sobre las imágenes para contarnos las reglas que se deben seguir para sobrevivir a los zombis.

'En mi país es habitual que te regalen un arma por tu comunión'

Fleischer revela que ese aspecto está directamente ligado con su labor como director de videoclips (M.I.A. y su Galang, por ejemplo) o publicitario (suyos son algunos de los clips de la campaña de Burger King con el cabezón). 'Soy más sensible al tema que otros directores, pero no soy el primero que incluye infografías en un filme: ahí están El Club de la lucha o Guía del Autoestopista Galáctico. Pero era un reto intentar llevar las sobreimpresiones más lejos', explica.

Fleischer se ha convertido en un niño mimado de Hollywood, lugar en el que cualquiera que gaste poco dinero y gane mucho es saludado como un nuevo Mesías. Sin embargo, lo más asombroso han sido las buenas críticas que cosechó en EEUU, algo inaudito si tenemos en cuenta que, básicamente, se trata de un remake (bastante disimulado, pero remake) de la muchísimo más caústica Zombies Party (Ed Wright, 2004). 'No estoy de acuerdo con esa opinión. Nuestra película ocurre dos meses después, no cuando estalla la plaga; sus zombis son lentos, y los nuestros son muy rápidos; Zombies Party es terriblemente británica, y la nuestra terriblemente americana', alega.

Suponemos que con americana se refiere a ese toque de western, de adoración por las armas de fuego que inunda todo el metraje. En este sentido, sorprende (y mucho) la interpretación de Abigail Breslin, la niña de Pequeña Miss Sunshine (Jonathan Dayton y Valerie Faris, 2006), que reparte balazos a diestro y siniestro como si estuviera en El Álamo ¡con 13 años! 'Me he dado cuenta de que a los europeos es algo que os sorprende mucho. En Estados Unidos es bastante habitual que a los 13 años te regalen un arma por tu comunión. ¿Cómo no iba a saber usarla?', zanja el director.

Jesse Elsenberg. Actor

Este chico no para. Lo vimos asistir al derrumbe de su familia en la tragicomedia 'Una historia de Brooklyn' (Noah Baumbach, 2005) y al suyo propio en la comedia adolescente 'Adventureland' (Greg Mottola, 2009). Ahora le toca el turno al de todo el planeta en 'Bienvenidos a Zombieland'. A Jesse Eisenberg (Nueva York, 1983), sin embargo, las cosas le van de maravilla. Pronto le veremos en 'The Social Network', el esperadísimo filme del director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin sobre los creadores de Facebook.

¿Qué lleva a un estudiante de teatro clásico como usted a rodar una película de terror?
No quería hacerla, de verdad que no quería. Pero mi agente insistió mucho. Lo mismo le ocurrió a Woody Harrelson. De hecho, el guión estuvo sin abrir durante semanas. En cuanto vi el título del filme me entró repelús. Ni siquiera me gusta demasiado el cine. Voy mucho al teatro, pero al cine sólo voy a aburrirme cuando mi novia me arrastra a ver uno de esos documentales sociales que tanto le gustan. Eso y películas de Woody Allen.

¿Se ve como un nuevo Woody?
No quiero ser famoso… ¡son demasiadas responsabilidades! Pero debo darle las gracias porque gracias a él gente como yo que no somos Humprhey Bogart podemos protagonizar películas en Hollywood. Para mí no es una inspiración: en realidad robo todo lo que puedo de él.

¿Le apetece entonces rodar una segunda parte de ‘Bienvenidos a Zombieland’?
Por supuesto. Me lo he pasado genial con algo que creí que no era lo mío. Siempre pensé que no podría hacer una comedia tan salvaje, que lo mío eran las risas entre dientes… mira por dónde: ¡estoy encantado!

¿Por qué huye como de la peste de las grandes producciones y se centra en los proyectos ‘indies’? ¿Es usted rarito?
Porque no me quieren (risas). Me encantaría rodar algo como la saga Crepúsculo pero no doy la imagen (más risas). Ahora ya en serio, me gustan otras cosas de mi profesión, supongo.