Publicado: 16.11.2015 21:08 |Actualizado: 17.11.2015 07:00

'Versailles' da rienda suelta a las intrigas en la corte de Luis XIV

La serie francesa más cara de su historia aterriza en España este martes con el estreno de un doble episodio en el que las confabulaciones palaciegas son las reinas en la vida de un 'Rey Sol' con aspiraciones de trascender. 'Versailles' narra cómo lo consiguió

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Fotograma de la serie 'Versailles'.

Fotograma de la serie 'Versailles'.

MADRID.- Hubo un tiempo en el que la ahora República Francesa era uno de los países donde la monarquía no solo era el régimen político instaurado, sino que era fuerte, autoritaria, odiada y temida al mismo tiempo. Alejado de la corte parisina, un Luis XIV aún joven capeaba los envites de quienes querían derrocarlo. A él y a su régimen. Versailles se traslada a esos años, a 1667. Ese tiempo en el que el suntuoso palacio que hoy en día recibe millones de visitas al año solo era la idea de poder de un rey que intentaba dar un golpe sobre la mesa para que le tomasen en serio después de la regencia de su madre.

George Blagden interpreta a un Luis XIV que empieza algo débil, incluso timorato, en un piloto en el que se tejen los hilos de una trama palaciega centrada en las intrigas, tanto políticas como afectivas, que intentan ser lo más fieles posibles a la realidad. Contaba el propio Blagden a su paso por Madrid en el marco del Festival de Series celebrado este fin de semana que no solo han recibido el apoyo de varios asesores históricos, sino que algunos de los productores de Versailles son incluso doctorados en la materia.



Un ejemplo de ese rigor histórico que busca la serie creada por Simon Mirren y David Wolstencroft puede observarse en el calvario que supuso para el actor el atuendo real. Recordaba Blagden lo que supuso rodar, en pleno agosto, con cinco capas de ropa y cómo intentó convencer a la responsable de vestuario de que no era necesario llevar las tres capas interiores que el espectador no veía. No funcionó. Si el rigor se hace extensible a los acontecimientos más allá del vestuario y ambientación lo dirán los entendidos a medida que avance la serie, de diez episodios, en su emisión. Emitida en Francia este lunes, en España el doble episodio de estreno puede verse desde este martes en Yomvi en VOS y Canal+ Series Extra la emitirá a partir del 19, cada jueves a las 21:30.

'Versailles' presenta a un Luis XIV cerca de la treintena, que disfruta de la compañía del sexo opuesto hasta ser capaz de casar a sus amantes con gente cercana a él para tenerlas a mano

Versailles presenta a un Luis XIV cerca de la treintena, que disfruta de la compañía del sexo opuesto hasta ser capaz de casar a sus amantes con gente cercana a él para tenerlas a mano y que sueña con el poder, con hacerse respetar en medio de una corte en la que los ataques a su persona son continuos. Desde el extranjero, pero también desde dentro. Esos nobles que quieren manejar los designios de Francia a su antojo y que aún ven en él a ese niño que se convirtió en rey con solo cuatro años. Pero Luis XIV ha crecido y ha tomado las riendas de una vida con la que quiere hacer algo grande. Quiere convertir a Francia en el centro de la política, de la estrategia, del poder… pero también de la cultura.

El inglés George Blagden interpreta al rey Luis XIV

Ha sido todo un cambio de registro para Blagden, al que muchos recordarán por su papel en la serie Vikingos. Como él mismo señala, ha pasado de rebozarse en el fango a ir impoluto y con tacones. Pero su elección para el papel no ha estado exenta de polémica. ¿Un británico interpretando a uno de los reyes franceses de más relumbrón? A un sector del público y la crítica gala no les ha entusiasmado la idea. Su protagonista puede llegar a entenderlo, pero también reconoce que, desde su perspectiva, ha sido beneficioso que se rodase en inglés “porque de lo contrario no lo podría haber hecho”.

Además, incide en el hecho de que rodar en la lengua de Shakespeare hace que el producto sea más fácilmente exportable al resto del mundo y señala que “en aquella época Versailles era más internacional de lo que se cree. Luis XIV era un cuarto italiano y estaba casado con una princesa española. Para llegar a más gente, el inglés es el mejor camino”. Si bien el actor británico habla francés con cierta fluidez, rodar en la lengua madre de Luis XIV nunca fue una opción. Se llegó a barajar la posibilidad de que él mismo doblase al francés a su personaje, pero se descartó porque era imposible disimular cierto deje en el acento.

Política, violencia, sexo e intrigas al más alto nivel son los ingredientes de la producción francesa más cara de la historia

Polémicas idiomáticas a un lado, Versailles es una serie político-histórica con un piloto en el que los conocedores de la historia francesa reconocerán no solo el vestuario de la época, sino algunas de sus costumbres –hoy incomprensibles– como el hecho de que una reina deba dar a luz en público ante la atenta mirada de decenas de personas o que el rey tenga ayuda hasta para ponerse y quitarse la ropa. Versailles gira en torno al personaje de ese joven que acabó convirtiéndose en el Rey Sol. A su alrededor, orbitando, su hermano, su ayuda de cámara, sus amantes, sus enemigos y su reina, una mujer embarazada, deseosa de volver a París que guarda una tremenda sorpresa para su monarca y los espectadores al final de un primer episodio que acaba en alto.

Política, violencia, sexo e intrigas al más alto nivel son los ingredientes de la producción francesa más cara de la historia que ahora llega a Canal+ Series Extra. El envoltorio no podría ser mejor, una cuidada ambientación, una fotografía versallesca impecable, unos actores que se mueven por la pantalla como si fuesen piezas de una partida de ajedrez y una historia, la de Luis XIV y la construcción de Versailles que supone uno de los capítulos más jugosos de la ya de por sí rica historia francesa en acontecimientos altamente ‘serializables’. Si de algo saben los franceses es de contar las historias en capítulos. El folletín, del cual Alejandro Dumas era un maestro, nació dentro de sus fronteras.