Público
Público

"En Madrid se tiene una imagen de mí que no es real"

Entrevista a Gerard Piqué, jugador del Barça

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Antes de ser preguntado, Piqué llega a la entrevista con un discurso claro: 'Estamos más tranquilos después de todo lo que se ha dicho porque el ambiente aquí está muy bien. Se han dicho cosas que no son verdad, los jugadores del Barça y del Madrid nos llevamos bien'. Dicho esto, Gerard es muy consciente de todos los motivos que tiene para ser feliz: acaba de ganar la Liga de Campeones, es un icono del barcelonismo y radiante novio de la explosiva y deseada cantante Shakira.

Así que de rencillas con los jugadores del Madrid, nada.

Vivimos una convivencia muy buena en Suráfrica durante todo un mes y eso todavía queda, no se ha perdido. Aunque haya cosas de las que han pasado en el campo que quedan ahí, en cuanto los partidos acabaron nos volvimos a llevar bien.

El Barça, campeón de Europa dos veces en tres años. ¿Por qué?

Porque hemos jugado el mejor fútbol de Europa. Porque nos lo hemos currado mucho. Porque nos llevamos muy bien en el vestuario. Todo eso se refleja en el campo.

'Nosotros jugamos para momentos felices, como el de Abidal levantando la copa en Wembley' Cada cierto tiempo, juegan un encuentro al que coinciden en denominar obra maestra de este equipo. El 2-6, la final de Roma, el 5-0 y ahora la final de Wembley.

Pep es la clave de eso. Sabe motivarnos, cómo sacar provecho a todo y cómo valorar los momentos que vivimos y que son únicos, porque nunca se había vivido un Barça que gane tantos títulos en tan poco tiempo. Todo es gracias a él, aunque nosotros siempre queremos más. Demostrar cada año que somos los mejores.

Antes de la final, ¿cómo les motivó?

Nos dio la típica charla, incidiendo mucho en cómo jugaba el Manchester con un vídeo. Pero no fue como en Roma, que nos puso un vídeo para motivarnos. En Londres afrontamos la final como un partido más, aun dándole la importancia de que era el más importante del año. Y salió genial.

Desde luego, jugaron con una tranquilidad impropia de una final.

Sí, menos en los primeros diez minutos, que nos apretaron arriba. Después, tuvimos el juego muy controlado y dominamos siempre la posesión. Eso nos hizo creer que íbamos a ganar.

'Para mucha gente, una victoria del Barça o de la selección es una escapatoria' ¿Con qué momento se queda?

Cuando Abidal levantó la Copa. Fue increíble. Al final, luchas por los títulos para que te den felicidad. Vives para ser feliz. Y cuando ganas la Champions y ves las caras de felicidad de gente que lo ha pasado mal. Abi o Puyi, que tampoco ha podido casi jugar por lesión, estaban igual de contentos. Juegas para crear esos momentos, que quedarán para siempre en nuestra memoria. Aunque a lo mejor la gente no lo valore tanto.

El vestuario quiere mucho a Abidal. ¿Qué tiene?

Siempre una sonrisa en la cara. No parecía que estuviera enfermo. Es un crack, un diez como persona, un ejemplo para todos.

Como selección, representan a un país que está pasando un momento complicado. ¿Son conscientes cuando juegan?

Ahora mismo, cualquier victoria con la selección o con el Barça se celebra muchísimo. Para mucha gente, eres como una escapatoria de un momento que no es de los más felices. Por un lado, es una motivación y por el otro una presión tener que ganar por toda esta gente. Intentamos mirarlo por el lado positivo y no como una presión añadida.

Shakira y usted son un icono de felicidad. Seguramente no lo tengan tan fácil como parece.

Bueno, intentamos vivir los momentos que pasamos juntos lo más felices que podemos. Ahora ella tiene la gira y yo también he estado centrado en el fútbol. Viene el verano, desconectaremos. Somos una pareja normal. Al final, tenemos nuestros momentos felices y nuestros problemas como toda la gente normal. Simplemente intentamos de cara a la gente que nos vea el máximo tiempo felices, con una sonrisa en la cara. Tenemos muchos motivos para enseñar esa felicidad al mundo.

'Shakira y yo somos una pareja normal e intento hacer la misma vida de siempre' Acabar la celebración en su concierto fue un cachondeo.

Sí, y lo pasamos genial. Era un momento para celebrar, para sacar el estrés de toda la temporada. Creo que quedó genial, que ella también se lo pasó muy bien y Barcelona entera disfrutó mucho.

Supongo que una de las cosas que les cuesta es llevar una vida normal e ir a lugares normales.

Intento seguir haciendo la misma vida de siempre. Sí que hay momentos en los que no puede ser. A la hora de ir a un centro comercial, te lo piensas dos veces. Pero si tengo que ir un día al cine o al McDonald's, intento ir. Me pongo una gorra y unas gafas e intento pasar desapercibido. Pero intento ir. Porque si no al final te encierras en casa y no disfrutas de la vida. Y la vida son dos días.

¿No sufren con la posibilidad de que Guardiola se vaya, dado su política de renovación por año?

Lo que ha hecho es brutal y esperemos que esté el máximo tiempo posible. Pero el día que se vaya, habrá que respetarlo. Hasta entonces, tenemos que disfrutarlo, aprovechar su conocimiento del fútbol, su amor por el Barça y seguir ganando títulos.

La caída tras tanto éxito puede ser brutal. ¿Asusta?

No pensamos en eso. Sabemos que con el equipo que tenemos, depende de nosotros. El día que en vez de hacer cien metros de sprint alguien haga 60, el otro en vez de recular hacia atrás no lo haga, ese día dejaremos de ganar.

¿El estilo de juego azulgrana se perpetuará en la selección?

Yo creo que siempre se pone de moda el estilo que es ganador. Ahora mismo, el estilo del Barça es el que está ganando y sumando títulos, todos se fijan y lo tienen como modelo. La selección, además teniendo muchos jugadores del Barça, se adapta un poco a eso.

Entre la afición del Madrid, Piqué es el jugador más insultado en los cánticos.

No es lo que quiero ni es mi papel. Fue un poco culpa de unos periodistas que pusieron en mi boca cosas que no eran ciertas. La gente se cree lo que escribe la prensa. Queda una imagen en Madrid de mí que no es la real. Conozco mucha gente aquí y no tengo ningún problema. Pero hay quien crea una imagen de mí sin conocerme, por eso no soy bien visto. Pero es algo que no me preocu-pa. Al final, todos se dan cuenta de qué pie cojea cada uno.

Pero hay gestos que no gustan, como cuando dijo: 'En el Barça ni nos drogamos ni compramos árbitros. Sólo jugamos'.

No me arrepiento. Es real y no me refería a ningún club. Sólo respondí a unos ataques injustificados que hemos recibido de un sector de la prensa para desestabilizar. ¿Por qué tengo que arrepentirme? En esas palabras no hay nada de malo.