Publicado: 06.08.2015 08:48 |Actualizado: 06.08.2015 08:48

El Barça luce galones ante la Roma
y logra el Gamper con autoridad

El equipo de Luis Enrique demuestra estar preparado para pelear el primer título de la temporada frente al Sevilla en la Supercopa de Europa

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Iniesta

Iniesta celebra la victoria. EFE/Alejandro García

El Barcelona se adjudicó esta noche el Trofeo Joan Gamper al derrotar a la Roma con autoridad (3-0) tras firmar una gran primera mitad, y demostró estar preparado para pelear el primer título de la temporada el próximo martes, cuando se medirá en Tiblisi (Georgia), al Sevilla, en la Supercopa de Europa.

Era el último ensayo antes de enfrentarse al conjunto hispalense, y Luis Enrique decidió alinear por primera vez en esta pretemporada al famoso tridente formado por Messi, Neymar y Luis Suárez.




Se trataba de que los tres fueran recuperando sensaciones y automatismos, con vistas al primer partido oficial del curso, y desde el primer minuto dejaron claro que su 'feeling' sigue intacto.

Messi, a pase de Suárez, puso por primera vez a prueba a Szczesny nada más empezar el partido y, a partir de ahí, las ocasiones se sucedieron por el bando azulgrana.

Neymar llegó tarde a un centro de Alves cuando solo tenía que cabecearlo al fondo de la red, y Szcesney volvió a lucirse en una doble ocasión de Messi y Rafinha y en un disparo cruzado de Rakitic desde fuera del área.

El Barça había empezado como un vendaval y la Roma se desperezó con un par de llegadas en las que merodeó la portería de Ter Stegen. Una de ellas finalizó con un disparo alto del ex azulgrana Iago Falqué.

Esa fue la oportunidad más clara del conjunto italiano, que aguantó el empate veintiséis minutos, hasta que Messi agarró un balón en la línea de tres cuartos, se la puso a Mathieu y éste la tocó de primeras para que Neymar controlara el esférico y anotara el primero justo después de dejar sentado al meta visitante.

Messi, aun más motivado tras un absurdo pique con Mapou, haría el segundo cuatro minutos antes del final de la primera parte, al culminar una precisa combinación entre Alves, Luis Suárez y Neymar, dentro del área.

Pero el Barça aun podía haber hecho el tercero antes de llegar al descanso, porque Suárez tuvo un mano a mano con Szczesny y a Rafinha se le fue por poco una rosca con la zurda que buscaba la escuadra derecha del meta polaco.

Se lo pasó en grande, durante esta primera mitad, el público del Camp Nou, al que hoy acudieron más de 94.000 aficionados ávidos de aplaudir el arranque de curso de su equipo.

Algo menos se divirtieron en la segunda, cuando decayó mucho el ritmo del choque. La culpa la tuvo el rosario de cambios de ambos equipos, tan habitual en estos amistosos de pretemporada, y también el que el Barça, con el partido ya ganado y la mente puesta en Tiblisi, levantara el pie del acelerador.

Así que el segundo acto sirvió para que el Camp Nou coreara el nombre de Pedro, que rondó el gol en par de ocasiones y que hoy quizá disputó su último partido como azulgrana para fichar por el Manchester United.

También para aplaudir al exazulgrana Keita, que regresaba a la que fue su casa durante cuatro años hoy además como capitán, cuando abandonó el terreno de juego para ceder su puesto a Totti.

Y sobre todo, para ver uno de los golazos de la pretemporada: el obús por toda la escuadra que firmó Rakitic -designado mejor jugador del partido- para cerrar la cuenta del conjunto local.

La nota negativa fue la lesión muscular, a un cuarto de hora del final, de Jordi Alba, cuyo gesto contrariado a la hora de pedir el cambio dejaban entrever que se perderá la final de la Supercopa de Europa de dentro de seis días.