Público
Público

Eufemiano Fuentes: "Jamás he perjudicado la salud de mis pacientes"

El juicio por la Operación Puerto queda visto para sentencia. La defensa del médico pide su absolución porque sus prácticas fueron legales "al margen de consideraciones éticas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El médico Eufemiano Fuentes ha asegurado, durante su turno a la última palabra en el juicio de la Operación Puerto, que en sus 35 años de ejercicio profesional 'jamás' ha perjudicado la salud de ninguna de las personas que ha tratado y que su fin como médico es 'proteger la salud, no dañarla'.

Fuentes, el único de los cinco acusados que ha ejercido su derecho a hablar antes de la conclusión del juicio, ha señalado: 'Solo decir que no entiendo de Derecho ni soy abogado, pero en los 35 años que llevo de ejercicio profesional jamás he perjudicado la salud de ninguno de mis pacientes ni he tenido reclamación alguna por daños producidos por mis tratamientos'.

'Respecto a este procedimiento, no tengo constancia que haya comparecido ningún paciente que haya podido acreditar daño alguno. El fin que persigo como médico es el de proteger la salud, no el de dañarla', ha concluido. La magistrada que ha presidido la vista, Julia Patricia Santamaría, ha declarado el juicio visto para sentencia, del que se han celebrado 24 sesiones, a las 14:18 horas.

Antes de la intervención de Fuentes, su abogado, Tomás Valdivielso, ha solicitado la absolución de su representado, ya que 'no se ha presentado prueba alguna' pese a 'los esfuerzos por criminalizar la conducta' del médico realizados por las acusaciones, teniendo en cuenta que sus prácticas eran 'lícitas y legales al margen de consideraciones estéticas y éticas'.

'Pese a los esfuerzos para criminalizar la conducta de fuentes, no se ha presentado prueba alguna. Al margen de consideraciones estéticas y éticas, eran lícitas y legales. El Colegio de Médicos de Madrid incoó un expediente disciplinario que se archivó al señalar que la actuación de los doctores Fuentes y Merino estaba ajustadas al código deontológico. Si el órgano encargado de solventar estos casos concluye que la 'praxis' medica era correcta, supondría una quiebra del principio de seguridad jurídica que se dictamine que eran contrarias a derecho', reclamó Valdivielso en su informe final.

El letrado pidió una sentencia que 'no sea ni histórica, ni ejemplarizante', como reclamaron las acusaciones, sino que 'cumpla estrictamente la ley'. 'Señoría, le corresponde la obligación de, desde su independencia, someterse al imperio de la ley. No se ha cometido ningún delito porque en 2006 el dopaje no era delito y si se hubiera cometido habría un error invencible porque los hechos juzgados están dentro de la más absoluta indefinición. La conducta que estamos juzgando en esta sala es de todo menos evidente', reclamó.

Por su parte, el abogado de Yolanda Fuentes, Ignacio Arsuaga, dijo no entender de qué se acusa a su representada, a quien 'ni a puñetazos se puede imputar un delito continuado' y su única culpa 'es ser hermana de Eufemiano Fuentes'. 'Todas las acusaciones han pasado de puntillas, pero se la acusa de autora o cooperadora necesaria, pero no sabemos de qué. El tipo delictivo es ser hermana de Eufemiano Fuentes. Siete años de pena de banquillo que ya ha cumplido, siete años de pena de telediario, sometida a la libertad de prensa, pero a Yolanda Fuentes le ha destrozado la vida', afirmó.

El letrado repasó las referencias a su defendida durante todo el proceso, en el que no se incautaron objetos con su nombre y los pocos testigos que la identificaron lo hicieron por su trabajo como médico en el equipo Kelme, salvo Jesús Manzano para el que pidió que se exijan responsabilidades por haber mentido en el juicio.

'Tiene dos conversaciones con su hermano, con el que comparte profesión. Durante 20 días de grabaciones llama dos veces y ni una sola conversación con Merino. ¿Eso es propio de un autor o de un colaborador necesario?', cuestionó Arsuaga. El letrado recordó que el juez instructor ya dijo 'que no existe ni una sola prueba de que haya cobrado por los delitos que se le imputan'.