Publicado: 18.12.2014 00:03 |Actualizado: 18.12.2014 07:26

Las guerreras olvidadas

El fútbol sala femenino español goza de las mejor liga del mundo, así como de varias de las mejores jugadoras, pero su repercusión en los medios de comunicación es mínima. Reclaman la oficialización de torneos internacionales y una mayor difusión a nivel nacional

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
España y Portugal se vieron las caras en las semifinales del Torneo Mundial de Costa Rica

El fútbol sala femenino sigue luchando por adquirir una mayor repercusión

MADRID.- Nadie descubre América al afirmar que el deporte femenino sigue sin conseguir esquivar aún el ostracismo de medios de comunicación y patrocinadores. Pese a sus éxitos en distintas disciplinas y el gran nivel de sus ligas, su reconocimiento es ínfimo y, en algunos casos, casi nulo. Uno de los deportes más olvidados es, sin duda, el fútbol sala femenino. España cuenta con la mejor liga del mundo, así como con varias de las mejores jugadoras del planeta, pero más allá de los aficionados de los clubes donde compiten, que lo pueden comprobar jornada tras jornada, nadie lo sabe. Algo que no impide a estas guerreras pelear día tras día, con los medios que tienen a su alcance, de lograr que su deporte adquiera una mayor relevancia. 

Este mes de diciembre, en Costa Rica acaba de finalizar el V Torneo Mundial de Fútbol Sala Femenino, donde la Selección Española finalizó en tercera posición. Pese a ser una de las grandes favoritas del campeonato junto con Brasil, que se alzó con su quinto entorchado, finalmente Portugal apeó al combinado nacional en semifinales, obligando a las chicas de José Venancio a disputar la final de consolación ante el país anfitrión, Costa Rica. Pese al regusto amargo de haber perdido la oportunidad de disputar una nueva final en este torneo, el seleccionador español no ha querido dejar de destacar el "gran trabajo" que las jugadoras han llevado a cabo desde las concentraciones, que empezaron allá por el mes de agosto.

El seleccionador nacional, José Venancio

Venancio es además el seleccionador de la selección absoluta del fútbol sala masculino, combinando así ambos cargos en una tarea que apenas le deja pasar por casa "dos o tres días al mes". Sin embargo, el técnico reconoce que, pese al gran trabajo que implica estar al frente de dos equipos nacionales, lo asume sin problemas ya que "le damos muchísima importancia" a la selección femenina, poniendo desde la Federación Española de Fútbol "todos los medios de los que disponemos" para trabajar con la mayor profesionalidad posible. A este respecto, Venancio señala también que en ningún otro país las selecciones trabajan como lo hacen en nuestro país, ya que la mayoría de ellas ni siquiera se concentran antes de la disputa de la cita mundialista. Esto ha provocado que muchas otras federaciones vean a la española como el ejemplo a seguir para comenzar a crear una estructura que permita hacer crecer al fútbol sala femenino en sus respectivas naciones. 

La presencia de técnicos con el nivel de compromiso de José Venancio es celebrada desde la Asociación de Clubes de Fútbol Sala Femenino, donde su presidenta, Julia Pindado, ejemplifica uno de los mayores exponentes de la lucha por conseguir que este deporte alcance una mayor repercusión a nivel nacional en los medios de comunicación. Tras toda una vida dedicada al fútbol sala como jugadora -fundó el primer equipo de fútbol sala de la Universidad Complutense en 1989- sigue peleando ahora desde la presidencia de la ACFSF.



Julia Pindado:  "Al menos las jugadoras ya no tienen que pagar por jugar"


Desde sus años como futbolista, en donde tenían que hacer frente a todos los gastos derivados de la práctica de este deporte, hasta la actualidad, Julia reconoce que este deporte y su aceptación ha evolucionado mucho con el paso del tiempo -"al menos las jugadoras ya no tienen que pagar por jugar"-, destacando la creación de unas escuelas de fútbol sala femenino para que las más jóvenes inicien desde edades tempranas su practica, creando así una importante cantera de futuras futbolistas. Aunque no duda en reconocer que el trabajo llevado a cabo hasta la fecha ha sido bueno, para la presidenta de la ACFSF el mayor reto es hacerse por fin un hueco entre los medios de comunicación.


La Primera División del fútbol sala femenino es reconocida tanto por dirigentes, entrenadores, jugadoras y aficionados como la mejor Liga del mundo, obteniendo buenos resultados de audiencia en comparación con otras disciplinas deportivas siempre que han sido emitidos sus encuentros. Algo que no es muy habitual, así como su difusión en los medios webs y papel -pese que desde la propia Asociación su responsable de prensa, Gustavo Voces, elabora todas las semanas las previas y las crónicas de todos los equipos de Primera y Segunda División- y que Julia lamenta, ya que para la Asociación es "inviable" producir por ellos mismos la retransmisión de estos partidos, generando así un bucle del que es muy difícil salir: sin patrocinadores no hay dinero; sin dinero no se producen programas de fútbol sala femenino; sin la producción de estos programas no hay difusión en televisiones y radios; sin difusión los patrocinadores no invierten dinero.

España alcanzó el tercer puesto al imponerse a Costa Rica

España alcanzó el tercer puesto al imponerse a Costa Rica / RFEF

Existen casos muy concretos, como la organización de la Copa de la Reina en Burela la temporada pasada, en la que los medios locales sí que se vuelcan con la difusión de este deporte. En otros, como en la celebración del Torneo Mundial que tuvo lugar en Ciudad Real, la televisión local sólo emitió la final, pese a la buena acogida que tuvo. Por ello, pese al trabajo de la Federación Española en muchos aspectos por profesionalizar la práctica de este deporte en todos los aspectos -el fútbol sala femenino español es referente para otras Federaciones-, desde la ACFSF demandan una mayor implicación a la hora de promocionar y divulgar este deporte, ya que consideran que disponen de más medios que desde la Asociación para que a nivel nacional gane difusión. 

A nivel internacional, uno de los primeros pasos que desde la ACFSF se pide es que, por fin, la FIFA reconozca como oficial el Torneo Mundial que a día de hoy es únicamente de carácter oficioso. En este sentido coinciden también varios entrenadores, como es el caso de Ángel Orejón, técnico de la Agrupación Deportiva Alcorcón Fútbol Sala Femenino. El míster tiene claro que para dar un mayor impulso a este deporte es indispensable que por fin el máximo organismo del fútbol "haga oficial este torneo. Esto significaría que la repercusión de este deporte crecería enormemente y posibilitaría la llegada de un mayor número de sponsors, al disputar un campeonato que no es de carácter oficioso", asegura.

Ángel es otro buen ejemplo de la nueva hornada de técnicos que apuestan por el fútbol sala femenino, pese a las dificultades que desentraña, entre otras muchas, el poder cuadrar los horarios de todas las jugadoras para poder realizar los entrenamientos. Y es que pese a ser la mejor liga del mundo, este deporte, como otros muchos en nuestro país, no permite a quienes lo practican profesionalmente vivir de él. Un amplio porcentaje de futbolistas compaginan su pasión por el fútbol con su formación académica o su puesto de trabajo, siendo común encontrar en los vestuarios de Primera División a un gran número de jugadoras que poseen un título universitario.

Derbi madrileño entre el Alcorcón FSF y el Futsi Atlético Féminas

Derbi madrileño entre el Alcorcón FSF y el Futsi Atlético Féminas / ACFSF


En el vestuario de Orejón, sin ir más lejos, hay psicólogas, fisioterapeutas o licenciadas en ciencias de la actividad física y del deporte, como es el caso de Natalia Orive. A sus 26 años, la jugadora alfarera reconoce que "no ven como un problema" el compaginar la formación con los entrenamientos, algo que tienen interiorizado al saber la dificultad que conlleva el obtener mejores salarios, debido a la falta de patrocinadores. Orive es además la presidenta de la Asociación de Jugadoras de Fútbol Sala, que luchan para mejorar las condiciones de las futbolistas y asesorarlas jurídicamente siempre que lo necesiten. Uno de esos objetivos, entre otros muchos, es dejar atrás los contratos verbales entre las jugadoras y los directivos de algunos clubes, que en algunos está provocando la acumulación de impagos.

Pese a la realidad que rodea al fútbol sala femenino, quienes lo viven y luchan día a día por mejorarlo se muestran optimistas sobre su futuro. La buena acogida que presenta a nivel social, con pabellones llenos en numerosos encuentros, la calidad de sus jugadoras, la profesionalidad de sus entrenadores y el trabajo que desde los diferentes clubes se está haciendo a nivel base confirma que el fútbol sala femenino en España tiene argumentos de sobra para alcanzar una mayor repercusión informativa. Solo falta una chispa que haga prender la mecha del interés de los medios de comunicación por seguir, según Julia, al deporte femenino -y masculino- "que más se practica, pero que menos difusión tiene".