Público
Público

El Madrid vuelve a asaltar Old Trafford

Los blancos remontan al Manchester para pasar a cuartos de final, con goles de Cristiano y Modric. La rigurosísima expulsión de Nani al comienzo de la segunda parte hundió a los ingleses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cómo es el fútbol. Te da la oportunidad de pasar del absoluto desastre a la gloria en solo unos días. Hace apenas nada el Barça campaba a sus anchas por donde quería, por España y Europa, y hoy está en crisis. Una crisis que le ha traspasado precisamente el Madrid con dos golpes consecutivos. Un Madrid pletórico a más no poder. Prácticamaente desahuciado por todos, en una dinámica derrotista y en una guerra interna permanente en el vestuario entre Mourinho y sus jugadores. Y en tres partidos dan ahora la sensación de ser imparables. Claro que no han sido tres choques cualquiera. Dos contra el erterno rival y uno ante el Manchester United. Y asaltando dos estadios de enjundia: el Camp Nou y Old Trafford.

El teatro de los sueños volvió a ser escena de otra exhibición del Madrid, otro día de gloria para los blancos, como sucediera en el 2000 con el célebre taconazo de Redondo y en 2003 con el hat-trick de Ronaldo. Hoy fue otro Ronaldo, Cristiano, el que certificó la remontada de los merengues y su pase a cuartos de final. El luso completó el volteo a la eliminatoria que Modric, probablemente en su mejor partido desde que llegó al Bernabéu, había iniciado sólo tres minutos antes.

Como en años pasados, los de Mourinho necesitaban otra gesta pero esta vez el United no la vendió barata. No sorprendió Ferguson con su planteamiento. Si acaso sí el que no estuviera en el mismo Rooney, que en la ida se dejó el alma en defensa. Lo sustituyó la leyenda Ryan Giggs, que cumplía 1.000 partidos. Pero la táctica fue la misma del Bernabéu. Perfeccionada, si acaso, después de que Sir Alex viera el choque del Madrid en el Camp Nou de la semana pasada, del que dijo que había aprendido cómo parar a los blancos.

En efecto, los ingleses secaron al Madrid con las líneas muy juntas, poblando de jugadores el centro del campo y marcando a Cristiano. No se avergonzaron para cortar como fuera cualquier atisbo de contraaatque. Y tampoco les tembló el pulso para mandar constantemente balones largos a la búsqueda y lucha de Van Persie. El holandés volvió a ser el estilete ofensivo de los suyos, muy bien secundado por Welbeck.

Los blancos aparecieron el Old Trafford con una misión difícil: poner en juego el plan del Camp Nou ante un equipo que no iba a abusar precisamente del preciosismo ni a dejarle medio metro. Mandaron en los primeros quince minutos hasta que al United le salió bien uno de esos mil melones largos. El Madrid se empequeñeció entonces y los ingleses llevaron con cualquier avanzadilla el miedo a los 3.000 hinchas merengues. Los locales encadenaron una serie de contragolpes que solo detuvo la velocidad de Ramos y Varane en defensa.

Tras el latigazo del United, los blancos recuperaron el pulso de un partido que se había convertido en una carrera de ida y vuelta: Ronaldo pudo cambiar el rumbo del encuentro con un balón que controló en el interior del área a la media hora pero que acabó cortando Vidic. Diego López reclamó su parcela de protagonismo poco después, cuando desbarató la mejor opción de los ingleses al detener primero un remate del holandés Robin Van Persie y taponar acto seguido el disparo de Welbeck, atento al rechace. La fortuna complicó la noche algo más a los blancos con la lesión de Di María, que tuvo que retirarse antes de la media parte y ceder su puesto al brasileño Kaká, y dio un hachazo a los de Mourinho nada más comenzar el segundo tiempo.

Los diablos rojos ensayaban su primer ataque en el segundo acto, cuando Nani le ganó un balón a Varane en la línea de fondo para ponerlo en horizontal hacia el área pequeña, donde Ramos, en su intento por despejarlo, lo envió a su propia red. Todo más de contra si cabía, pero diez minutos después llegaría el turno del mazazo para el Manchester.

El árbitro expulsó de manera bastante rigurosa a Nani por una fea patada a Arbeloa cuando ambos luchaban por un balón y el protugués no estaba mirando. Los ingleses aguantaron apenas diez minutos en pie, puesto que Modric igualaría todo con un trallazo desde fuera del área que se coló tras dar en el poste. 

El empate dejó a los diablos rojos aturdidos y, tan solo tres minutos después, llegó el golpe final con el segundo de Cristiano, que concluyó una jugada colectiva para marcar el segundo gol de los blancos, que no celebró ante la que fue su afición hasta 2009. Özil dejó el balón en profundidad para que Higuaín, desde la parte derecha del área, lanzara un tiro algo desviado hacia la izquierda que el portugués remató a gol, para desesperación de Ferguson, que se echaba las manos a la cabeza en la banda.

Tres minutos condenaron al United, que había visto cómo la suerte se había puesto de su lado hasta ese momento. Ferguson le metía prisa a Rooney para que se preparara y entrase a solucionar el partido, pero ya era tarde. Mourinho también cambiaba de táctica y volvía a jugar con cuatro defensas, dando entrada a Pepe para dar solvencia en la parte de atrás.

Ahora sí, el tiempo jugaba a su favor y la cuenta atrás del cronómetro de Old Trafford pesaba en exceso en el United. Sin embargo, tuvieron sus oportunidades para igualar el marcador. Los ingleses Michael Carrick y Wayne Rooney lucharon hasta el último minuto para lograr lo que parecía imposible, marcar otros dos goles, pero Diego López volvió a mostrarse inspirado y rechazó todas sus opciones.

1- Manchester United: De Gea; Rafael (Valencia, m.87), Ferdinand, Vidic, Evra; Carrick, Cleverley (Rooney, m.73); Nani, Welbeck (Young, m.81), Giggs; Van Persie.

2- Real Madrid: Diego López; Arbeloa (Modric, m.59), Varane, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Cristiano, Özil (Pepe, m.71), Di María (Kaká, m.44); Higuaín.

Goles: 1-0, m.48: Ramos (p.p.). 1-1, m.66: Modric. 1-2, m.69: Ronaldo.

Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía). Amonestó a Arbeloa, Kaká y Pepe (Real Madrid), así como a Evra y Carrick(Manchester United). Expulsó a Nani (Manchester United).

Incidencias: Encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en Old Trafford (Manchester, Reino Unido).