Público
Público

Una sentencia del TSJM salva al Teatro Albéniz de la demolición

El consejero de Cultura, Ignacio González, aseguró que la Comunidad de Madrid "acatará" el fallo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Plataforma de Ayuda al Teatro Albéniz obtuvo ayer una gran victoria. El vicepresidente y consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró que la Administración regional se limitará a 'acatar y cumplir' la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en la que insta a iniciar un expediente para declarar al teatro Bien de Interés Cultural (BIC). Con este fallo, que llega precedido de un recurso presentado por la plataforma en 2007, el Albéniz, que en estos momentos se encuentra en concurso de acreedores, se salva de su demolición.

La historia de la caída en desgracia de este teatro, cerrado al público desde 2008, se remonta a 2005. Aquel año, los dueños del teatro presentaron un recurso ante el TSJM para 'desprotegerlo de su valor arquitectónico' y convertirlo en un bloque de viviendas y un centro comercial. La Justicia les dio entonces la razón y la Comunidad de Madrid, que poseía el Albéniz en régimen de alquiler desde 1984, no interpuso ningún recurso para garantizar la supervivencia del coliseo.

'[La presidenta de la Comunidad] Esperanza Aguirre prefirió decantarse en aquellos momentos por los Teatros del Canal, a pesar de ser un proyecto más caro. Mientras que los Teatros costaron 200 millones de euros, el alquiler del Albéniz era de 500.000 euros al año', cuenta a este periódico Eva Aladro, portavoz de la Plataforma.

Una vez que el teatro fue 'desprotegido', Aladro y otros asiduos espectadores del Albéniz como los cineastas Fernando Trueba y Pedro Almodóvar, pusieron en macha la plataforma y presentaron en 2007 un recurso ante el TSJM para pedir la protección de la sala por su valor teatral, cultural y social. Tocó entonces esperar, aunque esta vez la crisis económica se puso de su lado. 'La inmobiliaria Monteverde, que había comprado el teatro en 2006, quebró y todos sus bienes fueron embargados', explica Aladro.

Para ser declarado Bien de Interés Cultural, ahora se abre un proceso que puede durar hasta 20 meses. Después no está garantizada su reapertura como teatro, aunque Aladro se muestra optimista: 'El panorama ahora es mucho más positivo. Yo estoy segura que lo volveremos a ver abierto', afirma.