Público
Público

El clásico de los 1.000 millones

El choque enfrenta a dos mastodontes económicos. El Real Madrid prevé unos ingresos de 517 millones y el Barça 470. Pero millonarias también son las deudas de ambos: 589 y 471 millones, respectivamente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El clásico de Liga que va a enfrentar este domingo al Barcelona y al Real Madrid no solo supone un simple partido entre 22 jugadores en el que se juegan tres puntos en la séptima jornada del campeonato. Lejos del resultado que se produzca, la diferencia resultante en la clasificación o el estado anímico en el que se sumerjan los aficionados, el clásico sitúa frente a frente a dos multinacionales del deporte. Dos gigantes del fútbol mundial que ingresan, gastan, mueven y deben cientos de millones de euros. Dos clubes que generan un negocio multimillonario que no debe pasar inadvertido.

No en vano, la última lista elaborada por Forbes sobre los clubes más ricos del mundo que se publicó en julio les situaba en el segundo y el tercer puesto, respectivamente. Tan solo les supera el Manchester United, valorado en 1.710 millones de euros. El club blanco lo está en 1.435 y el azulgrana en 999.

Si nos atenemos a los ingresos de uno y otro, el encuentro en el Camp Nou se podría calificar como 'el clásico de los 1.000 millones', que es la suma total del dinero que ingresaron en el curso 2011/12. En los Presupuestos aprobados por ambos club para esta temporada esa cifra disminuye ligeramente hasta los 987 millones, ya que el club azulgrana ha rebajado en 25 millones su previsión de ingresos. Sin embargo, el club blanco aprobó el pasado domingo 'los ingresos más altos del mundo en la historia del deporte', según palabras textuales de Florentino Pérez, presidente de la entidad. Ni más ni menos que 517 millones de euros.

Si a estos ingresos que lograron en el curso pasado se le restan los gastos por explotación y lo que tuvieron que pagar ambos en impuestos, el Barça terminó obteniendo un beneficio de 48,8 millones mientras que el Real Madrid logró 16 millones menos (32,2 millones).  Y si nos fijamos en las cuentas del curso 2012/13, el Barcelona prevé obtener un total de 35 millones -lo que supone un recorte de trece millones-, sin contar lo que tenga que pagar al fisco. Sin embargo, el Real Madrid no afloja su ritmo de beneficios y prevé lograr una cifra muy similar a la obtenida a finales de junio. 

Uno de los apartados más llamativos a la hora de analizar las cifras de una y otra entidad es el de la deuda. Y sobre todo las diferencias abismales que se encuentran entre la deuda neta que declaran y el dinero que realmente deben tanto a entidades bancarias como a entidades deportivas. El club presidido por Sandro Rosell expone que su deuda neta alcanzó a finales de junio los 334 millones, mientras que el que dirige Florentino Pérez tan solo hace constar una deuda de 125 millones.

Sin embargo, sin necesidad de bucear demasiado en cifras, nos encontramos con que la suma del pasivo no corriente (lo que se debe a largo plazo) y el pasivo corriente (lo que se debe a corto) arroja datos sorprendentes. El Barça llega a deber 471 millones de euros mientras que en el caso del Madrid se dispara hasta los 589 millones. En el caso de los blancos, una diferencia nada despreciable de 464 millones.

Si indagamos un poco, observamos que el Barcelona debía, a fecha de 30 de junio, a entidades bancarias 83 millones a largo plazo y 53 a corto plazo. Mientras que con respecto a otros clubes, a largo plazo adeuda 30 millones y a corto 15. Y se eleva hasta 47 millones la deuda contraída con las Administraciones Públicas.  En el Real Madrid todas estas cifras se elevan de forma palmaria. Con las diferentes administraciones contrajo deudas por 88 millones, con los bancos 142 (100 millones a largo plazo y 42 a corto) y con otros clubes 90 (33,5 a largo plazo y 56,7 a corto).

Tampoco son desdeñables los montantes que se gastan en fichajes de jugadores y en sus sueldos. En cuanto al inmovilizado intangible deportivo -lo que el común de los mortales conoce como adquisiciones o renovaciones de jugadores-, el Barcelona valoró en 84 millones la inversión realizada en este aspecto hasta junio de este año mientras que el Real Madrid lo hizo en 74 millones.  Y llama la atención en cuánto dinero valoran ambos clubes a sus respectivas plantillas. El azulgrana la tasa en 271 millones y el blanco en 283. Es decir, que el Barcelona le da casi el mismo valor a un primer equipo compuesto principalmente por jugadores de la cantera mientras que el Real Madrid lo ha construido, en su mayor parte, a base de extranjeros o españoles procedentes de otros equipos.  

Con respecto a los salarios, la temporada pasada el Barça gastó 152 millones de euros y el Madrid 200. Es decir, los sueldos de los jugadores y el cuerpo técnico blanco -encabezados por Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema y Mourinho- superaron en casi 50 millones a los del conjunto azulgrana. Si nos fijamos en los Presupuestos de 2013 tan solo el Barça especifica que desembolsará 160,5 millones en nóminas. Y si contamos el global de empleados (deportivos y no deportivos) de ambos clubes, el de la Ciudad Condal prevé gastar 236 millones y el de la capital de España casi 250.

Otro apunte que choca al revisar dichos Presupuestos, es que el Barcelona no tenía contemplado gastar ni un solo euro en adquisición de jugadores de cara a la presente temporada. Previsión que difiere de la realidad, ya que en el mercado de verano ha realizado dos fichajes. El español Jordi Alba, procedente del Valencia, y que costó 14 millones. Y el camerunés Alex Song, del Arsenal, por el que se pagaron 19 millones. Es decir, que el Barça se ha gastado 25 millones de más. 

Por último, no se pueden pasar por alto los millonarios ingresos que recabaron ambos clubes gracias a los acuerdos firmados para la explotación de los derechos de retransmisión televisiva y los concernientes a marketing y publicidad. El Barcelona y el Real Madrid se embolsaron prácticamente la misma cifra por las retransmisiones televisivas: 160 millones de euros. Números también similares a los conseguidos en términos publicitarios. El Real Madrid sumó 164 millones y el Barça dos menos.