Publicado: 23.07.2016 08:49 |Actualizado: 23.07.2016 08:51

Xavi Castillo: "Cada época tiene mi hijo de puta preferido"

Solo el cambio de color político en la Generalitat Valenciana ha acabado con el veto del cómico alcoiano en varios ayuntamientos gobernados por el PP.  Ahora desembarca en la Sala Galileo de Madrid con sus 'Xavi Castillo News!' dispuesto a reírse

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 11
Comentarios:
.

"Meto el cuchillo en lo más delictivo, en la impunidad que hemos vivido en el País Valencià". / POT DE PLOM

MADRID.- Las camisetas con el lema Barbaritat Valenciana, emulando el logo de la Generalitat, son famosas en la terreta. Y pasaron a reconocerse en el resto del Estado después de que, hace dos años, en el Arenal Sound de Borriana (Castelló) el mismísimo president Alberto Fabra se hiciera una fotografía con dos chavales. Uno de ellos llevaba la susodicha camiseta y la mofa se oyó bien fuerte en redes sociales. Con esa misma prenda se subirá Xavi Castillo (Alcoi, 1967) al escenario de la sala Galileo de Madrid este sábado. ¿Y qué son barbaritats para Castillo? Rita Barberá y el caloret faller, la Púnica, el supuesto blanqueo de capitales en l'Ajuntament, Alfonso Rus contando dos milions de peles, la Gürtel, Emarsa, Imelsael desvío de fondos públicos destinados a construir hospitales en Nicaragua del exconseller de Solidaridad -hoy en prisión- Rafael Blasco y algunos más.

"Lo mío no es un monólogo como los del Club de la Comedia. Tiene mucho de escenografía teatral, hay cambios de vestuario, mucho humor político, vamos a saco con personajes de la actualidad", aclara. Lo llama teatro de investigación, al estilo de otros espacios como el programa de la Sexta El Intermedio o la revista Mongolia, "yo no me siento a escribir una obra de teatro, hacemos los guiones a partir de las noticias". Documentarse sobre la actualidad, inspirarse en periódicos y televisiones, para componer un relato que sepa sacarle las cosquillas a la realidad.



Da la sensación de que a Xavi Castillo se lo han puesto fácil en el País Valencià para darle material que utilizar en los sketches, con todos los escándalos de corrupción que ha habido.

"A Rita Barberá sí la hemos visto más de cerca, pero es un esperpento, tiene algo berlanguiano"

Lo digo muchas veces en el teatro, me lo han puesto a huevo. Que una compañía de teatro como Pot de Plom, la nuestra, quiera meterse a saco a satirizar lo que ocurre durante todos esos años de gobierno del Partido Popular trae muchos problemas. Vetos en ayuntamientos, censuras, desencuentros con alcaldes como el de Gandía, como Alfonso Rus, con curas de pueblos que se manifestaban en contra de nosotros, plataformas de católicos, etc. Es lo mismo que les ha pasado a Leo Bassi o a Pepe Rubianes. No hemos tenido problemas con la justicia pero sí con la censura. 

Xavi Castillo ha estado vetado en Canal 9; en 2006 retiraron una caricatura de Eduardo Zaplana incluida en el cartel de una de sus representaciones; ha recibido presiones del grupo ultraconservador Hazte Oír para que se cancelasen actuaciones suyas... "La censura nos ha dado prensa", reconoce, y asume que nunca ha recibido denuncias porque le consideran una especie de bufón de la corte. Desde 2004 se granjeó enemistad de por vida con el entonces alcalde de Xàtiva y president de la Diputació de València, Alfonso Rus, por una imitación del papa Juan Pablo II. Por aquella, se ganó el sobrenombre de El hereje de Xàtiva. Pero la sátira eclesiástica no gusta ni siquiera a ayuntamientos de izquierdas, "hay temor, claro, nos han dicho Xavi, preferimos que traigas otro espectáculo porque el pueblo es muy beato". 

El pasado mes de enero actuó por primera vez en el teatre Principal de València y agotó entradas en quince días. "Hay que tener cojones para meterse en esos temas", y asumir consecuencias. "Después de la debacle del PP en las elecciones municipales y autonómicas, la gente nos decía ¿ahora qué, Xavi?, ¿se te ha acabado la faena? En realidad, la faena se ha duplicado: operación Taula, sigue Gürtel, siguen las investigaciones sobre la visita del Papa a València, acaba de terminar la comisión parlamentaria sobre el accidente de Metro de 2006, todo sigue", y sus tentáculos llegan hasta ciudades como Madrid, apunta. "Nunca he estado en ninguna estructura de partido, lo cual me permite satirizar sobre Podemos, Compromís o lo que sea, pero claro, metes el cuchillo en lo más delictivo, en la impunidad que hemos vivido en el País Valencià". 

¿Has tenido a Alfonso Rus alguna vez cara a cara?

No, la verdad es que no nos lo hemos encontrado nunca. Para mí, aunque los conociera personalmente son objeto de parodia. A Rita Barberá sí la hemos visto más de cerca, pero es un esperpento, tiene algo berlanguiano. Pero esto no pasa solo en València. Cuando te censuran se te queda cara de gilipollas, te indigna, pero lo que hemos hecho es darle la vuelta. Esa indignación es lo que ha hecho que Pot de Plom siga trabajando en este tipo de teatro. La mala leche ha alimentado, por ejemplo, los Veriueu-ho. Las primeras censuras que tuvimos con la Iglesia las fuimos metiendo dentro del espectáculo, y la gente se reía de lo que nos había pasado, eso nos ayuda a quitarnos el disgusto de que te impidan trabajar en una ciudad. Hemos podido sortear el veto actuando en espacios alternativos gracias a iniciativas populares. A veces los programadores de las sala nos decían nos gusta lo que haces, nos reímos, pero no te puedo contratar porque me echarían. Me acuerdo de un chaval de una sala municipal de Alicante, cuando era alcaldesa Sonia Castedo, que me dijo no es tiempo para críticas. 

h

Cuenta el humorista que algunos cargos del PP de Xàtiva dijeron "esa es la voz de Xavi Castillo" cuando salieron las grabaciones de Alfonso Rus contando billetes hasta llegar a los dos milions de peles. "Si estuviera en Madrid dirían que soy la voz de Fernández Díaz hablando con Daniel de Alfonso". De barbaritats están los periódicos llenos. Y de la censura a tener problemas con la justicia, hay un paso. La obra de teatro de los titiriteros -"ya les dedicamos un sketch porque es un tema muy grave, más todavía si seguimos votando al PP porque va a continuar pasando, todo va a ser multa o prisión"-, los tuits de Zapata o los de Strawberry son otros ejemplos que salen a colación. "Y Rita Maestre, que la están juzgando por enseñar las tetas en una capilla de la universidad pública... Si juntas todo, hacemos un espectáculo. No tiene más misterio".

¿Hay miedo a posibles denuncias?

Nunca las hemos tenido. Si con la cantidad de vídeos que he hecho de Rita o de Rus se llegan a meter en un pleito conmigo, se hubiera montado la de dios. Me acuerdo de Pepe Rubianes... con lo popular que era en su momento, llegó a ir a los tribunales por haber dicho en un programa puta España. 

¿Te imaginas con un programa en Canal 9 el día de mañana?

"Hemos presentado un proyecto de late night para la próxima Canal 9"

¡Claro que sí! Lo que pasa es que igual solo lo hacemos un día y después revienta Canal 9, y nos tiran. No, estamos en ello, hemos presentado un proyecto de late night para la nueva televisión. Con actuaciones en directo, entrevistas, sketches... Pero si empezamos a contar todo lo que queremos largar por la boca igual nos dicen oye, esto no se puede hacer (risas). Aunque fuera para tele, tendría mucho de lo que hacemos en los teatros: esa frescura, la improvisación...

¿Quién se salva de tus chistes?

Los límites del humor los pone el público. Si no se ríen, a la mierda el chiste, así de claro. Mira, yo no sé muy bien qué voy a decir en la actuación del sábado en Madrid. Tengo una serie de personajes y de temas para dar y vender. Puede aparecer hasta Esperanza Aguirre en plan Mad Max, yo qué se. Yo no puedo ponerme a hacer bromas sobre Niza o sobre los refugiados, por ejemplo, porque no me hace ninguna gracia. Con lo que sí me puedo meter es con lo que dijo Antonio Cañizares sobre los refugiados, o con las palabras del ministro de Interior. O con lo que dijo Maroto, el guay del PP.  Yo hago mis bromas sobre mi paranoia, mi paranoi-eta. Por esto es por lo que nos va a llegar la denuncia definitiva.

De Carolina Punset a Gallardón, pasando por Juan CotinoEn uno de sus espectáculos, Xavi Castillo se puso a sumar los personajes a los que interpretaba y lo vio claro: "Esto parece un catálogo, como el de Ikea, pero de hijos de la gran puta. Blasco jugaba con la subvenciones a las ONG, Cotino con las víctimas del metro".

¿Cuál es tu favorito?

Me lo paso muy bien recuperando a uno que teníamos perdido, que era Camps, y el otro día volvió a hablar sobre la Gürtel. Le he pillado cariño a esa intervención. Cada época tiene mi hijo de puta preferido. Yo, sin querer, he acumulado un taco de documentación sobre Cañizares, por ejemplo. Y pasa igual con el ministro del Interior. Toda su biografía daría para hacer un musical o algo chulo. Un Rey León, una Priscilla, reina del desierto, un Resacón en Las Vegas IV... ¿No decía que en Las Vegas se le apareció la Virgen? Allí es donde le dijo que se apuntara al Opus, ¿no? Álex de la Iglesia debería hacer una película.

Las caras visibles de la nueva Generalitat ahora no dan tanto de sí.

Claro, Ximo Puig, en el tiempo que lleva, tampoco ha hecho mucho. Llevar peluquín y punto. También hago bromas sobre alcaldes socialistas, y más ahora que están muy subidos. Y les hablo a la cara del peluquín de Puig, pero eso es humor blanco. Es lo más parecido a El club de la comedia que tengo. Un día me decían ¡métete con Enric Morera! y yo les respondía ¿qué queréis que diga de él, si es un soso? Pero Montoro no es soso, es Mister Burns. ¡Y Fernández Díaz tiene un ángel de la guarda!