Público
Público

Europa roza la perfección

Vencieron 5,5 puntos de seis. Por primera vez en sus 86 años de historia, la Ryder Cup llega al lunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los indicios se convirtieron en certezas. Los europeos iban por detrás en el marcador (6-4) cuando la luz se retiró de la jornada del sábado, pero los seis partidos que continuaban en juego dejaban ver que la situación era reversible. Los europeos comandaban todos ellos, aunque tenían que asentar sus ventajas para llegar a los individuales con confianza.

El sábado, Sergio García, que ejerce como vicecapitán del equipo europeo, expresaba su imposible deseo de que se pudiese seguir jugando de noche: 'ojalá hubiese iluminación para hacerlo'. La teoría afirmaba que detenerse beneficiaba a los americanos, que así podían reflexionar para intentar dar la vuelta a la tortilla.

Se esperaba otra jornada maratoniana, pero la lluvia dejó de nuevo el día resumido. El deseo de jugar desde las nueve (hora española) pronto se vio una quimera; hasta las 14.30 el agua no dejó a los golfistas salir al campo. En Gales, cuando llueve, lo hace sin clemencia. 'Allí es donde nace el agua', comentó Jiménez con su gracejo malagueño.

Aunque los europeos temían tanto tiempo detenido, el campo les puso en el borde de la perfección. Primero fueron Westwood y Donald, quizá los dos mejores del Viejo Continente, los que abrían el camino. Su encuentro de foursomes golpes alternativos a una misma bola entre los dos jugadores del equipo era el más avanzado y en el que más ventaja había. Todo fue a mejor. Los ingleses humillaron a Woods, que nunca antes había perdido en la Ryder por tanta diferencia. A falta de cinco hoyos por disputarse, la ventaja ya era de seis y el partido estaba concluido.

Tras ellos, todos los demás. Los norirlandeses McDowell y McIlroy dieron cuenta de Johnson y Mahan en el otro foursome. En los fourballs cada jugador tiene una bola, puntúa el mejor del equipo en cada hoyo Jiménez, que hacía pareja con Hanson, estuvo especialmente atinado para detener el potencial de Overton, que ha mostrado ser el americano más en forma. Harrington se deshacía de sus primeros golpes malos para dar el nivel que se le requiere a una estrella y ganar junto a Fisher su encuentro.

Poulter y Kaymer se aprovechaban del poco tino de Mickelson para también tomar el punto. Cinco encuentros, cinco victorias. Sólo los hermanos Molinari tenían problemas en su encuentro. Cink y Kuchar los dominaban en el 18, pero un golpe genial de Francesco igualaba la contienda. 5,5 puntos de seis, Europa arriba 9,5 a 6,5. La euforia era normal, con ganar cinco de los 12 individuales la Ryder saldrá de las manos americanas.

Si la lluvia lo permite, hoy los individuales empezarán a las 10.00 horas. Por primera vez en sus 86 años de historia, la Ryder tiene que jugarse un lunes. Hay también marcado un final, si a las 19.45 horas no se ha terminado la contienda, se repartirán los puntos que queden por jugarse. Europa lo tiene todo a su favor.