Público
Público

Hoeness podría ser condenado a prisión por fraude fiscal

El presidente del Bayern reconoció que había escondido a la hacienda alemana 20 millones de euros en una cuenta de Suiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, ha declarado que piensa callar y que denunciará a aquellos medios que publican informaciones falsas sobre su caso de fraude fiscal por ocultar a la hacienda alemana una cuenta multimillonaria en Suiza.

'Contra los excesos de algunas informaciones pienso defenderme con abogados', afirma Hoeness en declaraciones al rotativo Münchner Merkur, en las que comenta que a un periódico de la capital bávara las noticias publicadas 'le van a resultar realmente caras'.

Además subraya que se va a 'retirar unas semanas al campo antes de hacer declaraciones' sobre el caso, que levantó el semanario Focus al anunciar que una fiscalía de Múnich investiga al alto funcionario deportivo y empresario de 61 años por fraude fiscal.

El tabloide Bild anuncia a su vez que Hoeness podría ser condenado a una pena de prisión por fraude fiscal al esconder del fisco alemán una cuenta en Suiza con unos 20 millones de euros con la que ha realizado negocios especulativos desde hace mas de 10 años. El rotativo Bild destaca que si la fiscalía encargada del caso no acepta la autodenuncia presentada por Hoeness en enero, este podría ser condenado a una pena de cárcel sin libertad condicional, ya que la ley alemana contempla ese castigo para fraudes superiores al millón de euros.

Mientras Bild asegura que Hoeness ha entregado ya al fisco alemán, a la espera de ser procesado, 10 millones de euros, el diario de Múnich Süddeutsche Zeitung rebaja esa cantidad a 3 millones e informa de que Hoeness no evadió capitales, sino que llevó dinero legalmente a Suiza, pero no pagó los pertinentes impuestos por su rentabilidad.

Bild revela también que un íntimo del presidente del Bayern, cuya identidad mantiene en el anonimato, ha asegurado que el dinero escondido en Suiza no tiene que ver ni con el club de fútbol ni con su fábrica de salchichas.

Asimismo revela que Hoeness abrió hace unos 13 años una cuenta en el país helvético a medias con el antiguo jefe de la marca de artículos deportivos Adidas Robert-Louis Dreyfus, fallecido en 2009 a los 63 años, quien le prestó el capital inicial para juntos hacer negocios especulativos en bolsa y el mercado de divisas.

La fiscalía de Múnich encargada del caso investiga el presunto fraude fiscal cometido por Hoeness entre los años 2001 y 2010 y realizó ya el pasado mes de marzo un registro en el despacho del presidente del Bayern, así como en su residencia particular. La investigación se inició después de que el presidente del equipo de fútbol alemán se pusiese en contacto de forma voluntaria el pasado enero con la agencia tributaria nacional para dar cuenta de su situación irregular.

El fiscal Ken Heidenreich, de la Audiencia Territorial de Múnich, examina ahora 'la validez y la exhaustividad' de la información aportada por los asesores fiscales de Hoeness, según revela a su vez el semanario alemán Focus. Tanto la fiscalía como el club deportivo bávaro han declinado hacer declaraciones con respecto a este caso, y el jefe del Ejecutivo de Baviera, Horst Seehofer, ha reconocido estar al corriente del proceso desde hace tiempo.

Entre tanto, Hoeness ha descartado consecuencias personales en el club que preside y ha asegurado en declaraciones al rotativo deportivo Sport Bild Plus: 'no pienso en una dimisión como presidente del consejo de control del Bayern Múnich'.