Público
Público

Goleados por el alcohol

Escándalos de Gascoigne y Ortega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Probablemente morirá pronto', pronosticó Regan, hijo de Paul Gascoigne, a finales de 2008. 'Cuando estoy solo, lloro', confesó Ariel Ortega hace un año. Gazza, mítico ex futbolista inglés, y Burrito, jugador argentino del River Plate, habilidosos regateadores ambos, son incapaces de driblar al alcohol, el más destructivo rival con el que se han enfrentado jamás.

Gascoigne, de 42 años, fue detenido el domingo por la noche en un local de comida para llevar de Yorkshire, al norte de Inglaterra. La policía arrestó al ex centrocampista junto con otro individuo bajo la sospecha de que ambos se encontraban en estado de embriaguez y conducían un vehículo. Ayer, tras el pertinente interrogatorio, quedó libre.

El ex centrocampista del Newcastle, Tottenham, Lazio y Glasgow Rangers, entre otros, comenzó a beber sin freno en 1996, tras su estelar actuación en la Eurocopa organizada precisamente en Inglaterra. Desde entonces, sus escándalos tras los partidos de su club y de la selección fueron constantes y sonados. 'Llegué a beber cuatro botellas de whisky al día', desveló en un momento de lucidez. Ha pasado por clínicas de desintoxicación, por Alcohólicos Anónimos e incluso fue internado obligatoriamente en un hospital psiquiátrico. Todo en vano.

Al otro lado del Atlántico, en Argentina, el futuro de Ariel Ortega en River Plate pende de un hilo. El Burrito, que el mes próximo cumple 36 años, no se presentó en la concentración del equipo el pasado viernes por la noche. Estuvo de juerga, apareció el sábado por la mañana y su entrenador, Leonardo Astrada, no lo alineó el domingo ante el Rosario Central.

El ex delantero del Valencia se entrenó ayer puntual y normalmente, pero Daniel Pasarella, presidente de River, le dará un ultimátum: o inicia un proceso serio de desintoxicación o tendrá que abandonar el club. La lista de accidentes de tráfico, peleas y escándalos persiguen al Burrito Ortega desde hace 14 años.