Público
Público

Cazorla, capo del Málaga

El asturiano lidera la goleada al Granada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La factura de la novatada ya le ha costado al Granada los dos primeros encuentros de este curso. Es el de Fabri un equipo con aspecto de prematuro, con la necesidad aún de un par de pretemporadas más para ponerse a tono con la nueva categoría. Tampoco tuvo ayer el adversario más adecuado. Este nuevo Málaga de alta costura se engalanó para ofrecer a su público todo lo bueno que la lista de la compra del jeque ha llevado hasta la despensa de La Rosaleda. Dos goles en 25 minutos tasaron bien el valor de uno y otro conjunto. Serán dos velocidades distintas las que llevarán en esta temporada.

Para colmo de males, los granadinos se estamparon de frente con el mejor Cazorla, con el futbolista que parece incapaz de acumular más de un mal partido. Cae el primero, pero al segundo ya es capaz de corregirse. Hace dos semanas, ante el Sevilla, el balón se saltó su parada. El Málaga adoleció del centrocampista total que ideó Pellegrini en el Villarreal y ahora quiere imitar en esta nueva etapa.

Parte de esa posición equidistante entre el extremo derecho, el organizador y el delantero. En el Málaga eso quiere decir estar muy cerca de Joaquín, Duda y Van Nistelrooy. Se acumulan quilates de calidad cuando esa pandilla se asocia. El asturiano hizo disfrutar con el primer gol de la temporada. Duda le mandó un certero recado desde el córner ante el despiste mayúsculo de la defensa granadina. Cazorla taladró hasta la portería ese pueril regalo de los visitantes.

El Málaga monopolizó el juego a base de posesiones muy largas. Siempre Cazorla estaba cerca de la pelota. Participó, cómo no, en la jugada del segundo gol. Una circulación eterna que remató de cabeza Joaquín después del buen centro de Jesús Gámez. No afinaron la marca los centrales del Granada.

Ni media hora de reloj y la suerte de la noche ya estaba repartida. Al recién llegado a la Liga BBVA ni la pedrea le correspondió. La intención es tan buena como la inocencia de los de Fabri. El tercer gol de los blanquiazules resultó otro regalo. Cazorla lanzó una falta por bajo y toda la barrera granadina saltó para desesperación de Roberto.

Todavía quedó más repertorio del internacional. Una asistencia para Joaquín, al que Pellegrini parece dispuesto a rehabilitar.