Público
Público

Márquez logra su liderato anunciado

 Iannone gana una carrera en la que el español acabó segundo y el alemán cuarto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Érase una vez un chaval de 18 años debutante en una categoría de motociclismo. En las tres primeras carreras de la temporada no sumó punto alguno, después de seis sólo había conseguido acabar en cuatro. Mediada la temporada, en el mes de junio, la diferencia con el líder del campeonato era de 82 puntos. Ayer en Japón consiguió ponerse al frente de la clasificación por delante de Stefan Bradl. Ahora Marc Márquez es el favorito para ganar un Mundial del que sólo restan tres carreras.

Su diferencia es escuálida, sólo un punto, pero a su perseguidor alemán se le aprecian ya señales de desesperación. Seguir el ritmo de Márquez le lleva a pilotar con el interruptor del riesgo máximo encendido. Es lo que tiene intentar seguir la estela de un genio.

No hay por donde darle bocado a Márquez, todo está bajo control. Cuando su obsesión por ser el primero estalla, su equipo acude rápido al muro para darle el aviso prudente. Andrea Iannone pilotó ayer a un ritmo inalcanzable para sus competidores, pero en el momento que el catalán vio un resquicio, allá que fue en busca de la victoria: 'Iannone era un poco más rápido y he intentado dar el 100% para ganar la carrera, pero es cierto que en las últimas vueltas he pensado un poco más en el campeonato y he visto en la pizarra que cuando quedaban diez vueltas me indicaban P2 OK'.

Estas carreras locas de Moto 2 elevan el riesgo de un percance, así que hizo bien el nuevo líder del Mundial en gestionar ese segundo puesto. No hacía falta jugarse el pellejo por la victoria ya que Bradl peleaba en un grupo más retrasado. El alemán negoció las últimas vueltas como un poseso en busca de que la renta de Márquez fuese la más pequeña posible. De Angelis y Corsi quedaron atrás, Luthi ya fue demasiado. Resultó más que suficiente para que hubiera cambio de líder por primera vez en toda la temporada. En la lucha en la pista sólo hay un punto de diferencia. Sin embargo, la batalla mental parece más que ganada para el piloto catalán.