Público
Público

El Barça enseña las uñas

El conjunto catalán fulmina cualquier duda sobre su juego con una exhibición de fútbol que adorna con ocho goles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Osasuna pagó ayer los platos rotos en el Camp Nou. Tras dos empates consecutivos, se desquitó el Barcelona con el equipo rojillo, siempre valiente, y fulminó cualquier duda sobre su juego con un partido fabuloso que adornó con ocho goles. Nadie pudo sujetar a Cesc y Messi marcó un hat-trick.

Sorprendió de nuevo Guardiola con la disposición de su equipo. Dotado de un extraordinario abanico de posibilidades, a pesar de las bajas, mostró ayer el de Santpedor su astucia táctica: decidió que el Barça cerrara de nuevo con tres atrás, situó cuatro hombres en rombo en la medular y delante, a Alves y Villa como extremos. Esponjado el equipo, a Cesc y Messi les resultó más fácil que en otras ocasiones encontrar espacios por dentro. Mendilibar, por su parte, dejó a Kike Sola en el banquillo y salió en el Camp Nou con Nino solo en punta.

Messi logra un hat-trick y Cesc marca y aparece en la mayoría de goles

Superlativo desde el principio, el Barcelona firmó una primera parte fabulosa. Superó la presión del conjunto navarro con solvencia, asfixió en campo propio a Osasuna y logró cinco goles, todos de bella factura.

Messi abrió el marcador disputados apenas cinco minutos. Busquets, que ayer regresó al mediocentro, mandó un balón medido a Alves, el brasileño lo amortiguó con la testa para enviarlo al área, donde la Pulga, alargando la pierna izquierda como si fuera un ariete al uso, marcó. Con el segundo tanto, comenzó la exhibición física de Cesc, cuya potencia deslumbró anoche a la hinchada azulgrana. Un gol para ver repetido por cómo entiende el fútbol Thiago; por la llegada del de Arenys, que combinó con el pecho con Messi; por la asistencia del argentino al propio Cesc, y por la habilidad del volante para culminar con éxito un remate complicadísimo. Villa superó a Andrés Fernández con un recorte seco en el tercero. Y a punto estuvo de lograr el cuarto en una contra armada por Abidal, pero achicó bien el portero cuyo rechace sí desvió Roversio entre los tres palos.

En el quinto, apareció de nuevo Cesc, que bailó con el balón en un palmo de terreno: controló, tocó de talón y giró sobre sí mismo para, generoso, ceder el tanto a Messi.

Pep ordena al Barça con tres atrás, la medular en rombo y Alves como extremo

La manita no sació el hambre azulgrana, y, tras el descanso, siguió el conjunto local a lo suyo, ávido de fútbol, con Cesc imparable, un Messi imprevisible parece que ambos se entenderían incluso con los ojos vendados y Alves, muy cómodo como extremo.

Xavi culminó con sutileza el sexto. Levantó con el interior el balón por encima del portero y puso la guinda a una combinación de tiki-taka en la que participó medio equipo. El séptimo se lo regaló Cesc a Villa. Y se sobró en el octavo Messi, que ayer firmó otro hat-trick. Como había pronosticado Mendilibar, Osasuna se marchó a casa cargado.

8. Barcelona: Valdés; Mascherano, Puyol (Maxwell, min.55), Abidal (Adriano, min.46); Alves, Xavi (Afellay, min.61), Thiago, Sergio Busquets, Cesc; Villa y Messi.

0. Osasuna: Andrés Fernández; Marc Bertrán, Roversio, Rubén, Raitala (Cejudo, min.46); Damià, Lolo, Puñal (Timor, min.77), Lamah; Raúl García (Ibra, min.63); y Nino.

Goles: 1-0, min.5: Messi. 2-0, min.13: Cesc. 3-0, min.34: Villa. 4-0, min.39: Raúl García (pp). 5-0, min.41: Messi. 6-0, min.57: Xavi. 7-0, min.76: Villa. 8-0, min.79: Messi.

Árbitro: César Muñiz Fernández, del comité asturiano. Mostró cartulina amarilla a Villa (min.36), Lamah (min.43), Raúl García (min.48), Ibra (min.74) y Damià (min.86).

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga, disputado en el Camp Nou del FC Barcelona, ante 70.549 aficionados, según datos facilitados por el conjunto catalán.