Publicado: 05.03.2014 11:16 |Actualizado: 05.03.2014 11:16

El fiscal jefe de Audiencia se queja de una "injerencia" de Cardenal en el 'caso Neymar'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, se ha quejado ante el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, de lo que considera una "injerencia" del secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, en el caso Neymar por la defensa que ha hecho del Barcelona en un artículo de opinión.

En el escrito de queja, remitido a Torres-Dulce, Zaragoza lamenta que Cardenal, que habla de un Barça "acusado" y "acosado", esté poniendo en cuestión toda la actuación judicial que se inició a raíz de la querella que interpuso en la Audiencia Nacional el socio del Barcelona Jordi Cases contra el expresidente Sandro Rosell, y en la que el club blaugrana está imputado por un presunto delito fiscal, informaron fuentes fiscales.

En su extenso artículo, publicado el martes en El País y titulado Orgullosos del Barça, Cardenal se muestra contrariado por el proceso social y judicial que está viviendo el Barça por el fichaje de Neymar, que ha derivado en que Ruz impute al club, como persona jurídica, por un delito fiscal. "Me rebelo ante la desmesura a la que asisto estos días. No haría honor a la responsabilidad que me han confiado si callara mientras un escudo que ha aportado a nuestro deporte tanto como el que más es acosado y acusado. Ese escudo es patrimonio del deporte español, porque lo defendieron y defienden cientos de nuestros héroes", suscribe Cardenal, quien subraya que el Barcelona "no es sólo un activo fundamental de la Marca España. Es también un club polideportivo de referencia".

Ante la repercusión de este artículo, Cardenal, que es también presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), afirmó mediante un comunicado, que el organismo que dirige "debe velar porque el deporte sea un espacio de convivencia". Manifestó además "su respeto más absoluto a la independencia y actuación de la Agencia Tributaria y de los Tribunales de Justicia en cualquier procedimiento abierto frente a los clubes deportivos españoles". "Cualquier actuación contraria a la ley debe ser investigada, acreditada y sancionada. Y en este empeño contarán siempre con la colaboración del Consejo Superior de Deportes", sostuvo.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz imputó el pasado 20 de febrero a la entidad culé ante las sospechas de que pudo defraudar 9,1 millones de euros y no tributar en los contratos por valor de 37,9 millones que suscribió por el fichaje del jugador en los años 2011 y 2013. Tras esta decisión, la Junta Directiva del Fútbol Club Barcelona acordó el pasado 23 de febrero por unanimidad presentar una declaración complementaria a Hacienda por la que pagaba 13.550.830,56 euros, a fin de "saldar cualquier posible deuda" derivada de esta operación.

El instructor abrió esta causa el pasado 22 de enero tras admitir a trámite la querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases contra el entonces presidente de la entidad Sandro Rosell, quien se vio obligado a presentar su dimisión un día después. La Fiscalía sostiene que las transacciones económicas que sustentaron el fichaje de Neymar se basaron en "contratos simulados" y operaciones de "ingeniería financiera" que no respondían a la realidad y con las que se pretendía "cometer el engaño" a la Hacienda Pública.

El Fútbol Club Barcelona se ha personado este miércoles como imputado en la investigación que lleva el juez Pablo Ruz por el fichaje del jugador brasileño Neymar y ha designado un representante legal en este procedimiento, según han informado fuentes jurídicas. El abogado del club Cristóbal Martell ha presentado en el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional un escrito de personación después de que Ruz haya imputado al club un delito fiscal por este fichaje, y ha designado a una mujer como representante legal. El contrato de Neymar se firmó en Barcelona el 3 de junio de 2013 entre el jugador y su padre, de un lado, y Rosell y el presidente actual del club, Josep Maria Bartomeu, de otro, pero no entró en vigor hasta el 29 de julio de 2013, pactándose una duración de 5 años.

Ruz y el fiscal José Perals sospechan que hubo un fraude tributario de 9.100.800 euros. También creen que se ocultó a los socios del club la cantidad por la que se fichó al jugador brasileño, que el querellante Jordi Cases cuantifica en 40 millones del pago a la sociedad del padre de Neymar y 17,1 millones en concepto federativos al Santos, cantidades a las que añade 7,9 millones por un acuerdo sobre tres jugadores del Santos y 9 millones por dos partidos amistosos.

En este caso ya se ha personado, como acusación particular, la Agencia Tributaria a través de la Abogacía del Estado.