Público
Público

Götze, el Justin Bieber del fútbol alemán

Nadie como el '10' simboliza el espíritu rebelde y juvenil que ha imprimido Klopp al Borussia. Su talento y desparpajo han encandilado a Guardiola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Recién estrenada la veintena, luce todavía una sonrisa casi infantil, ojos brillantes y mofletes pronunciados. Todo reunido en una cara de no haber roto nunca un plato y rematada en una cabellera rubia mechada con un leve tupé. Su estrellato le ha sobrevenido casi sin avisar. Las colegialas alemanas llenan sus carpetas con fotos suyas, vestido de amarillo o de calle. Es todo un sex simbol. Y él se deja querer. Le gusta ir a la última moda, aprovechar el momento, lucir nuevos peinados y portar lo que marca tendencia. Y por si fuera poco, no solo guarda parecido físico con el pop star Justin Bieber sino que ¡le gusta su música!

Pero Mario Götze es mucho más que una cara bonita, mucho más que un producto efímero explotado por las grandes productoras. Se trata de un futbolista excelso, de esos llamados a marcar una época. Su talento le ha situado con apenas 20 años entre los más grandes del fútbol europeo cuando millones de chavales de su edad están iniciando una carrera o meditan qué hacer con su vida. Götze lo tuvo muy claro desde el principio. Lo suyo era eso de jugar con los pies a dar patadas a un balón. Dejó los estudios pese a la desilusión de su padre, una eminencia universitaria en Dortmund. 

De momento le ha ido bien pero el señor Jürgen Götze le advierte de que el fútbol es un sprint, que en unos años se retirará y necesitará tener una base formativa para encarar el resto de su existencia. Por ahora, ese debate lo han aparcado en la casa de los Götze. También el hermano de Mario, Fabian, es futbolista y juega para el VfL Bochum II. Mario todavía se pregunta de dónde les vino el talento. Será de jugar todo el día en cada rincón, como solían de pequeños en las calles de Memmingen. Y es que Mario vive por y para el fútbol desde que ni siquiera tenía uso de razón. Hasta de las tareas domésticas se libraba hace unos años con la excusa del balón.

Los grandes del fútbol alemán se quedan sin palabras para alabar sus cualidades. Ha impuesto un estilo que caracteriza al nuevo fútbol alemán, que pretende alejarse de la fortaleza y asemejarse al juego de toque español. Y Götze, junto con Özil, son los paradigmas de ese cambio. Su metro y 76 centímetros le hacen un futbolista ratonero, habilidoso y veloz. 'Tiene un buen cambio de ritmo, tiene velocidad, lleva el balón pegado al pie, es buen asistente, busca el uno contra uno, en definitiva tiene todas las cualidades que debe tener un gran mediapunta', ensalza de él Miguel Gutiérrez, periodista nacido en Dortmund y especialista en el fútbol alemán. 

Cuando tenía seis años, toda la familia hizo el petate y se mudó a Dortmund. Allí comenzó a jugar en las categorías inferiores del Borussia, creció como persona y se formó como futbolista. Hasta que un buen día Jürgen Klopp le echó el ojo y le hizo debutar en el primer equipo con solo 17 años el 21 de noviembre de 2009 ante el Mainz 05. Tras el parón invernal, el técnico no se lo pensó y le hizo ficha en el primer equipo. Desde entonces, Götze se ha hecho un indiscutible en el equipo y ha sido fundamental para que el Borussia pasase de estar al borde de la desaparición a conquistar dos Bundesligas seguidas, una Copa de Alemania y alcanzar unas semifinales de Champions quince años después.

La temporada 2010/11 fue la de su confirmación. Convertido en uno de los pilares en el equipo de Klopp, con solo 18 años y 167 días se convirtió en el jugador más joven en debutar en la Mannschaft superando en precocidad al mítico Uwe Seeler. Fue en un amistoso contra Suecia el 17 de noviembre de 2010. Y eso que antes ya había sido habitual en las categorías inferiores de la selección germana, con la que conquistó el Europeo sub'17. El temporadón que se marcó le valió obtener el trofeo Golden Boy al mejor jugador joven de Europa.

La acumulación de partidos le pasó factura en su segunda temporada. En enero de 2012 sufrió un desgarro en ligamento del hueso púbico por estrés y tuvo que frenar en seco su progresión hasta el mes de abril. Al final de temporada, con Götze ya recuperado, el Borussia logró la reedición de la Bundesliga y la consecución de la Copa. Y este año los éxitos de equipo y jugador siguen yendo de la mano. Götze ha madurado. Ha mejorado, se ha reconvertido y jugando más por el centro ha aumentado su faceta goleadora. Diez goles en Bundesliga, cuatro en Copa y dos en Champions le avalan y complementan su especialidad como asistente. Y el Borussia ha hecho del Westfalenstadion un fortín y ha recuperado la gloria pasada en Europa al alcanzar las semifinales de la Champions aunque en casa ha tenido que ceder la corona al imparable Bayern. Precisamente la próxima casa de Götze.

Götze tendrá de compañero el año que viene a Javi Martínez, otro fichaje millonario del Bayern. EFE

Del amarillo al rojo. Del Signal Iduna al Allianz. Y de Klopp a Pep. Un traspaso que ayer revolucionó al fútbol alemán. Y todo por una cláusula de 37 millones de euros que firmó en marzo de 2012 y que ahora ha hecho efectiva el Bayern. 'Con esa cláusula estaba claro que tarde o temprano Götze quería salir del Borussia y cualquier equipo podía haberla pagado', advierte Miguel Gutiérrez. Pero ha sido el Bayern, que cumple el primer deseo de su próximo técnico a golpe de talonario.

Lejos de pararse a pensar la idoneidad del momento del anuncio, con unas semifinales de Champions ante el Real Madrid por delante, al Borussia se le abre ahora un importante agujero para el que ya busca una solución. La noticia ha caído como un jarro de agua fría. Gutiérrez cree que 'esta noche va a haber pitos contra él, pero solo al principio, la afición del Borussia tampoco quiere que el equipo termine molesto por la situación'.  Separar lo racional de lo emocional siempre es complicado. Y en el fútbol, mucho más.

Por su parte, el Bayern apuntala un equipo que ya demostró anoche que está pletórico. El relevo de Guardiola por Heynckes casi se antoja ahora como una frivolidad. Y el fichaje de Götze como un bendito problema. 'Es difícil la pregunta de dónde va a poder encajar en el Bayern. Yo le veo solamente en la posición de Robben o jugando por el centro pero todo depende del sistema con el que quiera jugar Guardiola', considera Gutiérrez. Con un  4-2-3-1 con Mandžukić arriba encajaría en la mediapunta, pero ahí también se encuentran hombres de la talla de Müller o Kroos. Pero esas cuestiones las tendrá que empezar a resolver Pep a partir de julio. Lo que está claro es que se encontrará a un admirador, como ya confesaba el propio Götze en una entrevista en 2011 a la revista Panenka: 'Guardiola no jugaba exactamente en mi posición, así que en ese sentido no es mi icono de futbolista. Pero sí como técnico. La filosofía que imprime a su equipo tiene mucho que ver con sus 12 títulos en tres años'.