Público
Público

Aguirre vuelve para juzgar a Goyo

El Atlético de Manzano suma ya siete partidos seguidos sin ganar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No había vuelto por el Calderón desde su destitución en el Atlético, hace ya tres temporadas. Fue el técnico que más duró últimamente en el banquillo rojiblanco, casi tres años, gracias a la decisión de los dueños de probar por una vez la paciencia. Su rendimiento y el desapego de la hinchada invitaban al recambio, pero los que mandaban y mandan optaron por darle hasta tres oportunidades. Hoy, al frente del Zaragoza, Aguirre vuelve al Calderón para juzgar a Manzano, que vive contra las cuerdas. Ambos entrenadores se asemejan por el desprecio del Calderón: a ninguno les dedicó jamás la afición un cántico a favor; a los dos les cantó con insistencia el '¡vete ya!'.

Manzano lo escuchó con estruendo hace exactamente una semana, cuando su equipo fue incapaz de doblegar a un Mallorca menor. No llega mejor el jienense, tras ser goleado el jueves por el Athletic de Bielsa. Son ya cinco jornadas consecutivas las que lleva su equipo sin ganar, siete si se suma la aventura europea, dos goles a favor en ese periodo. Crisis, en suma. De resultados y de juego, cada vez más pobre y vulgar. Y con un incendio añadido, el de Reyes, que decidió hacer oficial de mala manera lo que era un secreto a voces, su desencuentro con Manzano. El sevillano se ha caído desde que le dirige otra sabiduría distinta a la de Quique.

No habló ayer Manzano, pero sí salió en su defensa uno de sus jugadores, Gabi: 'Más que el entrenador, nos la jugamos todos. No ganar mañana supondría meterte en el grupo de abajo, casi en zona de descenso. Para sacar esto adelante tiene que haber una unión única que nos haga salir adelante. Y el compromiso tiene que ser que creamos en el técnico, en lo que nos dice. Con el técnico está todo bien, está intentando ayudarnos en lo que puede y nosotros somos los que tenemos que salir adelante. Al entrenador no se le puede reprochar nada'.

Dos jornadas lleva el Zaragoza sin ganar, perdiendo. 'No hicimos buen juego y nos complicamos la existencia', admitió Aguirre, 'porque lo que habíamos hecho antes parecía bueno'. 'No podemos consolarnos con las desgracias del rival', añadió.