Publicado: 29.11.2015 09:07 |Actualizado: 29.11.2015 18:38

El Éibar, el equipo de "todo el mundo"

Cuenta con accionistas del club repartidos por 69 clubes del mundo. Desde Francia, Alemania hasta Canadá, Australia o China. Ha pasado de estar en Segunda División a ser líder de Primera y actualmente estar en puestos europeos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los jugadores del Éibar celebran un gol ante el Celta el pasado 26 de septiembre. /AFP

Los jugadores del Éibar celebran un gol ante el Celta el pasado 26 de septiembre. /AFP

MADRID.- Este domingo por la tarde el Estadio Municipal de Ipurúa ha vuelto a colgar el cartel de “No hay entradas” con motivo de la visita del Real Madrid aunque ha terminado perdiendo por 0-2. Una vez más Éibar y sus cerca de 2.8000 vecinos se han concentrado en torno a su equipo, que está viviendo un auténtico sueño desde que comenzara esta temporada 2015/2016 a mediados del mes de agosto.

Un sueño que durante un tiempo amenazaba con ser pesadilla. Conviene recordar que el Éibar fue uno de los tres equipos descendidos a Segunda División al finalizar la temporada pasada. Para ser exactos, fue el tercero por la cola, condición clave que marcaría este giro de 360 grados experimentado por el club vasco fechas después cuando LaLiga decidió descender al Elche por incumplimiento de sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social, ascendiendo automáticamente de nuevo al club eibarrés a la máxima categoría del fútbol español. Fueron semanas de mucho nerviosismo, tensión, hasta que por fin se confirmó la noticia.



Una vez más el Eibar debía afrontar un nuevo reto, reconstruir un equipo pensado para segunda y convertirlo en equipo de Primera. Y hasta ahora los resultados no le han ido nada mal. De la mano de José Luis Mendilibar ocupan actualmente la sexta posición de la clasificación, lo que le permitiría jugar la Liga Europa, y están a sólo un punto del sueño de la Liga de Campeones. Y por soñar que no quedé. Empezando por su presidente Alex Aranzabal, un joven doctor por la Universidad de Deusto en mayo del 2005 y que asumió la presidencia del club en el año 2005. El Éibar destila ganas, ilusión, empeño, esfuerzo y dedicación. El auténtico “leiv motiv” del equipo eibarrés.

El Eibar volvió a nacer el 6 de agosto del 2014

La historia dice que la Sociedad Deportiva Éibar se fundó el 1 de enero de 1940 como resultado de la fusión del Deportivo Gallo y la Unión Deportiva Eibarresa. Pero hay otra fecha clave e inolvidable en los 75 años del club. Se trata del 6 de agosto del 2014. Ese día lograron la ampliación de capital de 1.724.272,95 euros que le exigía el CSD según el Real Decreto de Sociedades Anónimas de 1999 como condición indispensable para quedarse en una Primera división a donde habían ascendido por primera vez en su historia. De lo contrario no sólo perdían la categoría, además descendían automáticamente a la Segunda División B.

Pero lo que podría parecer una amenaza, ellos lo convirtieron en una oportunidad. Una oportunidad que pasaba por buscar una fórmula nueva, innovadora de inversión, huyendo del modelo que otros clubes habían seguido y basado en dejar el club en manos de un mecenas. Tampoco estaban dispuestos a que hubiera una intervención excesiva de la Administración Pública. El deseo del presidente Alex Aranzabal y todo el equipo directiva era que el club continuara siendo de los accionistas, de los socios, de los aficionados de Eibar.

Es por eso que trazaron una línea muy clara de actuación que pasó por fijar unos límites que evitaran esa descapitalización del club. El precio de cada acción puesta a la venta sería de 60,10 euros, de los cuales 50 correrían a cargo del comprador y los 10,10 restantes de las reservas del club. Y siempre con un límite en la compra. Ningún accionista podría tener más de 100000 euros.

Fue entonces cuando se puso en marcha la campaña #defiendealEibar, una historia de marketing emocional que acabó convirtiéndose en un auténtico éxito. Un acciometro iba contabilizando el capital que quedaba por subscribir y los días para cumplirse la fecha límite.

Accionistas en más de 69 países

De un día para otro el Eibar pasó a ser noticia en los principales medios de todo el mundo. Un día era la CNN , otro día The Guardian, la Revista Fortune, el canal AlJazeera etc... Hasta Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, reconoció en algún medio que miraba diariamente como evolucionaba el acciometro. El resultado fue abrumador. El Éibar no sólo logró conseguir el capital necesario mucho antes de la fecha prevista, además implantó la marca Éibar en los cinco continentes. Hasta en el lugar más recóndito del globo terráqueo tuvieron conocimiento de esta historia de superación, de este revolucionario proyecto de “crowfunding” futbolístico.

Actualmente el Éibar cuenta con accionistas en 69 países

Porque actualmente el Éibar cuenta con accionistas en 69 países, desde la lejana China pasando por nuestros vecinos de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Francia, Holanda, Chipre Polonia o Irlanda; e incluso en Israel, Australia, Canadá o Estados Unidos. El Eibar es parte de todos ellos, por eso poco a poco el club va abriendo Peñas Oficiales del club en todos estos lugares.
Este año ya han abierto una peña en los Estados Unidos (EibarUSA), en Chipre (SD Eibar Cyprus), México (Adn México), Israel (Peña Eibar Israel) o en Polonia (Peña Polscy Fani SD Eibar). Y las que quedan por abrir en una política de expansión del modesto club eibarrés.
Todos tienen, cada uno a su manera, un pedacito del club que se ha enfrentado al todopoderoso Real Madrid. Seguro que en el momento que pite el colegiado todos ellos estarán delante del televisor para ver lo que es capaz de hacer su “equipo” que se está codeando con los grandes de nuestra liga.

Un presupuesto modélico

El presupuesto previsto para esta temporada 2015-2016 es de 32 millones de euros, de los cuales “sólo” 28 millones, es decir el 87% del total, proceden de los derechos audiovisuales

Otro de los grandes secretos del crecimiento experimentado por el club vasco estos últimos años radica en su modélica gestión. Nada de dejarse llevar por el hecho de estar en Primera, por los cantos de sirena del maná del dinero procedente de los derechos audiovisuales. Según ha podido saber PÚBLICO, el presupuesto previsto para esta temporada 2015-2016 es de 32 millones de euros, de los cuales “sólo” 28 millones, es decir el 87% del total, proceden de los derechos audiovisuales.

Unos 2 millones responden proceden de los ingresos deportivos los 2 millones restantes llegan procedente de los ingresos de comercialización y publicidad. Pues bien, el presupuesto deportivo, el relativo a las fichas de los jugadores de la primera plantilla, cuerpo técnico etc.., es de 15 millones setecientos mil euros. Es decir, en términos de porcentaje, supone en torno a un 48% del total, no representa ni la mitad del total del presupuesto.

El Éibar es un equipo hecho con cabeza, sin grandes alardes, y donde el jugador más exótico es el japonés Takashi Inui

Esto no sólo supone que está cumpliendo a rajatabla el control financiero de LaLiga que fija en el 70% del presupuesto total el tope de gastos relativos a la plantilla y cuerpo técnico. Además deja patente el margen de maniobra que tiene el club eibarrés ante una situación de dificultad o incluso en caso de descenso. Es un equipo hecho con cabeza, sin grandes alardes, y donde el jugador más exótico es el japonés Takashi Inui llegado esta temporada procedente del Eintracht de Frankfurt. Un reclamo más para la expansión de la marca “Eibar” por el mundo, en este caso en el “Imperio del Sol Naciente”.

La Fórmula “N+1”, el modelo de supervivencia del club

El contrato de los empleados del club durará todos los años que permanezcan en Primera (N) más el primer año que estén en Segunda División

Pero el mejor ejemplo que define la realidad en la que vive el Éibar es lo que ellos llaman “La Fórmula del N+1”. No es una ninguna pócima milagrosa, ningún sistema moderno de entrenamiento, es el modelo de funcionamiento de toda su estructura. Todos los trabajadores del Eibar están sujetos a esta “fórmula” que quiere decir que el contrato de todos ellos durará todos los años que permanezcan en Primera (N) más el primer año que estén en Segunda División. Si al finalizar esa temporada en la categoría de plata volvieran a ascender, estos automáticamente volvería a aplicarse. En caso de continuar en Segunda, la actual estructura del club quedaría prácticamente reducida a la mitad, adecuándose a la nueva realidad de tener que convivir en la Segunda división.

Todo ello considerando que el actual organigrama del Éibar está ya ajustado hasta el más mínimo detalle. Actualmente son sólo 15 los profesionales que forman la estructura puramente profesional del club. Desde el presidente Aranzabal, pasando Administración, Marketing, Comunicación, Instalaciones y Mantenimiento, Atención a los socios. Algo sorprendente si tenemos en cuenta que estamos hablando de un club de Primera división. Luego estaría la figura del responsable de la fundación Jon Arregi. Y en el otro lado del árbol estructural está toda la pata deportiva que forman sólo 18 personas, dejando lógicamente al margen a los jugadores. Aquí estaría el Fútbol Base, la Secretaria Técnica, la Dirección Deportiva donde estarían Mendilibar como primer entrenador y su segundo Iñaki Bea; preparadores físicos, médico, fisios, utilleros, delegado etc...

Así, y sólo así, se escribe la historia del Éibar. Un club que ha sabido reinventarse, adaptarse a las nuevas realidades, al mundo de las “redes sociales”, de la “comunicación total” y que nunca pierde los papeles. De nada sirve que ahora esté tocando la gloria. Se trata de un proyecto a largo plazo que pasa por mantener al equipo entre los grandes de nuestro fútbol. Eso si, nadie les privarán de poder soñar con repetir la fábula de “David contra Golliat”. Algo que de cumplirse, podrán disfrutar los miles de aficionados repartidos por el mundo entero. El Éibar es el equipo de todo el mundo.