Público
Público

Al final, Casillas

El Madrid acaba sufriendo tras ir ganando por tres goles de ventaja ante un Atlético herido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Visto el rendimiento en los tres últimos partidos el Alcorconazo ha sido la mejor terapia que ha recibido el Madrid. Aquella hecatombe dejó a Pellegrini con la soga del partido a partido para defender su puesto en el banquillo. Le ahogaban un calendario exigente, la bronca con Guti y el descontento de su presidente. A falta de saber si cristaliza la remontada con el Alcorcón, Pellegrini ha salido airoso de la primera fosa que se le había abierto, aunque el arranque de orgullo del Atlético en los últimos 20 minutos le mantuvo en pie y nervioso.

El bochorno copero puso tan al borde del precipicio al chileno y a los jugadores que han salido de najas de allí. Como cuando en los dibujos animados mueven las piernas suspendidos en el aire, pero sin caer al vacío Ha habido un antes y un después de ese martes negro. De Alcorcón ha emergido un equipo más sólido y fiable. La primera consecuencia ha sido que el Madrid ahora juega con grande dosis de ese otro fútbol que decía Camacho: el de los rechaces y el de las segundas jugadas. No es el argumento principal de su propuesta, pero sí sobre la que la cimenta.

Por ahí empezó a pasar por encima del Atlético, que pagó el encogimiento de Quique Flores al sentar al Kun de inicio. A falta de fútbol, sólo por el poder de intimidación, por ser una mecha emotiva para la grada, debió salir desde el inicio. Si estaba tocado para entrar en el once, también lo estaba para intentar arreglar el partido ya con dos goles en contra. El primero, que desazonó una vez más a los atléticos con los jugadores sin haber roto a sudar, respondió a ese otro fútbol. Hubo agarrón de Ramos a Cléber en el robo de pelota que Kaká reventó a media altura junto al palo derecho de Asenjo. Pero fue un gol que explica esa predisposición del Madrid a construir desde el quite. En ese sentido Lass y Xabi Alonso fundieron a Raúl García y Cléber. De esa batalla el Madrid siempre salió ganador porque tenía mejor ocupado el campo, otra característica de ese juego con fundamentos tan italianos.

Otra de las consecuencias emanadas de Alcorcón es el mantenimiento de Pellegrini del once de Milan y de la delantera Higuaín y Benzema que se sentó a Raúl ante el Getafe. Lo que funciona, mejor no tocarlo, parece haber procesado Pellegrini. La banda Arbeloa-Marcelo le ha dado estabilidad defensiva al Madrid. El primero es muy correcto defensivamente. El segundo se ha rebelado como un gran jugador de segunda línea. No ejerce de extremo. Interviene más por dentro que por fuera. Se ha convertido en un arma que desconcierta a los contrarios. Un tanto caótica, pero cuando aparece por las inmediaciones del área hace mucho daño. En una de esas llegadas sentó a Pablo y descerrajó un derechazo que Asenjo se comió por su palo. A Pablo los derbis le desconciertan. Es capaz de convertir un balón perdido, que le desorienta, en un penalti a Benzema, aunque el colegiado no lo señalara.

La entrada del Kun por Jurado que puso la única luz del Atlético en el primer tiempo con un pase a Simao que éste estrelló en el cuerpo de Casilla dio al Madrid todos los elementos para golear. Higuaín, con otro robo, esta vez al despistado Perea, pareció cerrar el partido. La expulsión de Ramos fue la que propició el intento de levantamiento del Atlético, guiado por el Kun. Lo pasó el Madrid mal en ese tramo final por la inferioridad. Casillas, de nuevo, hizo maldecir al Calderón en un mano a mano con el Kun que silenció de impotencia al Calderón.

Atlético (2): Asenjo; Ujfalusi, Pablo (Sinama, m. 88), Perea, Antonio López; Cléber, Raúl García; Reyes (Maxi, m. 60), Jurado (Kun, m. 46), Simao; y Forlán.

Real Madrid (3): Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Garay, Arbeloa; Lass, Xabi Alonso; Kaká (Van der Vaart, m. 84), Marcelo; Higuaín (Raúl, m. 65) y Benzema (Gago, m. 68).

Goles: 0-1. M. 5. Kaká, de fuerte derechazo desde la media luna o. 0-2. M. 24. Marcelo, escorado, supera a Asenjo por su palo con remate alto y potente con la derecha. 0-3. M. 65 Higuaín le roba la pelota a Perea tras un mal control en el puico del área y bate a Asenjo con un tiro raso y cruzado. 1-3. M. 77. Forlán, empuja a placer un centro de Maxi. M. 80. Kun, de tiro raso y cruzado.

Árbitro: Clos. Expulsó a Ramos por roja directa (m. 65). Amonestó a Kaká, Pablo, Raúl García, Arbeloa., Simao, Garay

V. Calderón: 54.000 espectadores.