Público
Público

La sirenita de Miyazaki saca a flote la Mostra

El oscarizado director de anime estrena 'Ponyo on a cliff by the sea', su particular versión de 'La sirenita' a sirenita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


Tras cuatro días de ínfima calidad y asediados por el calor, la crítica especializada se ha rendido a la penúltima obra de Hayao Miyazaki, 'el mejor animador del mundo', en opinión de John Lasseter, fundador de Pixar. El dibujante japonés de 67 años compite en la Sección Oficial de la Mostra con Ponyo on a cliff by the sea (Ponyo en el acantilado), una fábula marina inspirada vagamente en La sirenita de Andersen y en una leyenda nipona del siglo VIII , Urashima Taro, sobre un pescador que rescata a una tortuga.

El argumento incide en los temas recurrentes del autor de La princesa Mononoke: la denuncia ecológica, la naturaleza amotinada y las heroínas rebosantes de coraje. Ponyo es una princesa pez que ansía ser humana. En su huida a tierra firme, conoce a un pequeño de cinco años que se prenda de su nueva mascota y promete protegerla. Tras escabullirse por segunda vez del mar, la criatura provoca una catástrofe natural: los satélites se precipitan cual estrellas fugaces, la Luna se sale de su órbita y olas colosales engullen el pueblo.

'Mi intención no era hacer referencia al tsunami que asoló Tailandia. Concebí la furia del mar como un ciclo natural. En la Tierra, a lo largo de los siglos, las olas vienen y van', matizó ayer Miyazaki en rueda de prensa. Tras 37 años de profesión, quizás a modo de canto de cisne, tal vez por nadar a contracorriente como su pez protagonista, Miyazaki ha aparcado la animación por ordenador que venía empleando desde El viaje de Chihiro en beneficio del trabajo artesanal. El resultado es un bellísimo lienzo en movimiento de pasteles y acuarelas. A través de 170.000 dibujos a mano, el director ha trazado un relato más infantil que sus precedentes. 'Quería dedicarle un filme a los hijos de los miembros de mi equipo', se ha justificado. Preguntado por el obstinado optimismo que destilan sus filmes, Miyazaki se ha escudado en la ilusión que le despiertan las nuevas generaciones: 'Cuando veo grupos de niños encuentro la fortaleza para seguir adelante conmi mensaje de esperanza'.

Menos esperanzadora fue la segunda película de ayer en competición. L'Autre, dirigida por los realizadores franceses Patrick Mario Bernard y Pierre Trividic, es un retrato oscuro de una mujer sola, madura y obsesiva interpretada por
Dominique Blanc.

La película, valiosa aunque algo estomagante, alcanza sus mejores momentos cuando la actriz expresa las contradicciones y reacciones extremas de la psicología femenina. Tal vez no logre salvar la competición, pero bien podría gustarle a Wim Wenders, presidente del jurado.