Público
Público
EliteSport

Fútbol Vero Boquete: la niña que desafió al fútbol

Es la mejor futbolista española de la historia. Con un título de Liga de Campeones a sus espaldas, su compromiso y esfuerzo por lograr llevar al balompié femenino donde se merece está fuera de toda duda.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Vero Boquete celebra un gol en un partido con la selección española. /EIDAN RUBIO (RFEF)

Vero Boquete celebra un gol en un partido con la selección española. /EIDAN RUBIO (RFEF)

Peregrina del fútbol, ha labrado su propio camino en el mundo del balompié a fuerza de lucha, sacrificio e ilusión. Desde que comenzara a jugar siendo una cría hasta la fecha, su esfuerzo incansable y su descomunal talento la han llevado a ser un referente para las niñas, y también niños, que practican este deporte. En los terrenos de juego de categorías inferiores ya empieza a sonar con fuerza: “mamá, papá, de mayor quiero ser Vero Boquete”.

“Saber que ahora las niñas sí pueden soñar con ser futbolistas para mí no tiene precio”, destaca en una entrevista a Revista Elite Sport la actual futbolista del PSG, quien recuerda cómo fueron sus inicios: “Desde que comencé a andar siempre estaba jugando al balón. Empecé porque mi padre era entrenador y mi hermano también jugaba. Entré en mi primer equipo con cinco o seis años y era la única niña en mi ciudad que jugaba al fútbol. Había una norma que nos prohibía jugar con los niños, con lo cual mi primer año me lo pasé entrenando y yendo a los partidos, pero sin poder saltar al campo. Ahí fue la primera vez que me di cuenta de que me iba a encontrar más trabas fuera que dentro del campo. No fueron unos comienzos fáciles porque te sientes diferente, sabes que eres diferente, no creces con referentes, no creces sabiendo que hay muchas cosas que son posibles. Tenía compañeros con la ilusión de ser profesionales y yo por el hecho de ser mujer parece que no podía siquiera soñar con eso. Sin embargo, la cosa acabó casi mejor para mí que para ellos”.

"No hago nada especial, no salvo vidas, no hago cosas mágicas"

Verónica, que estuvo jugando al fútbol con niños hasta los 15 años, tiene como uno de sus leitmotiv la siguiente frase: “No consigues lo que deseas, consigues lo que trabajas y mereces”. En este sentido, resalta los obstáculos que se ha encontrado en su carrera profesional: “Ser mujer, ya no sólo en el mundo del fútbol sino en el mundo en general, sí que te dificulta las cosas. Parece que tienes que demostrar mucho más. Yo crecí sin referentes femeninos, sin saber que había Mundiales o Eurocopas. Pero es cierto que eso está cambiando y ese es el mensaje, que las niñas que vienen detrás vean que hay un mundo de posibilidades, que intentemos cambiar esa mentalidad social, que se vaya más hacia la igualdad y cada vez sea más normal ver a niños y a niñas jugar juntos”.

Vero Boquete es uno de los emblemas del fútbol femenino, capitana y abanderada de la selección española y una de las máximas figuras del París Saint Germain. Su currículum es brillante: primera jugadora española en ganar la ‘Champions League’, nominada entre las finalistas para el Balón de Oro y medalla de Bronce al Mérito Deportivo, entre otros títulos y distinciones. Pero todavía la distancia entre fútbol masculino y femenino es sideral en cuanto a repercusión, contratos de imagen, sueldos... ¿Qué siente Vero Boquete?: “Lo que más siento es rabia, simplemente que por el hecho de ser mujer parezca que no puedas llegar a conseguir todo eso. Pero al mismo tiempo te da una fuerza extra y un compromiso, una responsabilidad para pelear por mejorar la situación, igual que otras muchas lo hicieron antes que las que estamos ahora. A nosotras nos toca nuestra pelea y poder dejar un futuro mejor a las que vienen”.

"Ser humilde y restar importancia a los reconocimientos individuales es lo que se debería hacer siempre"

La compostelana contribuye desde dentro a esa lucha para lograr una mayor aceptación del fútbol femenino y valora positivamente las iniciativas y ayudas que están llegando desde Federación, Liga, clubes, instituciones, patrocinadores y medios de comunicación. “Había que empezar a girar esta rueda y yo creo que se está haciendo. Esto nos hace llegar a más gente, nos ayuda a cambiar la mentalidad y todo eso tiene un retorno. Lo que hacía falta era marcar un camino entre todos y poner la rueda a girar. Se está haciendo y ahora intentaremos que esa rueda gire cada vez más para poder cuanto antes igualarnos a otros países”, explica la internacional española.

Boquete ha forjado su carrera profesional en España, Estados Unidos, Rusia, Suecia, Alemania y ahora en Francia. Toda una peregrina del fútbol que quiere alcanzar éxitos también con la selección española y que valora al grupo por encima de las individualidades: “Esto es un deporte colectivo y sin mis compañeras no llegaría al nivel en el que estoy. Tampoco lo haría sin mis entrenadores, sin el apoyo de mi familia y mis amigos. Sé lo que me ha costado llegar y lo mucho que tienes que sacrificar. Pero tampoco hago nada especial, no salvo vidas, no hago cosas mágicas. El ser humilde y restar importancia a los reconocimientos individuales es lo que se debería de hacer siempre”.

Vero Boquete besa el trofeo de Liga de Campeones. /CORDON PRESS

Vero Boquete besa el trofeo de Liga de Campeones. /CORDON PRESS

Ese devenir por el mundo le ha servido, además de compartir vestuario con futbolistas de la talla de Marta (“es la mejor futbolista de la historia”) o Alex Morgan, para “ver que es posible algo mejor”. En su breve repaso por los países en los que ha estado recuerda que en Estados Unidos el fútbol es el primer deporte, que en los países nórdicos hay mayor igualdad y que en Alemania o Francia los clubes con equipo masculino se vuelcan también en apoyar al femenino: “Eso lo cambia todo desde la base porque las niñas quieren jugar al fútbol, sus referentes femeninos son auténticos iconos mediáticos y los padres quieren que las niñas jueguen. Todo eso te motiva, sabes que hay opciones y que se puede hacer en tu país. Eso es lo que se está intentando ahora y creo que en los próximos años el fútbol femenino va a avanzar muchísimo y ya se está notando tanto en la Liga Iberdrola como en los partidos de la Selección. Cada vez hay más aficionados, más niñas que practican y juegan al fútbol y eso sólo puede ir a mejor”.

Vero Boquete es activa también en la formación y se muestra como un ejemplo en aquello que quiere conseguir. En este sentido es propulsora de su propia Escuela de Fútbol, un proyecto que pretende fomentar la igualdad desde el deporte. “Todo el grupo de trabajo de mi escuela son amigos de mi ciudad, gente preparada, entrenadores licenciados. Todas las actividades que hacemos son mixtas y en lo que más nos centramos es en transmitir valores. Sé que ahora mismo soy un referente para muchas niñas y niños y pretendo usar eso de la mejor manera y poder ayudarles también”.

“Para vivir y disfrutar de la vida tienes que soñar, ilusionarte con objetivos y luego, en mi caso en concreto, va relacionado al deporte"

Todo ese apoyo para el fútbol femenino está incluido dentro de su filosofía de vida: “Dream to live, live to play, play to win'' (“soñar para vivir, vivir para jugar, jugar para ganar”). “Para vivir y disfrutar de la vida tienes que soñar, ilusionarte con objetivos y luego, en mi caso en concreto, va relacionado al deporte. Es lo que hago, vivo para jugar, es mi profesión, es mi pasión, y luego siempre que juego lo hago para ganar. Es una frase motivadora tanto para mi vida en general como para el fútbol en concreto”, señala Vero Boquete.

Vero Boquete celebra un gol con el FFC Frankfurt. /CORDON PRESS

Vero Boquete celebra un gol con el FFC Frankfurt. /CORDON PRESS

España, a superar los cuartos en la Eurocopa

“Con Jorge Vilda han cambiado las formas de trabajar, de preparar partidos, de seguimiento de las jugadoras"

Entre el 16 de julio y el 6 de agosto próximos se disputará en Holanda el Campeonato de Europa Femenino, con las expectativas de alcanzar los cuartos de final como en el anterior Europeo, destacando que “todo lo que sea superar eso será un éxito”. “Tenemos un grupo complicado. Lo bueno es que conocemos a los rivales porque nos hemos enfrentado hace poco tanto a Portugal, como Escocia e Inglaterra. Sabemos que son rivales a los que les podemos hacer frente. Luego veremos cuál es nuestro rendimiento y si realmente estamos en ese nivel”, señala Vero, quien resalta que “el grupo está muy bien, con una mezcla de generaciones muy comprometidas y con muchas ganas de tirar del fútbol femenino español y de hacer algo grande en la Eurocopa”.

Corren nuevos tiempos para la selección española, que se iniciaron hace alrededor de un año y medio con la destitución del anterior seleccionador, Ignacio Quereda, técnico en el que las futbolistas habían perdido la confianza. “Con Jorge Vilda han cambiado las formas de trabajar, de preparar partidos, de seguimiento de las jugadoras. A nivel de grupo ha habido un cambio de aires, de mentalidad y hay más ilusión. Independientemente del entrenador que viniese es algo que el grupo necesitaba”, sentencia la gallega.

Vero Boquete en un partido con la selección española. /EIDAN RUBIO (RFEF)

Vero Boquete en un partido con la selección española. /EIDAN RUBIO (RFEF)

"En los próximos años el fútbol femenino va a avanzar muchísimo"

En su búsqueda de sueños, de vida y de victorias, el Campeonato de Europa podría completar una brillante carrera para la futbolista. En ese caso la llevaría a realizar otra etapa del Camino de Santiago, recorrido con el que cumple su promesa al ganar algún título o conseguir un objetivo importante. “Todavía tengo que hacer alguna etapa que me quedó pendiente, por la clasificación al Mundial y la’ Champions conseguida. Nació en la primera Copa de la Reina que conseguí con el Espanyol, que dije que si la ganábamos haría una etapa del Camino. Es mi ciudad, normalmente la hace gente de fuera y para mí tenía valor sentimental unirla a la consecución de cada título”.

Esos sentimientos y emociones son los mismos que la llevan en ocasiones a jugar con el número 21 en memoria del malogrado Dani Jarque, con quien compartió club en el primer año de Verónica en el Espanyol. “Yo jugaba con el 21 porque justo tenía esa edad. Mi idea era cambiarlo al número 9, que era el que más me gustaba. Y pasó lo de Jarque. Fue algo que conmocionó a todo el club, a todos los aficionados y a todos los que formábamos parte del equipo. Desde ese momento siempre que he podido he jugado con el 21 en su memoria, es un número al que le guardo mucho cariño”, recuerda.

Talento, esfuerzo, sacrificio y pasión al servicio del fútbol. Ingredientes que mezclados son la nueva fórmula para que las niñas ya no sólo quieran ser princesas, para que ahora quieran ser Vero Boquete.

Revista Elite Sport para PC

Descarga la app en Google Play

Descarga la app en Apple Store