Público
Público

La segunda vida de 'Amador'

El filme de Fernando León triunfa en la Berlinale, aclamado por la prensa y perseguido por los distribuidores internacionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Me han pedido que presente la película en un minuto o dos. Y me parece genial, porque es el tiempo que suele durar mi inglés', suelta Fernando León ante un auditorio formado por compradores potenciales de su película. No es Billy Crystal, pero cumple su cometido. El público se ríe. Dos minutos antes, la botella de agua le temblaba en la mano, en la oscura retaguardia del pasillo que conduce hacia la sala. 'Siempre me pasa lo mismo', contó más tarde entre risas. 'Hay cosas que no cambian. No es mi estado natural hablar en público. Lo normal es que haya nervios. Siempre he admirado a la gente que puede salir ante 700 personas y estar como en su casa'.

Así empezaba el paso del director madrileño por la Berlinale, donde su última película, Amador, ha sido proyectada en la sección paralela Panorama. Su paso por la capital alemana concluyó ayer con la presentación oficial de la película ante el público y los medios, tras una serie de pases previos que aumentaron el interés por la película. La acogida fue casi inmejorable y el equipo que la ha traído a Berlín lo sabe. 'Me da casi como pudor', reconoce León con timidez.

Desde principios de esta semana, la expectación por Amador ha ido en ascenso. Una elogiosa crítica aparecida en Screen International, que durante el festival publica una edición diaria de referencia para la industria, ha contribuido mucho a ello. 'Una película encantadora que viajará extensamente y hará que se gane legiones de nuevos fans. Funcionará de forma robusta en las salas de arte y ensayo', sostenía la publicación. Y con razón: si las negociaciones llegan a buen puerto, Amador se estrenará hasta en diez países diferentes.

Tras su regreso a Madrid, León podrá respirar tranquilo. 'Los festivales son un arma de doble filo. Ha habido pasos dramáticos, que pueden hundir a una película. Yo he tenido la suerte de haberme librado', dice. Nadie esconde que el principal objetivo de venir a Berlín era vender los derechos de distribución en el extranjero. 'Pasar por un festival puede alargar la vida de una película', asegura junto a su protagonista, Magaly Solier, actriz y cantante peruana de 24 años, revelada hace dos precisamente en este festival por su papel en La teta asustada.

La primera vez que vino a Berlín, León tenía 26 años. Fue para presentar su debut, Familia. Pese a la meteorología invernal, descubrió un festival cálido, en el que la gente entendía su cine a la perfección. 'Es un festival vivo, urbano, guerrillero e informal, como la propia ciudad. En Sundance si te pones chaqueta te miran raro. En Cannes no te dejan entrar. Este festival tiene un equilibrio muy confortable para un tipo como yo', sostiene León a pocos metros de Ginger, su responsable de prensa, una veterana publicista de una compañía británica que en este festival ha tenido clientes como los hermanos Coen y Ralph Fiennes. Su eficiencia parece contrastada: el martes pasado, León respondió a una treintena de entrevistas para medios tan infrecuentes como Al Yazira, dos diarios belgas o una televisión de Omán.

Ayer, durante la rueda de prensa, una periodista del primer periódico eslovaco enumeraba de memoria su filmografía. 'He visto todas sus películas. No es muy conocido en Eslovaquia, donde la gente sólo conoce a Almodóvar. Pero seguro que cambiará con esta película', esperó. León se siente fascinado por las preguntas de los periodistas extranjeros. 'Me veo respondiendo cosas distintas que en España. En el extranjero se te observa con menos elementos de juicio, ya sean positivos o negativos. Se ve más tu trabajo y se valora menos lo que se espera o se deja de esperar de ti', analiza el director respecto a la acogida berlinesa de la película, más entusiasta que la que tuvo en España durante su estreno. La sinopsis que los espectadores leían antes de la proyección de anoche daba cuenta del fallecimiento de su protagonista. Puede que ahora tengan que completarla: Amador ha conseguido una segunda vida.