Público
Público

Quique Peinado: "'Radio Gaga' es un chute emocional muy gordo"

El periodista vallecano presenta junto a Manuel Burque 'Radio Gaga', un proyecto que emitirá #0 de Movistar+ en el que se embarcan en una 'road trip' aderezada con buena música para profundizar en realidades olvidadas a través de entrevistas.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

El periodista vallecano Quique Peinado posa en el interior de la furgoneta de 'Radio Gaga'

Un homenaje a la radio desde la televisión. Un viaje a realidades marginales a través de la conversación y la música. Todo eso y mucho más es Radio Gaga, el nuevo proyecto catódico presentado por Quique Peinado y Manuel Burque que se estrenará en Movistar+ este jueves a las 22 h.

¿Qué te ha aportado sumergirte en estas realidades tan duras?

Cuesta, no siempre es fácil. Tanto Burque como yo acordamos que al terminar de grabar debíamos pasar página. Lo que pasa es que yo mantengo contacto con algunos de los entrevistados porque son historias que las quieres seguir emocionalmente. De todas formas, el tono del programa es bastante positivo, aunque es obvio que no son realidades fáciles.

Tanto tú como Burque tenéis una gran vis cómica. ¿Eres consciente de que esta otra cara, mucho más seria, puede sorprender a vuestro público?

Supongo que sí, de hecho a mí me sorprendió cuando me lo propusieron. Obviamente yo sé quién soy, sé que podía hacerlo pero evidentemente la gente que no me conoce está acostumbrada a ver otra parte de mí. Quizá por esto es muy de agradecer que me lo propusieran porque dice mucho de su sensibilidad para ver en mí, y también en Manuel, a dos tipos que más allá del humor pueden empatizar con la gente de otro modo. 

Con todo, hay momento para la risa también...

Sin duda, cuando ves las historias te das cuentas que estás llorando y riendo al mismo tiempo. Es un chute emocional muy gordo. Capítulos como el del centro de inmigrantes o la residencia de ancianos nos han permitido conocer a gente increíble y reflexionar mucho sobre nosotros mismos.

¿Alguna historia de vida que te haya marcado especialmente?

Es difícil... Por por poner sólo un caso, conocimos en Oviedo a una señora que vivió en Nueva York en los años 60 y conoció a mujeres como Donna Karan o Carolina Herrera. Lógicamente quedé impresionado hasta el punto de llamar a Yousi para que hablara con ella.

¿Cómo era la preparación de las entrevistas?

Nos pasaban un dosier con muy poca información, creo que así es mucho mejor, ir sin saber te hace ir conociendo las historias sobre la marcha. Además, el resultado pueden ser apenas unos minutos, pero detrás puede haber dos horas de entrevista. Hay mucha tele detrás, un equipo de unas 20 personas desplazadas allí haciendo mucho trabajo de campo. Yo soy periodista, y como supongo le habrá pasado a muchos otros, en ocasiones hablas con gente y lo que te está contando no te interesa lo más mínimo. Nosotros, en cambio, no nos podíamos permitir algo así porque estábamos muy metidos. Tanto Burque como yo somos muy empáticos y la gente nos gusta de verdad, creo que esto se transmite en el proyecto. Por otra parte, es importante dejar claro que nosotros no hemos forzado nada, cuando alguien te dice que de algo prefiere no hablar, ahí paramos.

Si la fórmula funciona, ¿te ves mucho tiempo haciendo este programa?

Ojalá, no cabe duda de que es un desgaste personal porque estás fuera de casa y yo además tengo dos hijos... Pero ocurre que yo hace tres años era guionista en un programa de radio y no tenía ninguna intención de hacer televisión, la vida da muchas vueltas y acabé en Zapeando. Ahora mi vida es otra y nunca habría podido imaginar que alguna vez presentaría un espacio como este. Tengo 38 años y valoro todo lo que me está pasando, sé que es un privilegio y quiero hacer muchos programas como este.

Estamos también ante un homenaje a la radio. ¿Crees posible una versión radiofónica de este programa?

Los belgas, creadores del formato original, ya lo están emitiendo en radio. Sin duda lo veo y espero que alguien se dé cuenta. Puede parecer un tópico, pero es que hay mucho de cierto en ello; este programa le debe mucho a eso que llaman la magia de la radio. Si hemos conseguido estos testimonios es por esa extraña intimidad que te ofrece la radio. Ellos se sentaban allí y parece que todo va muy lento, las cámaras apenas estaban presentes y los operadores no estaban detrás de ellas salvo en ocasiones puntuales. Así es como la gente se relajaba y terminaban por abrirse. Por otra parte, yo nunca sentí que le estaba sacando a la fuerza algo a alguien para ganar dinero.

Se percibe que alcanzáis una gran complicidad con los entrevistados

Sí, sin duda. Esto es algo que les hacía bien a ellos y que ha sido muy importante también para nosotros. Cuando terminas de grabar obviamente estás muy cansado de trabajar a ese nivel de intensidad, pero por otra parte teníamos una sensación de satisfacción.