Público
Público

"El fútbol no podría sobrevivir sin la cultura"

Entrevista con Iván Campo, ex futbolista de la Premier y comentarista de IB3

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso de Iván Campo (San Sebastián, 1974) es diferente al de Milla. Para empezar, porque él sí fue campeón de Europa con el Real Madrid de Del Bosque formando una defensa de tres junto a Helguera y Karanka. Pero no sólo por eso, sino porque a los 29 años emigró a Inglaterra, a la Premier League, donde jugó en Bolton Wanderers e Ipswich Town. Así que tiene una visión distinta del negocio en esta época, en la que ya ejerce como futbolista retirado (desde hace sólo dos años) y comentarista de los partidos del Mallorca en IB3 Radio. 'Del periodismo se aprende mucho', asegura, 'incluso, cuando eres jugador'.

Usted también jugó en vestuarios llenos de jugadores ingleses. Según los prejuicios, tienen fama de ser más brutos y temperamentales, lejos de la cultura. ¿Hay tanta diferencia con respecto a los españoles?

Cada futbolista es como es y hay que respetarlo. Cada uno se dedica a ejercer su profesión como es y como mejor sabe. Yo no voy a caer en la tentación de generalizar, porque no creo que sea correcto clasificar a los futbolistas según su procedencia, porque no es así. Otra cosa es que, según el país, el fútbol se entienda de una manera u otra, por ejemplo la Navidad de la Premier es incomparable cuando van las familias juntas a ver los partidos...

Ha vivido 18 años de fútbol. ¿Ha cambiado mucho la mentalidad del futbolista?

Ha cambiado, claro, pero han cambiado sobre todo los medios. Antes, si querías pasar el rato en la concentración, a lo mejor no te quedaba otro remedio que jugar a las cartas o encerrarte en la habitación a leer un libro, había lo que había, pero ahora existen tantas posibilidades... Lógicamente, no tiene nada que ver. Pero eso no quiere decir que los futbolistas de hoy estén más preparados que los de ayer. Insisto en lo que he dicho antes: no se puede generalizar.

¿Los libros son compatibles con el fútbol?

Sí, yo he visto compañeros que se pasaban horas leyendo... Pero también he visto a jugadores que llevan ordenadores, vídeos o que, como yo en Inglaterra, iban acompañados con el diccionario. Precisamente, una de las cosas que descubrí al salir fuera es que, si quieres disfrutar del fútbol inglés, tienes que aprender el idioma. Me marqué ese reto y lo conseguí.

¿Ahora, incluso, entiende una película en inglés?

Hombre, tanto como eso no sé. Quizá sea un poco complicado. Tampoco es lo mismo el inglés escocés que el de Londres. Pero más o menos me defiendo, vaya. Fue algo que me dejó el fútbol.

¿Usted entiende que fútbol y cultura son compatibles o que el fútbol no podría sobrevivir sin la cultura?

Sin ninguna duda. Pero esto no es de ahora, sino de siempre. Yo me acuerdo cuando llegué al Madrid. Venía del Mallorca y me encontré que aquí todo tenía una trascendencia enorme. No se podía ni entrar a la Ciudad Deportiva. Era la época de los Ferraris con Mijatovic, Suker, Raúl... Pero la única diferencia de ese vestuario respecto a otros en los que he estado era la repercusión. Por lo demás, era igual. Había gente que leía, otra que jugaba a las cartas e, incluso, en aquella época más, porque no teníamos tanta tecnología como ahora.