Publicado: 31.03.2016 10:19 |Actualizado: 31.03.2016 22:44

Amnistía denuncia la explotación de los trabajadores del Mundial de Qatar

En un nuevo informe, la ONG de derechos humanos critica con dureza a la FIFA por su "escandalosa indiferencia"

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
El estadio internacional de Khalifa, en Doha, en construcción. REUTERS

El estadio internacional Khalifa, en Doha, en construcción. REUTERS

LONDRES. -Amnistía Internacional ha denunciado en un nuevo informe la explotación laboral de los trabajadores inmigrantes que contribuyen a los preparativos de la Copa del Mundo de fútbol de Qatar 2022.

En su documento, El lado oscuro del deporte rey: Explotación laboral en una sede del Mundial de Catar 2022, Amnistía Internacional criticó con dureza a la FIFA por su "escandalosa indiferencia ante el pésimo trato de los trabajadores inmigrantes" en el país asiático.

En un comunicado emitido desde su sede de Londres, la organización de defensa de los derechos humanos señaló que el informe se realizó después de reunirse con 132 inmigrantes que trabajan en la construcción del Estadio Internacional Jalifa, la primera de las sedes que estará finalizada para el Mundial de dentro de seis años.

"El abuso sobre los trabajadores es una mancha en la conciencia del fútbol mundial. Para los jugadores y aficionados, un estadio de una Copa del Mundo es un lugar para soñar, pero para algunas de las personas que hablaron con nosotros es una pesadilla", dijo Salil Shetty, secretario general de AI.

"Pese a que ya han pasado cinco años de promesas, la FIFA ha fracasado casi completamente en evitar que se vaya a disputar un Mundial en un lugar en el que se han violado los derechos humanos", continuó Shetty.

La organización entrevistó también a 99 empleados en la construcción de los espacios verdes del complejo deportivo Aspire Zone, donde durante el parón invernal entrenaron equipos como Bayern Múnich, Everton y París Saint-Germain.

AI se reunió en Qatar con los trabajadores, la mayoría procedentes de países como Bangladesh, India y Nepal, entre los meses de febrero y mayo del pasado año.

Todos los trabajadores inmigrantes denunciaron que viven en condiciones infrahumanas y sin derechos básicos, pues carecen de permisos para entrar o salir del país o para cambiar de empresa o empleador, al tiempo que les han quitado los pasaportes y documentos de identidad y no se les paga lo acordado.

"Tienen deudas, viven en condiciones miserables en campamentos en el desierto y les pagan una miseria. La vida de los trabajadores inmigrantes contrasta con las de los futbolistas que jugarán en ese estadio", sostuvo Shetty. "Todos quieren tener derechos: que se les pague a tiempo, poder salir del país si fuera necesario y ser tratados con respeto y dignidad", agregó el secretario general de AI.



Piden a Adidas, Coca-Cola y McDonald's que presionen

La organización pidió a Adidas, Coca-Cola y McDonald's, patrocinadores principales de la FIFA, que presionen al organismo responsable del fútbol mundial para que trate la situación de los trabajadores inmigrantes en el Estadio Jalifa y para que elabore un programa que evite posibles abusos en futuros proyectos de la Copa del Mundo.

"Albergar un Mundial ha ayudado a Qatar a promocionarse como un destino de elite para algunos de los equipos más importantes del mundo. Sin embargo, el mundo del fútbol no puede pasar por alto esta serie de abusos en las instalaciones y estadios donde se jugarán los partidos", remarcó Shetty.

"Si el nuevo liderazgo de la FIFA quiere de verdad hacer borrón y cuenta nueva, no puede permitir que un evento de esta magnitud se dispute en un estadio construido por trabajadores inmigrantes que han sido maltratados", concluyó el secretario general de AI.

El ente organizador del Mundial de Qatar 2022, por su parte, ha pedido tiempo para solucionar los problemas laborales planteados por Amnistía Internacional. El secretario general de la organización, Hasán al Zawadi, señaló que la mejora de las condiciones laborales de los empleados de la construcción de los estadios, solicitadas por AI y otras ONG, "no se resolverá en un día".

"Nuestra prioridad en un principio fue la seguridad y protección en la construcciones; una vez se resuelva una cuestión, se buscan soluciones para el resto", indicó Al Zawadi.