Público
Público

Evans, segundos fuera

El luxemburgués, que vuelve a quedarse con las ganas, paga su debilidad contra el crono

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decía Hitchcock que el suspense consistía en saber que iba a estallar una bomba debajo del sillón del protagonista mientras él leía el periódico tranquilamente sin saberlo. En cierto modo, ayer sucedió esto en la contrarreloj de Grenoble, con el Tour en aún en el alero. Todo el mundo sabía que Cadel Evans, mejor contrarrelojista que Andy Schleck, iba a ir restando uno a uno los 57 segundos que le separaban de la victoria de este Tour.

Salió con fuerza el australiano. Evans tiene más potencia que Andy, más masa muscular. Y fue arañando tiempo al líder de la general desde los primeros tramos. En el primero de los dos puntos intermedios cronometrados (aproximadamente el 40% de la distancia), el maillot amarillo detuvo el reloj en 21'09'. Pero Evans había registrado 20'33' (crono idéntico al de Contador) y le había robado ya 36 segundos. Incluso el otro Schleck, Franck, un escalador puro, aventajaba a su hermano (21'07'). ¿Quién señaló el mejor parcial? Tony Martin (20'12'), que fue dos veces repescado del fuera de control, sería el que terminaría ganando la contrarreloj.

Y fue a mitad de circuito cuando estalló la bomba. Cadel había enjugado la diferencia. Los parciales registrados a través de GPS ya le daban 58 segundos de ventaja sobre Andy Schleck. El australiano ya encabezaba la general y aún quedaban más de 20 kilómetros. Evans no se dio tregua. El líder del BMC se empleó a fondo en el repecho previo al segundo parcial cronometrado (kilómetro 28) y registró un crono de 40'33', una ventaja de 1'42' sobre el jefe de filas del Leopard. Contador pasó en 41'08', pero el mejor parcial siempre era para Martin (40'26').

El tercer tramo fue el mejor de Cadel Evans. Recortó un segundo a Tony Martin y distanció a un mundo tanto a Contador como a Andy Schleck. Bajo la pancarta de meta paró el reloj en 55'40'. Se quedó a sólo seis segundos de ganar la penúltima etapa y aventajó en 59 segundos a Contador (quinto en la general final). Andy Schleck registró 58'12' y se dejó el Tour una vez más por su debilidad contra el cronómetro.

¿Ganará alguna vez un Tour el pequeño de los Schleck? Si se analiza su historial, el luxemburgués lo va a tener difícil. Tiene sólo 26 años, pero ha coincidido con la generación de Alberto Contador y eso va a complicarle la tarea. Andy fue undécimo en 2008, su debut en la ronda gala, el año de la victoria de Sastre. A partir de ahí, ha encadenado tres veces la segunda posición, dos años detrás de Contador y ayer detrás de Evans. Andy debe tomarse en serio los estudios aerodinámicos. Sólo el trabajo en el túnel del viento puede mejorar su rendimiento en contrarreloj, que nunca será extraordinario. Pero un ganador potencial de un Tour no puede dejarse dos minutos y medio en una crono de 42 kilómetros.

Tony Martin, repescado dos veces del fuera de control, ganó la etapa

El análisis de la derrota de Andy Schleck (en un año en que tenía a Contador tocado por su cansancio del Giro y sus preocupaciones del TAS) le llevará a replantearse sus titubeos de las primeras etapas y la excesiva dependencia de los rivales para atacar, sólo corregida el día de la meta en el Galibier. Esa etapa, en la que se exhibió como nunca, es la que puede reforzar su autoestima de ciclista, que ayer quedó lastimada en la lucha en solitario contra el crono.

Cadel Evans gana el Tour con un minuto y medio de sobra. Ha sido el ciclista más completo de este Tour. Es un escalador, un hombre de potencia, desciende muy bien, domina la contrarreloj y trabaja cuando hay que trabajar al frente del grupo. Ha estado valiente cada vez que se ha quedado cortado en los Alpes. El australiano, que jamás ha tenido problemas con el dopaje, logrará hoy en París su primer Tour a los 34 años. El ciclismo ha sido generoso al fin con él. 'Se lo merece porque ha hecho una gran carrera y ha demostrado estar muy fuerte, por lo que es el justo vencedor', comentó Contador.

Samuel Sánchez concluyó la contrarreloj séptimo y en la general sucederá a Contador al superar a Cunego y terminar en sexta posición, a 4:55 del liderato. Sin embargo, el ciclista de Euskaltel subirá al cajón en París al proclamarse líder de la montaña. Un gran éxito.