Público
Público

Cuando el Baskonia parece lo de menos

La final está condicionada por el ejercicio de autoridad del Barça. Al mejor de cinco partidos, el 'triplete' parece un hecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El axioma, nacido entre comentarios, la mayoría aún con el castigo humeante dejado por el Barça, encierra la definición de la lucha por el título ACB. 'A este Barça se le puede ganar un partido, pero no una serie'. La frase, pronunciada en muchas canchas, sigue retumbando entre las tripas de Vistalegre. De allí salió el Barçacamino de la Final Four. Del éxito en París. El triunfo que hace posible el triplete para los de Xavi Pascual.

El camino se inicia hoy bajo el ejercicio de autoridad del Barcelona. Una ofensiva de números (sólo tres derrotas en la Liga regular) y estética que minimizan al que hay enfrente, aunque este llegue con el discurso hinchado. 'Tenemos equipo de sobra para ganar la final', asegura Splitter. El brasileño, en su último servicio con el Baskonia (su futuro parece ligado a la NBA por poco que le guste a Messina), habla por convicción. Obcecado, como Papaloukas, en la previa de la final de la Euroliga, o Llull, en la Copa del Rey, ante un reto que de nuevo negocia la jerarquía blaugrana.

Porque el Barça domina todos los registros. El del killer, con Navarro. El del asombro, con Ricky. El del aplomo, con Lorbek. El del físico, con N'Dong. El de las urgencias, con Mickeal. El de los triples ignorantes, con Basile. El del sustituto de Pau Gasol, con Vázquez. El heterogéneo, con Morris. El del sacrifico, con Sada. El de la identidad, con Grimau. El sobrio, con Lakovic. El del buen silencio, con Trías. Respuestas ante todo tipo de partidos. Saben ganar por igual los que mueren en 60 puntos (mejor defensa de la Liga), los que se adentran más allá de los 80 (segundo mejor ataque), los duelos de contacto y los que se rigen desde el perímetro.

Un cóctel de estos últimos propondrá Ivanovic si mantiene el patrón de la serie ante el Madrid. Splitter, como salvoconducto en la pintura, y el martilleo de Teletovic, Huertas, Oleson y San Emeterio por el exterior. Ellos serán los principales actores del Baskonia para que el Barça no emule a otro Barça antes de que pueda igualar al del triplete de Pesic en 2003.

Dos años antes, los azulgrana, liderados por Pau, conquistaron el título sin ceder un solo partido en todos los play off. La misma dinámica copia el grupo de Xavi Pascual (2-0, ante Gran Canaria; 3-0, ante Unicaja), actual campeón de la ACB, en su cuarta final consecutiva. La decimoséptima seguida con presencia de vitorianos o catalanes. La tercera sin descanso para el Baskonia, todas ellas ante el Barcelona. Con éxito en la 2007-08 (0-3), sin premio hace un año (1-3) y con poca esperanza en este si el Barça recupera sensaciones tras diez días de descanso. Si así es, el Baskonia parece lo de menos.