Público
Público

Mou se abre a las masas

El Madrid se entrena a puerta abierta en el Bernabéu sin importarle la cercanía del primer clásico del curso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los sábados de agosto Madrid duerme la siesta, las calles se vacían y el sol no invita más que a buscar alguna piscina. A no ser que el Real Madrid monte un entrenamiento a puerta abierta en el Bernabéu. Mourinho, huraño y receloso en la difusión de su trabajo, logró desperezar a las masas con esa apertura de puertas sin importarle estar a un día del clásico. 'Hay mono de fútbol', decía un joven en la puerta del estadio para justificar su presencia. 'No teníamos nada mejor que hacer', le corregía otro.

La cola empezó a formarse a las tres de la tarde y llegó a dar la vuelta al estadio. Según el Real Madrid 57.000 personas se congregaron en el estadio, muchos más de los que esperaba la Policía, que terminó cortando la calle Padre Damián para evitar problemas. Una vez dentro, a las 19.00 horas, los jugadores salieron y aplaudieron a los presentes, que no tardaron en enloquecer con los suyos. 'La gente ha respondido en un día que era para estar en casa con el aire acondicionado o en la piscina y bebiendo agua fresca', se congraciaba Mourinho después del baño de multitudes.

El técnico aplaudió a la grada y fue contestado con la locura del público

El técnico luso quiso mostrar la comunión del madridismo en un entrenamiento inusual en su libreto. 'En la pretemporada hemos hecho 26 entrenamientos de una hora y media. El de hoy ha sido más corto, en otro contexto', relató. 'La Supercopa es el torneo más importante del verano y el que menos de la temporada, no nos hemos preparado para estos dos partidos, sino para el año', insistió Mourinho. 'Es un torneo aislado, yo perdí la Supercopa con el Inter y luego gané el triplete', remató el técnico.

La temporada empieza con una plantilla que el luso sigue calificando de corta por elección personal. 'El mercado está abierto, pero mi intención es que la plantilla esté cerrada, no sale nadie del grupo fundamental y no entra ningún tipo de jugador, tenemos una plantilla equilibrada', recalcó el técnico que no tardó mucho en resaltar la unidad que, según él, ahora reina en el club: 'Tengo confianza en el equipo y creo que ellos en mí. Mi relación con la junta directiva es buena, estamos todos en el mismo barco. Sus quejas y lloros por todo, de momento, han desaparecido.

57.000 personas acudieron al Bernabéu, según el club

En cuanto a la alineación, Benzema, que el pasado año sólo jugó 55 minutos en los cuatro últimos clásicos, será titular. 'Juega él, pero después de mañana puede jugar Higuaín y no Benzema'. Del Barça, por una vez, no habló: 'No tengo que hablar del Barcelona, sino de mi equipo. Ellos quieren ganar también el torneo, jugamos a la misma cosa'. Pero sí quiso recalcar que, el año pasado, los cuatro últimos clásicos fueron, según él, 'equilibrados'.

Aunque Mourinho eligió para su alocución un perfil menos beligerante que otros días le dio tiempo para dejar alguna perla. 'A mí no me calla nadie', dijo al ser preguntado por su mesura. 'De la Champions no hablo porque estoy sancionado, pero que me reduzca la sanción la UEFA, un organismo judicial que no puede ser considerado como democrático, es una gran victoria', contestó en otro lance.