Público
Público

Un Balón de Oro FIFA anda suelto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Mundial no ha sido finalmente el pulso final entre Cristiano y Messi, su particular batalla por coronarse como mejor jugador del planeta. El portugués se fue de Suráfrica sin armar ruido, sumergido en la intrascendencia, y Messi resistió hasta que Argentina se encontró una selección enfrente. Se marchó con alguna actuación primorosa en la primera fase, pero sin un gol del que presumir. Muy poco. De la máxima expectación a la decepción. Pero el paso inadvertido por el Mundial de quienes más se esperaba no es sólo un episodio de frustración. Es una revolución. O debería serlo. Porque el nuevo Balón de Oro FIFA (la fusión a partir del próximo enero entre el Balón de Oro y el FIFA World Player gracias al acuerdo firmado ayer por Blatter y la revista France Football) se ha quedado ahora sin dueño. Destinado de origen a cualquiera de los dos, Messi y Cristiano, la pelea (si la mercadotecnia no se impone al fútbol) de repente está reñida y abierta.

No es habitual que el premio al mejor jugador no salga en año de Mundial del equipo campeón. Nunca ocurrió en el FIFA World Player y muy pocas en el Balón de Oro, con excepciones provocadas por el reglamento (sólo era para las estrellas que jugaran en Europa y antes para los que lo fueran de nacimiento). Pero desde que fue universal no hubo caso.

El Mundial de Cristiano y Messi, unido a que ninguno de sus clubes se ha impuesto en Europa, abre el abanico de ganadores. Alcanza a Villa, por ejemplo, actual goleador del campeonato. Si España conquista el Mundial habría que tenerlo muy en cuenta, aunque el Valencia apenas se ha hecho notar. Así que tal vez puje Xavi, que goza de mucha reputación. Si la que prospera es Holanda, Sneijder (campeón de todo con el Inter) o Robben (finalista de la Liga de Campeones y ganador de todo en Alemania) presentarían su candidatura. Si es Uruguay la campeona, el que irrumpiría para llevarse el Balón sería Forlán, que une a su temporada un papel decisivo en el triunfo del Atlético en la Liga Europa. Si el campeón es Alemania, cualquiera del Bayern.

El Mundial sigue con mucho en juego. Espera un campeón. Pero mientras lo decide, otra disputa individual no menos atractiva pero más silenciosa se está cociendo, el nombre del mejor jugador mundial del año. Cristiano y Messi no se lo han ganado.