Público
Público

Ginés Meléndez: "Las normas hay que cumplirlas"

El entrenador de la selección sub-19 le quitó la bandera de Asturias a uno de sus jugadores por una nueva norma de la Federación. En 2005, Arizmendi celebró los Juegos del Mediterráneo con una bandera franquista con &eac

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La selección española sub 19 ha llegado a la sede de la Federación con la copa que les acredita como actuales campeones de Europa. Durante el acto el seleccionador Ginés Meléndez ha querido restar importancia al hecho de que ayer le quitara sin mediar palabra y por sorpresa la bandera de Asturias a su jugador Muñiz durante la celebración. Meléndez se ha escudado en 'las normas de la casa'. En concreto, a la nueva norma que impide portar una bandera que no sea la española antes de subir a por las medallas. El seleccionador asegura que fue un error suyo al no recordarles a los jugadores que no podían portar ninguna que no fuera la de España.

El otro de los implicados, el jugador Juan Muñiz, también ha tratado de restar importancia al asunto: 'Son normas de la Federación. No le damos ninguna importancia, lo importante es que somos campeones, el resto son tonterías. Después en el vestuario nos dimos un abrazo de campeones, está todo olvidado', aseguró el jugador asturiano.

Lo cierto es que una vez concluido el partido, y antes de recoger el trofeo, otros jugadores portaban banderas, como el caso de Morata, con una de España con un toro impreso. El gijonés Muñiz, por su parte, tenía la bandera asturiana a modo de capa. Pero Ginés Meléndez, al percatarse, fue directo hacia él, se la arrebató y se la llevó.

 

No es la primera vez que el actual entrenador de la selección Sub-19 protagoniza una polémica relacionada con una bandera. En 2005, cuando España ganó los Juegos del Mediterráneo con él como míster, el futbolista Javier Arizmendi salió a celebrarlo con una bandera franquista.

La polémica ha desencadenado todo tipo de reacciones. La más llamativa, la del coordinador de IU de Asturias, Jesús Iglesias, el cual ha asegurado que el gesto del entrenador demuestra que 'los fachas están crecidos'.