Público
Público

Día 2: A los pesimistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Me van a perdonar los pesimistas, pero estoy en plan salmón (voy a contracorriente) y no tengo tantas dudas como ellos, que son muchos.

Que sí, que se han puesto a dos puntos. Que ha peligrado el partido. Que el último cuarto ha sido para tirarlo a la basura por la falta de concentración y los regalos en defensa y ataque. Pero debemos recordar a los pesimistas que este grupo de jugadores (salvo alguna excepción) es campeón del Mundo, campeón de Europa y subcampeones olímpicos. O sea, que saben a lo que juegan.

En un partido pobre, España ha sumado 83 puntos

También convendría recordar a los pesimistas el primer tiempo que ha hecho España, en donde ha barrido literalmente a una Polonia que se dedicaba a hacer faltas y tirarse melones a diestro y siniestro. Salvo Kelati y el base Koszarek, nada en Polonia ha sido salvable hasta mediado el último período.

Otro dato para el optimismo. En un partido pobre de España, los de Scariolo se han ido hasta los 83 puntos, lo que significa que, si nos hubiésemos enfrentado contra cualquier otro equipo de los que jugó ayer, sólo nos habrían ganado Alemania (91), Francia (89) y Croacia (84).

Pero es cierto que hay que hacer autocrítica. La falta de concentración al final del partido ha sido preocupante, especialmente algunos jugadores de la llamada 'segunda unidad' como Llull y Claver. También debemos resolver mejor las defensas en zona, porque con la potencia interior de la selección, nos van a hacer muchas durante el torneo. Más atino y movimiento de los jugadores exteriores podría resolver el asunto.

Debemos resolver mejor las defensas en zona; nos van a hacer muchas

Aún así, es sólo el primer encuentro y a estas alturas, hace dos años, ya habíamos perdido un partido. Todavía queda mucho: hoy Portugal, el rival más débil del grupo, y mañana Gran Bretaña, que exigirá un gran esfuerzo físico. Lituania y Turquía son nuestros oponentes más directos y ahí se verá el verdadero nivel del conjunto español.

Por lo demás, sin sorpresas en el resto de partidos, donde han ganado las favoritas. Alemania, Serbia, Francia, Croacia, Lituania, Turquía, Rusia y Grecia son, a priori, los rivales en los que nos deberíamos fijar para el futuro. Y ese futuro es la segunda ronda y las eliminatorias, que nadie tenga dudas.