Público
Público

"Argentina no pega, juega limpio"

Diego Armando Maradona mira para otro lado cuando se le pregunta por la excesiva dureza de su selección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España nunca ha tenido un espectador de tanto lustre a pie de campo. Con las manos entrelazadas y en la espalda, Maradona asistió al baile de España. La pelota se movía y la oronda silueta de Maradona permanecía clavada en la zona técnica. Él, que tanto la escondía cuando jugaba, contempló cómo sus jugadores no la veían. Eso sí, cuando protestaba, le estiraba el cuello desafiante al cuarto árbitro cuando a Heinze, Coloccini y Ansaldi les dio por repartir estopa.

El punto macarrónico y arrabalero aún lo conserva Maradona. Y la impotencia del paso de la edad que lleva al ídolo de las botas a calzar zapatillas y vestir chándal. En las dos ocasiones que Higuaín mandó al limbo, se mesó los cabellos y ejecutó el gesto que debió hacer el que ahora parece que es su delantero titular, si es que no le pasa factura.

Esas dos ocasiones fueron la amenaza más seria en el primer tiempo que tuvo Casillas, que cumplió su partido 100 como internacional con una camiseta a dos colores, verde y negro, de diseño portero de los años ochenta. “La madurez influye”, dijo el capitán español cuando le preguntaron sobre el paso del tiempo. También aludió Casillas al partido de pierna dura que le planteó Argentina en el segundo tiempo.

“Sabíamos que nos iban a jugar duro, Argentina siempre es difícil”. El héroe simbólico del día se llevó una ovación de regalo, cuando Del Bosque le sustituyó por Reina para que los aplausos premiaran su centenario con la roja.

Ya en conferencia de prensa, Maradona apareció tranquilo. No entró al trapo cuando le dijeron que España no chupaba, pero que la tocaba bien. “No voy a entrar en ese juego. España ha jugado bien, pero me voy contento con mis jugadores”, reflexionó. Sobre la reacción en el segundo tiempo de sus jugadores explicó: “Los centrocampistas de España ya no nos ganaron la espalda. Mi equipo reaccionó, pero para la fiesta está bien que nos ganaran. No hemos regalado nada. En el segundo tiempo corregimos errores y juntamos las líneas”.

“Fue un partido de Mundial, abierto, en el que quien marca gana”. No quiso Maradona comentar nada sobre los cánticos del público recordando sus palabras: “No escuché”. Y sobre el juego duro de su selección apuntó: “Argentina no pega patadas, juega limpio. El árbitro en la patada de Villa a Heinze debió sacar roja, pero como era el Centenario...”. También juzgó a Messi desde su propia cátedra: “ Jugó bien, hizo lo que yo le mandé”.

“Hemos tenido tiempo para resolver antes”, afirmó Del Bosque cuando le tocó el turno. “Hemos dado muchos pases tras el gol en el segundo tiempo y eso les ha metido en el partido. La entrada de Navas y Negredo nos ha ayudado. Argentina ha sido fiel, agresiva, respeta su estilo. No nos ha sorprendido, tiene un gran oficio y no entiende de amistosos. En el segundo tiempo, hasta Casillas tocó más la pelota y eso fue por jugar para atrás.

No estamos disgustados, pero hay que entender que al sexto toque ya hay que buscar el gol”. “Este partido nos sirve como referencia para el Mundial”, concluyó.

El Kun Agüero, para tranquilidad del Atlético, no jugó. No llegaba físicamente en condiciones. Lo prometió Maradona y cumplió. Ni un minuto.