Público
Público

¿Le compensaría al Real Madrid vender a Cristiano?

Si la relación con el portugués se rompiera del todo, tan solo el capricho de algún jeque podría rentabilizar su salida en un contexto de crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cristiano Ronaldo aclaró anoche que el dinero no está detrás de su tristeza. El portugués, pese a que no es el futbolista mejor pagado del mundo, cobra al año 10 millones de euros. Pero ahora parece más preocupado por otros aspectos como lograr aumentar su peso específico dentro del vestuario, recabar más cariño por parte de la afición y recibir más apoyo por parte del Real Madrid de cara al exterior o en su pugna por conseguir trofeos individuales. 

De momento, la situación entre el portugués y el club se encuentra en 'stand by', ya que el jugador permanece cerca de Lisboa concentrado con su selección. Desde la reunión del sábado con Florentino Pérez y José Ángel Sánchez y sus declaraciones en la zona mixta del Santiago Bernabéu el domingo, no se han mantenido contactos directos para resolver este inesperado problema. Por parte del club, la intención es contentar a su estrella en todo lo que reclame para que el incendio no pase a mayores. Pero en el horizonte no hay que descartar que las relaciones puedan terminar por enquistarse y haya que buscar una solución que nadie quiere atreverse a plantear, por ahora: la salida de Cristiano del Real Madrid.

En términos futbolísticos, la pérdida para el club sería tremenda. Cristiano ha sido artífice directo de las conquistas de los últimos tres títulos conquistados: la Copa del Rey de 2011, la Liga de la temporada pasada y la reciente Supercopa. Ha marcado 151 goles desde que aterrizó en Concha Espina en 2009. Y se mantiene instalado en la élite del fútbol y optando todos los años a los premios individuales más prestigiosos. Cristiano es un futbolista que dificilmente encontraría un reemplazo de similares prestaciones. Tan solo Messi equipara o supera al portugués en el fútbol mundial y esa opción sería un utopía.

Pero más complicado sería que el Real Madrid lograra rentabilizar con beneficios la venta del luso. Y es que el panorama económico en el fútbol actual hacen casi imposible encontrar clubes que puedan sufragar un fichaje tan caro. No en vano, Cristiano sigue siendo el fichaje más caro de la historia. El club blanco pagó por él al Manchester United 94 millones de euros en 2009. Desde entonces esa cifra no se ha vuelto a alcanzar. Y la escasez de liquidez ha influido en los traspasos más recientes en los clubes más poderosos de Europa.

El dinero en estos últimos años solo proviene de un sitio. De las grandes fortunas amasadas a la sombra del petróleo y del gas. Los jeques árabes y los magnates rusos son los únicos capaces de hacer saltar la banca en medio de un contexto de crisis financiera global. En el mercado veraniego que acaba de cerrarse precisamente los clubes propiedad de estos multimillonarios han protagonizado los movimientos más destacados. El último golpe lo dio el lunes el Zenit de San Petersburgo, que desembolsó 60 millones por el delantero Hulk (el fichaje más caro del verano) y 40 por el belga Witsel. El poderío económico del gigante Gazprom permitieron al club ruso unirse a los clubes más gastadores, comandados por el Paris Saint-Germain y el Chelsea.

El conjunto francés está confeccionando una plantilla para recuperar el prestigio perdido en Europa a base de los euros procedentes del consorcio Qatar Investment Authority. Y en dos meses se ha gastado cerca de 140 millones para atraer a jugadores como Zlatan Ibrahimovic, Thiago Silva, Ezequiel Lavezzi y Lucas Moura, que llegará en enero. El Chelsea de Roman Abramovich ha proseguido su senda de talonario y ha invertido 70 millones en hacerse con el mediapunta belga Eden Hazard, el extremo alemán Marko Marin y el centrocampista brasileño Óscar.

Y el resto de grandes clubes europeos se han mostrado muy comedidos a la hora de reforzarse. El Real Madrid, por ejemplo, tan solo ha incorporado a Essien y a Luka Modric, que le ha costado 35 millones. Y como ejemplo de lo que podría pasar con Cristiano ha sido el 'caso Kaká'. Llegó a la capital de España el mismo año que el portugués. Su rendimiento, es cierto, no ha sido ni de lejos lo que se esperaba de él. Pero después de todo un verano esperando ofertas satisfactorias por el jugador, incluídos los deseos del Milan por recuperarle, no ha podido cerrar un acuerdo que dejara contentas a todas las partes. 

Nada más saltar la noticia del bajo ánimo de Cristiano, los diarios sensacionalistas británicos se han lanzado a publicar rumores sobre posibles ofertas por el portugués. El Daily Star se aventuraba a informar de una oferta del Manchester City, del jeque Mansour bin Zayed, que podría ascender hasta los 120 millones de euros. Y The Sun señalaba que el Manchester United también estaría interesado en recuperar al que fue su estrella. De todas formas, salvo alguna locura qatarí o rusa, no se vislumbra en el panorama actual un equipo que pueda igualar o superar lo que desembolsó el Real Madrid por el luso y mucho menos pagar la inalcanzable cláusula de 1.000 millones. Eso sin contar la ficha que debería pagar al jugador, que debería estar por encima de los 10 millones actuales, y valorando que Cristiano, en plena madurez futbolística, no se marcharía a un equipo que no luchara cada temporada por lo máximo en su Liga y en Europa.