Público
Público

Redford puede con Eastwood

El director de 'The Conspirator' convence con un filme sobre un linchamiento judical

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Abraham Lincoln y el 11-S. De eso se ha dedicado a hablar Robert Redford estos días en Toronto. El legendario actor estadounidense, que llevaba diez años sin dirigir un filme, vuelve a ponerse detrás de la cámara en The Conspirator, la historia real de una madre de familia (Mary Surratt) acusada de participar en la conspiración que acabó con la vida del presidente Lincoln en el Teatro Ford de Washington D.C. el 14 de abril de 1865. Un caso histórico de linchamiento judicial propiciado por un contexto político convulso.

El problema es que ahora se cumplen nueve años de los atentados contra las Torres Gemelas. Y que Redford, en efecto, realiza más de un paralelismo en The Conspirator entre la situación de Surratt, interpretada con contención y gran solvencia dramática por Robin Wright, y la falta de garantías de muchos de los procesos judiciales contra sospechosos de terrorismo en los últimos años. James McAvoy interpreta al joven abogado de Surratt.

Es decir, que en The Conspirator nos encontramos al Redford progresista de toda la vida, aunque durante su encuentro con la prensa empezara arrojando la pelota política del lado del espectador: 'Lo primero era contar la historia humana y personal de esta mujer. La audiencia puede descubrir luego paralelismos con la realidad contemporánea, pero no era mi intención subrayarlos'. Eso sí, luego se calentó y fue un poco más lejos: 'La Historia no es otra cosa que una serie de repeticiones. Ahora mismo vivimos unos tiempos de confusión, ansiedad y miedo parecidos a los de hace 150 años'.

Aunque es posible que funcionara mejor como teleserie, The Conspirator es una más que interesante película histórica. Pese a que su discurso sobre la perversión de la democracia en tiempos de estados de excepción se ve venir de lejos, Redford te mantiene clavado a la butaca gracias a su pericia para dirigir actores y su capacidad para mantener la tensión. The Conspirator encantará a los amigos del género de películas sobre juicios y tribunales.

El que puede salir peor parado del festival es Clint Eastwood. Su nueva película como director, el thriller sobrenatural Hereafter, que se estrena hoy oficialmente, no ha gustado mucho a la prensa acreditada. El filme, que cuenta las peripecias de un obrero (Matt Damon) que puede comunicarse con los muertos, ha sido calificado casi unánimemente de obra menor dentro de su filmografía. Nadie es infalible, ni siquiera Clint Eastwood. Lo superaremos.