Público
Público

"Casi mejor que mi hijo no haya salido portero"

Busquets, padre de la última perla del Barça. Hace una semana, su hijo Sergio debutó en Primera ante el Racing. No llevaba guantes, sino el sello de la escuela del 4 de Cruyff 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el caso de los Busquets, se hace difícil decir eso que de tal palo tal astilla. A los 20 años, Sergio, hijo del ex guardameta azulgrana, ha debutado en el Camp Nou mostrando detalles del 4 clásico de Cruyff, quien en su día confió la portería del Barcelona a su padre. Del progenitor, el chaval ha heredado el nombre de guerra: Busi. Las condiciones futbolísticas y la posición, en cambio, no tienen nada que ver.

¿Evitó especialmente que su hijo empezara a jugar de portero?

No, simplemente marcaba muchos goles y comenzó de delantero centro en el club de casa, el Badía.

¿No hubiera preferido que fuera portero como usted?

Casi mejor que no porque así evitas cualquier comparación.

Al menos ha seguido su trayectoria y es jugador del Barça.

Cuando yo fiché por el Lleida, estuvo en la cantera de allí. Entonces, ya empezó a ir con la selección de Lleida de su categoría. Volvimos a Sabadell, fichó por el Jabac Can Jofresa de Terrassa y no fue hasta juveniles de segundo año cuando le llamó el Barça. Desde entonces, sigue progresando y le ha llegado esta oportunidad.

Pues en algunas cosas parece un producto de La Masía de toda la vida. Tiene ese físico del mediocentro moderno, pero se le ven rasgos del mítico 4 del Barça...

Sí, sí. Es muy bueno técnicamente. Es rápido, tiene buena salida del balón, es capaz de ver la solución más fácil.

También ha salido más alto que usted.

Ya con 17 años medía el 1,90 de ahora. La temporada pasada trabajó duro para fortalecerse, porque estaba muy delgado, y eso le ha hecho mejorar también en su juego. Además, es un chaval muy serio. En el Jabac, jugaban con dos mediocentros y, como él era muy disciplinado y responsable, a veces excesivamente perfeccionista, el listo del entrenador lo dejaba de pivote defensivo, porque le guardaba la posición. ¡Con la llegada que él tiene!

Pero en el Barça ya le colocaron de 4.

Bueno, al principio con el juvenil de Álex García jugaba de interior o de mediocentro. Yo le digo que él está para ayudar al equipo, ya sea ahora en el Camp Nou o mañana en el Barça Atlétic. Está empezando y no debe obsesionarse con triunfar desde el primer momento. Está en fase de aprendizaje.

¿Le sorprendió el debut de su hijo?

Sí. El día anterior estuvo con gastroenteritis, indispuesto y con 38 de fiebre. Por la noche, ya se encontraba mejor. Cuando el sábado terminé el entrenamiento con el filial, tenía un mensaje de Sergio en el móvil. Me decía que sería titular contra el Racing.

¿Fue a ver el partido en directo?

No, la familia preferimos verlo desde casa, porque hay menos nervios.

Y a usted, ¿cómo le va?

Muy bien. Llevo cinco años en el Barça. Por las mañanas entrenando con los porteros del Barça Atlètic y, por la tarde, con los del juvenil. La verdad es que me gusta mucho lo que estoy haciendo.

¿Hay herencia para la portería del Barça en la cantera?

Hay chavales con madera que ves que llegarán, aunque Víctor (Valdés) es muy joven.

¿Sabe que del juvenil para abajo en la primera vuelta los dos porteros juegan un partido cada uno?

En la segunda parte del campeonato, ya se queda el que lo ha hecho mejor. El que está en el Barça, es que es muy bueno.