Público
Público

"La EPO somete a un riesgo evidente al organismo"

La médico Carmen Ferrer, autora de un informe sobre el riesgo de las autotransfusiones afirma que estas "no tienen sentido" en deportistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La médica Carmen Ferrer González, facultativa del Instituto Nacional de Toxicología y autora de un informe sobre el riesgo de las autotransfusiones sanguíneas, ha explicado en el transcurso del juicio de la operación Puerto que estos métodos 'no tienen sentido' para recuperar a un ciclista tras un esfuerzo físico intenso, tal y como defendía Eufemiano Fuentes, ya que los deportistas profesionales se recuperan 'simplemente hidratándose', y ha subrayado que la EPO 'somete a un riesgo evidente' a quien la recibe.

'Las autotransfusiones no están indicadas para recuperar a deportistas. En una persona que hace deporte, su organismo es capaz de recuperarse por sí mismo y, simplemente hidratándose y usando métodos habituales, va a volver a unas condiciones adecuadas. El médico que prescribe una autotransfusión tiene que justificarlo en un informe médico. No puedes poner un tratamiento sin un informe que lo justifique', señaló Ferrer, que redactó su informe en agosto de 2008, durante su declaración pericial en el juicio oral de la operación Puerto.

Al igual que otros testimonios similares de expertos a lo largo del primer mes, la quinta semana del juicio ha comenzado con un relato de las condiciones necesarias para realizar un transfusión que no cumplía Fuentes en su supuesta trama de dopaje: análisis médicos pormenorizados con analítica de sangre 'imprescindible', información previa al paciente, consentimiento informado o evaluación del estado del paciente tras el tratamiento, requisitos orientados a evitar los 'efectos negativos inmediatos o a largo plazo' que pueden surgir.

'Transfundir a una persona sana no tiene ningún sentido. Todas las bolsas tienen que estar bien rotuladas con el nombre del paciente, fecha de extracción. La sangre líquida se tiene que mantener a cuatro grados, aunque se puede ir deteriorando a pesar de una buena conservación. Lo ideal es que se emplee los cuatro primeros meses, después hay que desecharla', abundó la médica.

Respecto al nivel de hematocrito en un varón, explicó que 'lo normal es que nunca pase de 52' y que 'por encima se considera que puede tener riesgo'. 'Los efectos adversos pueden ser inmediatos como el gasto cardíaco que somete al corazón a un sobreesfuerzo, que puede dar lugar a un infarto y aumenta la posibilidad de trombos. Además, cuando sube el hematocrito la sangre fluye peor por los órganos .El riesgo es más alto durante el ejercicio, porque se deshidrata y aumenta el hematocrito de forma natural, hacemos que la sangre sea más viscosa todavía', señaló.

'No se puede realizar ninguna técnica invasiva por alguien que no sea personal sanitario'

En este sentido, el empleo de la EPO -hormona que aumenta el número de glóbulos rojos en la sangre y, en consecuencia, incremente el nivel de hematocrito-, 'somete a un riesgo evidente' al deportista que la recibe.

En cuanto a los niveles de EPO encontrados en ocho de las bolsas de sangre incautadas a Fuentes, reafirmó que la hormona era 'de origen exógeno' (no producida por el cuerpo) y que 'los niveles encontrados no son peligrosos para la salud'.

Además, Ferrer también apuntó que 'no se puede realizar ninguna técnica invasiva por alguien que no sea personal sanitario'. La semana pasada, el exciclista estadounidense Tyler Hamilton aseguró que un exciclista al servicio de Eufemiano Fuentes, el fallecido Alberto León, le realizó una reinfusión en una habitación de hotel durante el Tour de 2002. 'Con las mochilas térmicas perdemos la cadena de frío, nunca se puede hacer de esta manera', añadió la perito respecto al método reconocido por Fuentes para transportar bolsas de sangre.