Público
Público

El montañero Martí Gasull muere en una avalancha en Nepal

En el alud han muerto al menos nueve personas, y otras cuatro permanecen desaparecidas. Martí Gasull había fundado la Plataforma per la Llengua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos nueve alpinistas murieron, uno de ellos español, y cuatro están desaparecidos a causa de una avalancha que sepultó a un grupo de escaladores y sus campamentos a unos 7.000 metros de altura en la montaña Manaslu (la octava montaña más alta del mundo, de 8.163 metros), en el Himalaya nepalí. El español fallecido en el Himalaya era Martí Gasull, fundador de Plataforma per la Llengua, según ha informado la propia asociación a través de su perfil de Twitter. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Embajada española en Nueva Delhi, encargada de la representación española en Nepal, está en contacto con las autoridades locales y los servicios consulares se han puesto ya en comunicación con los familiares de la víctima para prestar la asistencia consular que sea necesaria.

'(El alpinista español) se encontraba en el Campo II a 6.600 metros de altura cuando la avalancha, que se había originado a 7.400 metros en el Campo III, lo sepultó y su cuerpo no podrá ser trasladado hasta mañana', ha explicado un miembro de la agencia de escalada Seven Summit. La avalancha ha tenido lugar en torno a las 4:30 horas (0:45, hora peninsular española) en la parte norte del distrito de Gorja.

De acuerdo con un portavoz del ministerio nepalí de Turismo, los otros muertos son de nacionalidad alemana y nepalí y entre los desaparecidos se encuentran siete franceses y un canadinse, a lo que añadió que cinco alpinistas fueron rescatados. Sin embargo, según dijo a Efe uno de los pilotos de helicóptero inmersos en las labores de rescate, Steven Bruce Bokan, 'un total de 11 cuerpos han sido enviados al campo base' por él y sus compañeros, y confirmó que los dos que trasladó eran nepalíes.  Además, Bokan reveló que el número de desaparecidos en la montaña, situada en el céntrico distrito de Gorkha, podría ascender hasta los 38, según le explicó la encargada de coordinar las tareas de rescate en el campo base, Nima Sherpa.

Hasta el lugar se han desplazado equipos de rescate procedentes de la capital, Katmandú, de la región del monte Machapuchare y de la ciudad de Simrik.

Cientos de extranjeros acuden a los picos de la cordillera del Himalaya en Nepal, que cuenta con ocho de las 14 montañas más altas del mundo, entre ellas el monte Everest. Septiembre es el inicio de la temporada de montaña de otoño que se prolonga hasta noviembre.

La muerte de un alpinista español en la montaña de Manaslu del Himalaya nepalí eleva a 25 el número de montañeros españoles fallecidos en expediciones en la cordillera asiática. El primer español fallecido, del que se tiene constancia, mientras escalaba el Himalaya fue Jordi Matas, quien perdió la vida en 1971. Desde entonces otros veinticuatro españoles han muerto en esas montañas.

El suceso más grave sufrido por alpinistas españoles en estas montañas se produjo el 16 de octubre de 2001, cuando fallecieron cinco escaladores arrastrados por un alud en el monte Pumori de Nepal: los navarros Aritz Artieda, Javier Arkauz y César Nieto y los guipuzcoanos Beñat Arrue e Iñaki Ayerza. Años antes, el 27 de septiembre de 1987, cuatro escaladores catalanes, Toni Sors, Segi Escalera, Frances Porras y Antoni Quiñones, fueron sepultados por un alud mientras escalaban el Lhotse Shar (8.383 metros). El 1 de mayo de 1990, los equipos de rescate localizaron los cadáveres de tres montañeros españoles, Myriam García, Jesús Eladio y Miguel Angel Lausín, que habían perdido el contacto con su guía hindú cuatro días antes, cuando se dirigían al monte Meru Nort (6.450 metros).

Aunque la mayoría de las muertes fueron producidas por accidentes, en algunas casos se debieron a enfermedades que la altitud pudo causar o agravar, como le sucedió a Juan Leza en 2001, aquejado de un edema pulmonar causado por el 'mal de altura'. En mayo de 2008 otro montañero español, el navarro Iñaki Ochoa de Olza, murió también en el Annapurna después de permanecer cinco días a 7.400 metros de altitud afectado por una lesión cerebral complicada por otra pulmonar.

Además del alpinista fallecido hoy, en 2012 también perdió la vida Juan José Polo Carbayo, un médico barcelonés residente en Tenerife quien, tras hacer cumbre en el Everest, falleció el 19 de mayo por agotamiento cuando descendía por la vertiente china a unos 8.300 metros.