Publicado: 12.09.2011 08:00 |Actualizado: 12.09.2011 08:00

La tienda digital de la SGAE 'pirateaba' los contenidos

Un empleado alertó en varias ocasiones a Teddy Bautista por correo electrónico de que Microgénesis no pagaba a los proveedores de La Central Digital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En casa del herrero no había ni cuchillo. Los años de batalla de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) contra el uso de contenidos gratis en internet no tenían su réplica dentro de la casa. Según desvela el informe de la Guardia Civil que se incluye en el sumario de la operación Saga, al que ha tenido acceso Público, el proyecto estrella de la SGAE para vender música y contenidos audiovisuales a través de internet, La Central Digital, no pagaba a los proveedores de contenidos.

Así se lo asegura en tres correos electrónicos un emplea-do del grupo a Eduardo Teddy Bautista, entonces presidente del consejo de la SGAE y azote en público y en privado del amplio colectivo al que él mismo incluía tras la palabra pirata. En concreto, en los citados correos, "Roberto muestra al señor Bautista su preocupación por la actuación que estáteniendo Microgénesis en el desarrollo del proyecto La Central Digital. Fundamentalmente hace hincapié en el impago de Microgénesis a sus proveedores de contenidos, llegando incluso a afirmar que van dos o tres meses de impago a los proveedores", recoge el sumario.

La Central Digital fue el proyecto de la SGAE para vender música por internet

¿No había dinero? No parece ser el caso. Las empresas tecnológicas del grupo SGAE, la SDAE y su filial Portal Latino, subcontrataban toda su actividad, incluida la puesta en marcha y funcionamiento de La Central Digital, con Microgénesis, llegando a superar los tres millones de euros pagados a esta empresa por la SDAE en 2008 y otro tanto en 2009.

Microgénesis era una sociedad ajena al grupo SGAE, aunque había sido fundada por el que había pasado a ser director general de la SDAE, José Luis Rodríguez Neri, quien supuestamente se había desvinculado de ella al coger las riendas de la filial de la SGAE. Sin embargo, esa desvinculación como poco no era total, puesto que primero la pareja de Neri,Mª Antonia García Pombo, y luego su entorno más cercano seguían encargándose de la gestión de Microgénesis que, desde la creación de la SDAE, iba a recibir en exclusiva todos los encargos tecnológicos que salieran de la gestora de derechos.

La SDAE fue una fiel pagadora con Microgénesis, a riesgo incluso de quebrar

El camino de una parte de la recaudación de la SGAE hacia el exterior, una práctica que ahora es investigada por la Audiencia Nacional por poder constituir varios delitos de los que se acusa a Neri y a su entorno, se iniciaba con el pago de la SGAE a su filial SDAE de entre cinco y seis millones de euros cada año para que se encargase de la transformación tecnológica de la gestión de derechos de autor con proyectos como La Central Digital o Teseo. La SDAE subcontrataba esos servicios con Microgénesis por cantidades que fueron desde medio millón al año hasta los citados tres millones de los últimos ejercicios.

A Microgénesis, que recibía encargos no sólo de la SDAE, sino de otras filiales de la SGAE como Portal Latino, le iba cada vez mejor, con facturaciones que llegaron a ser en los últimos ejercicios cercanas a los cinco millones de euros por año y beneficios netos (ganancia después de pagar todos los gastos e impuestos) que llegaron a acercarse a tres millones.

Esta bonanza de Microgénesis coincide con los años en que la SDAE languidece a causa del alto coste de los servicios que contrata con la citada empresa (cada vez más caros). La SDAE tiene que ser rescatada en varias ocasiones de la disolución por la SGAE con inyecciones de capital procedentes de nuevo de la recaudación de derechos de autor, ya sea mediante una ampliación o mediante préstamos participativos, como el aprobado en 2009 por importe de 2,53 millones.

La SDAE demuestra ser una fiel pagadora con Microgénesis, a riesgo incluso de quebrar. Microgénesis, a la que le va mucho mejor, no responde igual de sus deudas. Como recoge el sumario, "según consta en la documentación recogida en el registro, La Central Digital es un servicio que se publicita en internet, como servicio prestado por la SGAE, conociendo que la sociedad Microgénesis estaba incumpliendo los plazos de pago a los proveedores".

El citado empleado informa, además, a Teddy de que "otra consecuencia del impago a los proveedores de contenidos es la falta de asistencia legal en lo aspectos contractuales". Bautista, a quien el juez Ruz acusa de consentir la operativa supuestamente diseñada por Neri, supo, según el sumario, que la gestión que Microgénesis hacía de La Central Digital no era lo óptima que se podía desear. En sus correos, el empleado le comenta que "La Central Digital necesita una buena gestión en la dirección. Su comportamiento debe ser como el de una empresa, hoy es como el de un Ministerio. Si se hace una mala gestión no pasa nada', la SGAE paga. Este pensamiento es muy degradante y común en el personal".

El informe de la Guardia Civil alude, además, a la existencia de un documento recogido durante el registro de la SGAE "que se titula Portal Latino La Central Digital, en el que exponen los problemas económicos de ambas".