Público
Público

Mourinho al revés

El técnico está irritado por las facilidades defensivas que da el equipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si futbolísticamente algo sobreirrita a Mourinho es que su equipo sea vulnerable en defensa. Que los rivales le atraviesen las líneas con la facilidad con la que el Getafe lo hizo el sábado. 'Ayer (por el sábado), no estuvimos bien. Hay que ser mucho más intensos y agresivos durante todo el partido; debemos estar más compactos para cometer menos errores'. 'Compactos' es la palabra clave de ese discurso admonitorio que Mourinho dio ayer en Valdebebas.

El entrenador madridista mostró su desencanto con el juego que hizo el equipo y, sobre todo, con el 'exceso de relajación' que evidenció durante muchos momentos del choque. Durante su análisis, el técnico hizo especial hincapié en las facilidades defensivas que está dando el Madrid y pidió a sus jugadores que no las repitan el miércoles en Zagreb, en el debut de Liga de Campeones ante el Dinamo.

En este comienzo de temporada, los blancos han encajado siete goles en cuatro partidos oficiales (1,75 por choque). Una cifra muy elevada para un equipo entrenado por Mourinho. Un síntoma claro de que algo está fallando en el engranaje defensivo blanco. El sábado, su equipo puso su libreto del revés: atacó mejor que defendió y eso preocupa sobremanera al técnico portugués. El Madrid se está mostrando implacable en ataque (14 goles en cuatro partidos), pero se resquebraja defensivamente en estos primeros envites del curso. 'Mourinho no estará muy contento. En algunas fases hubo relajación', analizaba Ramos al término del partido con el Getafe. El segundo capitán tenía cara de haber escuchado una reprimenda general de su entrenador por las concesiones defensivas.

Ya en los dos partidos de la final de la Supercopa no le gustó a Mourinho la facilidad con la que el Barça le hizo los dos goles en el Bernabéu poco antesdel descanso y cuando su equipo había sido superior. Lo sucedido en el Camp Nou, tres goles, también le irritó sobremanera. Fue la otra gran señal de que en este segundo año, al contrario que en el primero, el entramado defensivo sobre el que basa la estructura que define el dibujo táctico no está afinado. Defensivamente, Coentrao está aportando más despliegue ofensivo que equilibrio.

En el primer curso con Mourinho al frente, el Madrid encajó 43 goles en 59 partidos, un promedio de 0,79 tantos por partido. Esta temporada sólo han jugado cuatro, pero el porcentaje se dispara hasta 1,75 goles por choque. A los blancos les están generando mucho más peligro que en el curso pasado. En estos cuatro primeros encuentros, a Casillas le han chutado 19 veces, 4,75 por partido, casi dos veces más que en el campeonato pasado. Incluso en sus primeros análisis de la temporada pasada, Mourinho alardeaba de lo poco que intervenía Casillas.

Pese a su enfado por los errores defensivos, Mourinho está encantado con la pegada del equipo, y así se lo hizo saber a los jugadores. El sábado, tras el partido, el técnico felicitó a los tres goleadores: Benzema, Higuaín y Cristiano Ronaldo. A Mou no le gusta destacar públicamente a ningún jugador, pero el luso alabó personalmente el buen partido de sus atacantes. El buen rendimiento de Higuaín y Kaká, en los pocos minutos de los que están disponiendo, tienen muy satisfecho al técnico.

Además, la enfermería se vacía poco a poco. Khedira ya entrenó ayer con el grupo y mañana podría viajar hasta Zagreb con el resto de la expedición. Sólo Sahin y Altintop trabajan todavía al margen en Valdebebas.