Público
Público

Contador adelanta los Alpes

El madrileño ataca en el Col de Manse y logra arañar 20 segundos a Frank Schleck y más de un minuto a Andy Schleck. Hushovd gana al 'sprint'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hay puertos de segunda. Cuando un puerto se sube a un ritmo trepidante, siempre hace daño, sea cual sea su categoría. '¿El puerto más duro? El que se suba más rápido', suele recordar a propósito Carlos Sastre.

La etapa incluía una ascensión de segunda categoría: el Col de Manse. Sobre el papel se trataba de un puerto inofensivo y era impensable que generara diferencias entre los favoritos. Pero Contador, el ciclista sub iúdice, el hombre sin equipo, volvió a demostrar que es imprevisible. Miró a sus rivales, analizó sus rostros, sopesó el efecto de la lluvia... y atacó.

Al inicio del puerto el de Pinto descargó su primer hachazo. Quedaban 14 kilómetros para la meta. La reacción de Cadel Evans y de los hermanos Schleck fue rápida. Dieron caza al español. Pero lo mejor estaba por llegar. Dos kilómetros después, el líder de Saxo Bank volvió a atacar y su compañero

Dani Navarro le ayudó a imponer un fuerte ritmo. Voeckler, un líder que está dando la talla, y Evans respondieron. Andy Schleck aguantó el tipo al principio, aunque dos kilómetros después perdió el contacto. A partir de ahí, todo lo que hizo el luxemburgués fue perder tiempo.

Contador, Evans y Samuel Sánchez lograron abrir hueco con facilidad y dijeron adiós a los hermanos Schleck, muy atascados, y al líder de forma definitiva. El australiano, que huele a ganador de este Tour, tiró del terceto con fuerza. Era un gran aliado de Contador para aniquilar a los hermanos luxemburgueses.

A ocho kilómetros de meta llegó el tercer cambio de ritmo de Contador. Otro tirón seco, que aguantaron a duras penas Sánchez y Evans, pero que abriría diferencias muy grandes con el resto. Contador reconocería después que habló con Samuel y que le anunció que atacaría. 'Me ha dicho que iba justito, es una lástima porque hubiéramos podido ampliar la diferencia', señaló el de Pinto.

La victoria de etapa fue otra vez para Thor Hushovd (Garmin). El noruego sigue demostrando por qué lleva puesto el maillot arcoiris, el de campeón del mundo. Es un ciclista de potencia. Cuando va en los últimos kilómetros de una escapada, nadie duda de su victoria. Tiene muslos de velocista y cabeza de ganador.

Mientras, Evans protagonizaba un descenso vertiginoso, en el que reivindicó sus orígenes como especialista en mountainbike. Bajó la cabeza y logró adelantarse en los dos últimos kilómetros a Contador y Sánchez. Logró arañarles cinco segundos. Pero el gran vencedor fue Contador porque recortó 1'06' a Andy Schleck. El español se situó sexto de la general, a 3'42' de Voeckler; a 1'57' de Cadel Evans; a 2'01' de Franck Schleck, a 39 segundos de Andy Schleck. Samuel Sánchez le precede, con 16 segundos.

La realidad es que Andy Schleck empieza a ser descartado como ganador del Tour. El luxemburgués, que hace aguas en contrarreloj, perdió demasiado tiempo en un puerto de segunda. Además, no ha sido capaz de conseguir diferencias relevantes en este Tour. Mañana los Alpes amenazan con calentar todavía más la carrera, con la temida subida al Galibier. Es la primera vez en la historia del Tour que la meta se sitúa en su cima. 'Se prevén nevadas', anuncia el parte meteorológico. Y Contador se lo apunta en su agenda.

Por otro lado, este martes se halló cerca de la meta el cadáver de Patrick Guay, de 59 años, tío del corredor francés Jerome Pineau y empleado de la organización del Tour. La Policía investiga las causas de su muerte.