Público
Público

Johannesburgo, la capital del fútbol en rojo y naranja

Los aficionados españoles y holandeses rivalizan en colorido e ilusión en las horas previas a la gran final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de aficionados españoles vestidos de rojo y holandeses ataviados de naranja lucha este domingo en Johannesburgo para ver quién puede cantar más fuerte, beber más y vestirse de la manera más llamativa para la final de fútbol del Mundial.

Los sudafricanos se unieron a la afable multitud para el partido que se disputa en el estadio Soccer City, donde uno de los dos equipos conseguirá levantar el mayor trofeo del fútbol por primera vez en su historia. Algunos aficionados neutrales que acudieron a ver el partido incluso llevaban bufandas con los emblemas de los dos países.

'De esta forma, puedo celebrar la victoria con cualquiera de los equipos que gane', bromeó Jigae Parmai, recién llegado de India, usando una bufanda mitad naranja, mitad roja.

En la plaza Nelson Mandela, seguidores holandeses con trajes naranjas formaron una banda improvisada para comenzar a cantar canciones tradicionales con instrumentos de viento. Un grupo de aficionados españoles se concentró rápidamente junto a ellos en una escalinata, cantando con todas sus fuerzas: '¡Viva España!'.

'Admito que los holandeses son un poco más coloridos, ruidosos y numerosos que nosotros, pero tenemos a la mayoría de los sudafricanos apoyándonos, así que será una imagen muy diferente cuando estemos en el estadio', dijo un español llamado Uani Ruiz.

Los sudafricanos, a pesar de sus vínculos históricos con los antiguos colonizadores holandeses, han preferido apoyar más a la selección española por un tener un estilo futbolístico de pases elaborados tan querido por los aficionados africanos.

'Simplemente los españoles son muy buenos. Tocan el balón muy bien contra sus rivales y no pueden acercarse a ellos', dijo un estudiante de 18 años llamado Mzwakhe Tyali.

Un orgulloso aficionado holandés de 20 años llamado Arjen Verlaan dijo que su tocayo y extremo de la selección, Arjen Robben, pronto despertará a los españoles de sus sueños y con suerte dará a la 'Naranja Mecánica' una victoria en su tercera final tras las derrotas en 1974 y 1978.

'Vamos a ganar 2-0 con goles de Robben y Sneijder. Tienen que aceptar que Sneijder es el mejor jugador del torneo', dijo mientras se tomaba una cerveza en una cafetería con una peluca rizada de color naranja.

Por su parte, los vendedores ambulantes aprovechaban su última oportunidad de vender, con las vuvuzelas volando de sus puestos, al igual que las bufandas, sombreros y el resto de cosas que tuvieran un toque de color rojo o naranja.