Publicado: 10.03.2016 23:25 |Actualizado: 10.03.2016 23:25

Bakambu acaba con el Bayer Leverkusen

Dos tantos del delantero (2-0) dan una buena ventaja al Villarreal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Bakambu celebra su segundo gol al Bayer Leverkusen. EFE / Domenech Castelló

Bakambu celebra su segundo gol al Bayer Leverkusen. EFE / Domenech Castelló

El Villarreal ha tomado ventaja en la ida de los octavos de final de la Europa League al imponerse (2-0) al Bayer Leverkusen en la ida, guiados por un enchufado Bakambu autor de un doblete, siguiendo con paso firme su camino hacia el sueño continental en un partido con el viento de cara desde los primeros instantes.

El 'submarino' realizó un comienzo estratosférico, con la clara idea de tomar ventaja cuanto antes contra un clásico europeo, exaltado tras haberse deshecho del Nápoles, uno de los favoritos por el título, en la pasada ronda. La decisión con la que los castellonenses partieron tomó por sorpresa a los alemanes, que rápidamente vieron como los amarillos les pasaban por encima.

La dupla Soldado-Bakambu en la delantera hizo diabluras con bastante inmediatez, errando el valenciano una clara ocasión, de la que se rehizo con una asistencia magistral para plantar a su compañero congoleño sólo ante Leno. Bakambu no perdonó y puso de cara la eliminatoria para los suyos con bastante precocidad.



El Villarreal, que el pasado fin de semana puso fin a una longeva racha de encuentros sin perder, volvió a dar cuenta de su valía en poco tiempo. Sorprendidos por el asedio del 'submarino' en los primeros compases, los alemanes lograron desquitarse de la superioridad local con el paso de los minutos.

No obstante, la defensa castellonense se mostró impasible ante las ofensivas germanas, sin dar respiro alguno ni a 'Chicharito' ni a Kiessling, que tuvieron diversos enfrentamientos con los zagueros rivales. En el otro lado, Soldado especialmente exprimió al máximo a sus marcadores. Además, un Areola muy seguro en el poco trabajo que tuvo aportó tranquilidad al graderío local.

El equipo alemán perdió la paciencia en la segunda parte y se dirigió a la meta contraria con mayor decisión, descuidando su retaguardia en busca de anotar un tanto fuera de casa, con la importancia que ello conlleva. Lejos de rondar el gol, la estrategia les jugó una mala pasada, tras una pérdida de balón en plena organización en campo contrario.

Con la línea defensiva volcada también en ataque, Bakambu, todo potencia y velocidad, comandó un contraataque teledirigido hacia la portería alemana, definiendo entre las piernas del guardameta rival tras una jugada propia de un auténtico velocista. La eliminatoria se puso muy cuesta arriba al Bayer Leverkusen, que buscó recortar distancias con más corazón que cabeza.

Las malas noticias para los visitantes no cesaron y la mala fortuna se alió con ellos con el susto de la jornada europea, después de que Kramer tuviera que retirarse del terreno de juego conmocionado tras recibir un pelotazo que dio de lleno en su rostro, enmudeciendo a los aficionados presentes en el estadio.

Los esfuerzos castellonenses en el tramo final se basaron en echar el cerrojo a la portería, en los mejores minutos alemanes. El Villarreal retornó a la senda del triunfo dando una imagen de serio candidato a luchar por la Europa League, en el que supondría el primer título en las arcas del club amarillo.

Ficha técnica:

1 - Villarreal CF: Areola, Mario, Bailly, V.Ruiz, Rukavina; Bruno, Trigueros, Denis Suárez, Castillejo (Nahuel min. 79); Soldado (Baptistao min. 75), Bakambu (Adrián min.82)

0 - Bayer Leverkusen: Leno, Jedvaj, Tah, Papadopoulos, Wendell; Kramer (Frey min. 62), Çalhanoglu, Bellarabi (Mehmedi min.85), Brandt; Kiessling (Kruse min. 67), Hernández

Goles: 1-0, min.5: Bakambu. 2-0, min.55: Bakambu,

Árbitro: Gianluca Rocchi (ITA) Tarjetas amarillas a los locales Trigueros y a los visitantes Tah, Hernández, Jedvaj que vio la segunda en el tiempo de descuento por lo que fue expulsado.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final de la Europa League, disputado en el campo del Madrigal y con 18.000 espectadores en las gradas, de los cuales 400 eran alemanes.